Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros rallyes
Logo Icon

3 MIN

Pepe López confirma su candidatura al título ganando el inicio de la 208 Rally Cup

Muchos dirán que ha sido un mal fin de semana para los españoles. Obviamente lo ha sido si sólo te fijas en la Fórmula 1 o en las categorías inferiores del Mundial de Motociclismo, pero lo cierto es que el himno sin letra que tan poco sentimiento genera, ha resonado con fuerza en los circuitos de oriente y en los tramos de nuestros vecinos franceses en la 208 Rally Cup. Y es que desde que el año pasado Peugeot España, Carlos Sainz y sus pupilos decidieran dar el salto a la copa monomarca gala, se ha convertido también en una cuestión ‘muy nuestra’. Así lo ha confirmado Pepe López este fin de semana en el Rally Terre des Causses.

El madrileño ha dejado de ser el rookie que fue el año pasado. En 2015 se le permitían errores, siempre y cuando dejara destellos de la calidad que se le supone, o ‘aquello’ que el propio Sainz ha visto en él. Se le escapó el título de junior, incluso tuvo en varias ocasiones a tiro grandes resultados que finalmente se le fueron entre los dedos. Pepe es consciente de que ya ha pasado un año y que de él se esperan otros objetivos este 2016. No ha querido dar la espalda que eso conlleva y así lo ha demostrado durante todo este fin de semana.

Desde el primer tramo, el 'ahijado' de Teo Martin se ha echado sobre los hombros dicha presión y ha convivido perfectamente con ella. Los tres scratchs de la mañana del sábado le daban un sólido colchón, mientras que muchos de sus rivales seguían adaptándose a un nuevo campeonato. Era el caso de Nil Solans, el cual hasta pasar por la asistencia del mediodía y modificar los reglajes de su 208 R2, demostraba estar algo incómodo. No es fácil para el catalán dar este paso atrás tras verse el año pasado luchando con un tracción total al que no estaba habituado con los grandes gallos del WRC2. Las diferencias estaban claras.

Pepe sólo sumaba estos tres scratchs de seis posibles, pero eran suficientes para afianzar su diferencia sobre Emmanuel Gascou hasta los 13 segundos y medio al final de la primera etapa. Nil, ya con mucha más confianza, escalaba hasta el tercer puesto, mientras teníamos que lamentar una pequeña salida de Efrén Llarena, rompiendo un buje que significaba el abandono.

Sólo quedada una jornada y cuatro tramos. Pepe se anotaría un scratch más para afianzar su victoria, tanto absoluta como entre los junior, y además llevarse el premio de ser el piloto más rápido del rally (el que más especiales gana) llevándose los tres puntos extras que se le otorgan por reglamento. Por su parte, Nil Solans no podía debutar con podio, perdiendo el tercer escalón tras una agitada batalla durante todo el fin de semana con Jean-Baptiste Franceschi y William Wanger. El ritmo mostrado por Franceschi es una buena viso al actual líder del campeonato, el piloto de 20 años de Peugeot España. No deberá descuidarse si quiere cumplir con el objetivo de ganar el título y poder seguir la senda marcada por Cohete Suarez.