CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula E

2 MIN

¿Cuál es el futuro inmediato de la Fórmula E?

Humberto Gutiérrez | 25 Abr 2016
formula_e_15_15
formula_e_15_15

La categoría de monoplazas eléctricos fue concebida como una alternativa, principalmente, a la Fórmula 1 y en menos grado a la IndyCar. Sin embargo, el impacto causado no ha sido el esperado por sus organizadores. En tal sentido, Alejandro Agag, principal responsable del campeonato, manifestó que analiza aplicar varios cambios con la intención de hacer las carreras más atractivas para los inversionistas, los medios de comunicación y el público.

Monoplazas, circuitos y calendario son los puntos a tratar en la agenda de Agag y tiene mucho sentido ya que si la categoría eléctrica se sustenta sobre un concepto futurista e innovador, resulta que en la práctica la Fórmula 1 se aleja cada vez más. Y es que uno de los factores que atentó contra la Fórmula E en su nacimiento fue que la Fórmula 1 pasó de los motores V8 convencionales a los V6 turbo híbridos, por lo que la diferencia entre ambos campeonatos, en la parte sustancial, no resultó tan radical e interesante.

Para Agag, el objetivo principal en los años por venir es rentabilizar la Fórmula E y eso pasa por realizar un mayor número de carreras en circuitos atractivos, en países con cultura automovilística. Con doce fechas en el calendario, es obvio que las pausas entre carreras desvanecen el interés de los seguidores, por ello se refirió a la búsqueda de nuevos escenarios en importantes mercados como China y Estados Unidos, también mencionó a Suiza, ya que marca de relojes Tag Heuer ha manifestado su interés en apoyar la serie.

En cuanto a los monoplazas, Agag considera que una visión más arriesgada, propuestas de ciencia ficción o de juegos de vídeo, así como la publicada por Pininfarina hace unos días, sería muy importante para relanzar la categoría. Enfatizó en el hecho de que, al contrario de la Fórmula 1, la Fórmula E carece de historia y por ello se deberían tomar riesgos porque nada se pierde ya que no se atenta contra alguna tradición.

Vía | speedweek