Rhys Millen y eO PP100: el vigente campeón quiere bajar de los 9 minutos

 |  @fernischumi  | 

Tal vez eclipsado por la novedad del Acura NSX 100% eléctrico, lo cierto es que Rhys Millen con prototipo eléctrico modificado 4×4 de Drive eO parte como gran favorito para revalidar su triunfo del año pasado. Como principal objetivo el neozelandés tendrá el conseguir la victoria en la edición del centenario de la Subida a Pikes Peak superando a contrincantes como el archirrival de su padre, Nobuhiro ‘Monster’ Tajima o Romain Dumas y su barqueta Norma de tracción total. Sin embargo, hay otra meta subyacente.

Y es que tras quedarse en 2015 muy cerca de ser el segundo piloto en bajar de los 9 minutos en la mítica subida hacia las nubes (el otro fue obviamente Sébastien Loeb en 2013 con el Peugeot 208 T16 PPIHC), la intención es conseguirlo este año, y además hacerlo con un coche eléctrico. ¿Quién le iba a decir a esos precursores que afrontaban el trazado mixto con bestiales artefactos artesanos que rondaban los 1.000 CV con motores V8 biturbo que los reyes de Pikes Peak décadas después serían propulsados por electricidad?

Para ello, no sólo han mejorado la parte mecánica con una evolución de los siete motores YASA-400 (en disposición cuatro en el eje trasero y tres en el delantero), consiguiendo llevar el prototipo por encima de los 1.367 hp (1.389 CV de potencia, se espera que este año ronde los 1.600 CV – 1.190 kW), sino que han conseguido un espectacular par de 1.858 ft lbs (más de 2.520 Nm) que sin duda catapultará durante toda la subida al Kiwi a cada pisotón de su pie derecho al pedal del acelerador.

Para completar el conjunto del eO PP100 con un peso de apenas 1.200 kg gracias a su carrocería de carbono, también se ha reforzado el apartado de frenos (firmados por Alcon Brakes) con un nuevo sistema de refrigeración, mientras que Hankook ha construido unos nuevos neumáticos específicos para que resistan los grandes esfuerzos de torsión que genera el coche desarrollado por los letones de Drive eO.

Sinceramente, mi apuesta es que si no hace acto de aparición la lluvia y la carrera se desarrolla en unas condiciones normales, el bajar de los nueve minutos está al alcance de la mano del carismático Rhys Millen (piloto, especialista de cine, preparador…), veremos si el apoyo oficial y la sapiencia de Acura, la Norma del ganador de las 24 Horas de Le Mans 2016, Romain Dumas, o el desarrollo del Rimac de Monster Tajima pueden frenarle. Este fin de semana saldremos de dudas.

Lee a continuación: Repasa en vídeo las 24 Horas de Le Mans 2016

  • Txesz

    Sería tremendo que Dumas hiciese «doblete», pero dado que eO hizo correr el primer eléctrico en el Dakar, casi que voy con ellos.

    Tajima, bueno… cómo no quererle si siempre tiene una sonrisa en la boca.