CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Mala carrera para los españoles con vuelta rápida de Fernando Alonso

Àlex Garcia | 4 Sept 2016
Fernando Alonso GP Italia 2016
Fernando Alonso GP Italia 2016

Desde principio de temporada, había un gran premio que los pilotos españoles dejaban claro que iba a ser complicado, más que cualquier otro. El Gran Premio de Italia con las largas rectas de Monza siempre iba a ser un problemas para los pobres motores Honda y Ferrari de 2015 que montan los McLaren y Toro Rosso respectivamente. De esta forma, tanto Fernando Alonso como Carlos Sainz se quedaron fuera de los puntos sin posibilidades reales de plantar cara aunque el asturiano marcó la vuelta rápida de la carrera.

Fernando Alonso realizó una salida fantástica, subiendo hasta la novena posición y manteniéndose allí durante su primer stint hasta el momento de su primera parada a boxes. Desafortunadamente para el asturiano, la parada fue especialmente lenta al no encenderse la luz verde del semáforo en boxes. La pérdida de tiempo fue de aproximadamente dos segundos y medio, lo que le hizo caer algo más de lo esperado tras volver a pista.

Menos suerte tuvo Carlos Sainz con un motor que simplemente no está a la altura de los rivales. El madrileño pudo subir hasta la undécima posición en los momentos más favorables antes de su parada, que realizó cuando ya había bajado hasta la duodécima plaza. El piloto de Toro Rosso cayó hasta la décimosexta posición, sin posibilidades reales de luchar por promocionar. Para los dos españoles, gran parte de su carrera fue cuestión de rodar y esperar problemas para los rivales.

Pero a pesar del pobre ritmo tanto de Alonso como de Sainz, el piloto asturiano pudo darse una pequeña alegría al darle la máxima potencia al motor Honda a falta de pocas vueltas para el final y logró una sorprendente vuelta rápida, robada a Kimi Räikkönenin extremis. Lo cierto es que la vuelta rápida puede llevar al optimismo pero el Gran Premio de Italia mostró las debilidades tanto del McLaren-Honda como del Toro Rosso. El coche italiano tendrá motor Renault el año que viene, con lo que debería mejorar pero en McLaren queda mucho trabajo por delante.