Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
WEC
Logo Icon

3 MIN

En Alemania se apunta a que Audi dejará el WEC a finales de 2017

Ha sido posiblemente uno de los rumores más importantes del fin de semana. Con motivo de las finales del DTM en Hockenheim, la publicación germana AMuS decidía sacar a la luz una información que según ellos se hará oficial próximamente: la definitiva salida de Audi Sport de la resistencia. El fabricante de los cuatro aros ha dominado prácticamente la disciplina desde finales del Siglo XX, con la aparición del exitosos Audi R8 LMP1 que se paseó prácticamente por todo el planeta durante años.

A partir de ahí, han sido 13 victorias en las 24 Horas de Le Mans en menos de dos décadas. No ha sido el único medio que ha apuntado a dicha decisión de la firma alemana, una opción lógica siempre que tengamos en mente que el duelo con Porsche sigue siendo una lucha fratricida por mucho que se quiera vender que todos ganan por la carrera tecnológica y el bien de las carreras. En este caso, el paso a un lado de una de las dos marcas vendría ayudado también por el ya conocido escándalo de las emisiones que salpicó a Volkswagen el año pasado.

Obviamente, sin todavía haber nada oficial, todo son conjeturas, sin embargo, me recuerda a otras decisiones parecidas por firmas del mismo calibre y con tanta historia en competición, que decidieron dejar paso a una marca hermana en transición dulce antes de regresar pocos años después con una nueva tecnología o ante un reto mayor. Con la Fórmula 1 descartada por los altos costes (se habla de que el último estudio de viabilidad en 2014 hablaba de una inversión inicial necesaria que superaba los 1,5 billones), las opciones sobre la mesa de un posible programa deportivo sustituto para Audi serían limitadas, recordando que esto siguen siendo habladurías.

Mundial de Rallyes sigue siendo coto privado de Volkswagen, al menos hasta 2019, por lo que tal vez una vuelta a Le Mans a medio plazo con un sistema de propulsión alternativo (véase el ya reconocido interés de Audi por la pila de hidrogeno) parece la opción más lógica. Tal vez ya sin confrontación directa con Porsche. Las siete razones que ha puesto Auto Motor und Sport sobre la mesa suenan lamentablemente bastante lógicas:

  • VAG no se puede permitir tener dos programas en el WEC con presupuestos de 9 dígitos y que sólo una de las dos pueda ganar
  • Departamentos de deportes obligados a hacer recortes (se redujo de 3 LMP1 a sólo dos y ahora en el DTM también habrá sólo 6 unidades por marca)
  • El motor diésel parece que está viviendo sus últimos días
  • Piëch había permitido la confrontación Audi vs Porsche si era con sistemas de propulsión distintos (si el diésel no continua, esto no se puede dar)
  • Cambio de manos del poder dentro del Grupo
  • Mal momento en competición para Audi que ha sido superada claramente por Porsche estas dos últimas temporadas a pesar de la inversión
  • Cambio de normativa técnica que da más importancia a los sistemas de recuperación de energía, parte en la que han apostado más Toyota y Porsche las últimas temporadas (10 MJ).