Así fue el debut del primer Supercar de rallycross eléctrico

 |  @fernischumi  | 

No ha pasado mucho desde que STARD presentara públicamente su Peugeot 207 eléctrico con el que pretendía competir en rallycross y por fin ya lo hemos visto debutar. Esta variante de Supercar alimentado por baterías y con tracción a las cuatro ruedas pisó por primera vez el pasado fin de semana el asfalto y la tierra para batirse con sus homólogos de con motor de combustión interna y además lo hizo con su precursor, Manfred Stohl, al volante.

El austriaco, uno de los principales apoyos que les surgieron a las energías alternativas en competición (fue uno de los primeros que hizo correr en rallyes un coche propulsado por gas) y tras cerrar su etapa como talentoso piloto del WRC, siempre en equipo privados, comenzó una nueva era como preparador de coches. Además de un acuerdo con KIA para desarrollar sus coches de competición que actualmente compiten en el CTCC y el Cee’d TCR que debutará próximamente, el STARD ha llevado adelante otros proyectos, entre ellos el bautizado como Hiper MK1.

Lo cierto es que no fue un fin de semana sencillo. Con poco tiempo para probar antes de debutar en competición y en un fin de semana en el que factor meteorológico fue clave en la pista de Greinbach, se hizo difícil incluso para Stohl (con experiencia ya en el Mundial de RallyCross) mantener en pista al Peugeot 207, el cual actualmente ya cuenta con 600 CV de potencia y un brutal par que deja prácticamente en ridículo al de sus rivales. Con algunos problemas de subviraje, en parte por lo resbaladizo de la pista y un empuje excesivo en el eje delantero.

stard-rallycross-supercar-electrico-2016-2

Obviamente, con esas condiciones de pista jabonosa lo normal era cometer errores, en forma de trompos o de pasada de frenada sin hacer especial distinción de tu tecnología de propulsión. A pesar de ello, Stohl reconoció haber sacado conclusiones positivas del debut y ya trabaja en la mejora de dicha configuración para que los cuatro motores entreguen su potencia y par individualmente a cada rueda, sumando en total la mágica cifra de los 1.000 caballos. Además, se ha desarrollado un sistema de vectorización del par en colaboración la Universidad Tecnológica de Viena para ayudar a su control

Todavía tendremos que esperar verlo competir en el World RX, pero desde el equipo ya aseguran que muy pronto estará disponible para su distribución a los equipos que estén interesados, con la posibilidad de adaptarlo a otras bases. De recuerdo, se llevan el tercer mejor tiempo del fin de semana en su primera aparición.

Lee a continuación: Esteban Ocon tiene un pie en Force India

  • MotorsportsNews

    Mira, aveces nos quejamos d ellos coches eléctricos y su facilidad de conducir p, pero es s verdad que un monstruo puede ser muy difícil d econtrolar con tal torque

  • Glemt

    Si controlara un poco más los subvirajes (que son muy notorios a vista de mortal), tendría un enorme potencial para el RX

  • Edgecrusher

    Que aburrida que va a ser esta categoría sin el espectacular sonido de los motores llegando al corte de inyección