Carlos Sainz: “nosotros ya estamos fuera”

 |  @fernischumi  | 

De nuevo un barranco, aunque en esta ocasión de una forma completamente distinta a la que pudimos ver en la edición de 2009, donde un peligro mal anotado le arrebataba al madrileño la opción de sumar su primer Dakar. Ocho años más tarde, Carlos Sainz estaba apretando. Quería ponerse líder y el Peugeot 3008 DKR le generaba suficiente confianza como para venir apurando cada frenada, al igual que lo hizo en su etapa como piloto del WRC.

Una curva rápida de derechas, un enganchón con el interior, en la montaña, y el vuelco era completamente inevitable. Carlos Sainz y Lucas cruz rodaban por la ladera arrancando completamente las fibras del Peugeot 3008 DKR y dañando algunos elementos mecánicos. Afortunadamente, tanto piloto como copiloto estaban bien (en el caso de Sainz con algunos dolores en la espalda), sin embargo, debían esperar a la llegada de la resistencia rápida, Romain Dumas, para poder ser remolcados hasta meta.

Las palabras de Sainz, todavía en el lugar del accidente nos recordaban a la situación vivida el año pasado, cuando un problema mecánico también lo dejaba fuera de la lucha por el triunfo. El madrileño, ya ha dejado claro que después de 10 Dakar, sólo va a la prueba sudamericana a ganar y que no está interesado en acumular podios. Eso es algo que queda demostrado con el ritmo mostrado durante estas cuatro etapas por la pareja española, no sumando ninguna victoria, pero sí terminando muy cerca de los líderes.

Obviamente, con dos horas perdidas es difícil seguir creyendo en la victoria, por mucho que la navegación esté teniendo mucha importancia en esta edición y que se estén viendo grandes diferencias en cada etapa. El año pasado, la rotura del cambio ya le dejó fuera, este año, el madrileño deja claro que los daños en la caja pueden volver a obligarle a decir adiós, una vez más cuando estaba luchando por la victoria, a sus 54 años.

Ha sido una curva a la que hemos llegado muy rápido y al frenar se me ha puesto el coche de lado, he tocado el interior y ha salido dando vueltas de campana y me he caído a una zanja de 10 o 15 metros. Se han roto radiadores y luego se ha roto también el cambio, que es parte del chasis. Nosotros ya estamos fuera. No creo que se pueda reparar el coche porque está bastante tocado, pero lo están mirando. Yo, de todas maneras, no sé si podré seguir. A ver cómo estoy de la espalda porque estoy un poco fastidiado.

Horas más tarde de la publicación de este artículo Peugeot Sport confirmó el abandono.

Fotos | ASO DAkar

Lee a continuación: Stéphane Peterhansel gana la tercera etapa del Dakar 2017 y Toyota se hunde

  • Txesz

    Pues espero que pueda seguir.
    Tal vez no gane, pero le queda la opción de terminar po encima de Loeb y decirle "aun te queda por aprender, chaval"

  • Dinotuchi

    Ahhh, menudo golpe se llevaron.

    Menos mal que están bien construidos esos autos.