Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Con qué te deberías quedar de la visita de Fernando Alonso a Barber

Puede que no te hayas enterado, pero Fernando Alonso estuvo este fin de semana en el cita de IndyCar Series en Barber Motorsports Park. Va, es broma. A buen seguro habrás leído ya bastantes de sus declaraciones y de cómo se metió a la prensa estadounidense en el bolsillo con comentarios jocosos sobre sus compañeros de parrilla en F1 (poco habladores e insatisfechos), las posibilidades de Juan Pablo Montoya en Indianápolis (habrá que ver si está en los primeros puestos) o las pocas ganas de Jenson Button de pilotar el McLaren-Honda MCL32 en Mónaco...

Quizá lo más importante del fin de semana es conocer que Alonso dispondrá de un coach de excepción el próximo mes. Se trata de Gil de Ferran, piloto próximo a Honda tras su retirada (su equipo trabajó con Acura en American Le Mans Series), ganador de las 500 Millas en 2003 y que pese a no correr en F1 sí sabe lo que es hacer la transición del automovilismo europeo al estadounidense. Si a ello le sumamos que Michael Andretti le hablará por radio y que su ingeniero jefe, Eric Bretzman, estuvo presente en varios de los éxitos de Scott Dixon y Ganassi, la conclusión es que en el aspecto humano el asturiano no podrá tener queja. Y no olvidemos que dos compañeros suyos como Takuma Sato y Alexander Rossi también hicieron la transición de F1 a IndyCar, aunque con más calma que él.

En cambio, no dejó tantas buenas sensaciones que en rueda de prensa Fernando Alonso asegurara que aún no ha tocado un simulador, pese a que algunos medios españoles indicaron que durante esta pasada semana iba a tener la oportunidad de hacerlo. Además no expresó una gran confianza en el nivel de simuladores en Estados Unidos en comparación con los empleados en F1, lo cual no impidió que asegurara estar dispuesto a hacer horas extra por las tardes en Indianápolis a poco que sintiera que ello contribuiría a acelerar su adaptación.

Además de estar en el muro de Ryan Hunter-Reay durante el warm-up y el inicio de la carrera, el español tuvo la oportunidad de subirse al monoplaza de Marco Andretti parado. No sorprende que entrara con mucha más facilidad que en un habitáculo de Fórmula 1, aunque sí pareció extrañarle la posición de los pies y en la grabación facilitada por la IndyCar Series se intuye una conversación sobre algún truco que tienen en Andretti Autosport para ayudar a la adaptación de pilotos de F1 (especialmente Takuma Sato, de estatura más bien reducida), acostumbrados a que sus piernas estén elevadas. También es curiosa la comparación que realizaron entre el HANS empleado en F1 y el de la IndyCar.

Por cierto, durante el fin de semana más allá de regalar el oído de todo el paddock de la IndyCar Series al hablar de los coches más rápidos del mundo o algunos de los pilotos de más talento, fue agradable y didáctico oír a Fernando Alonso desmarcarse en cierto modo del resultado de Alexander Rossi en 2016. Que un debutante ganara el año pasado es la excepción y ocurrió bajo unas circunstancias muy concretas y eso parece tenerlo grabado a fuego. Otra cosa es que sea imposible hacerlo de nuevo.

Foto | McLaren