Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

El Super GT y el dilema de la Clase Uno

Masaaki Bandoh, jefe del Super GT, está preocupado porque más allá de que el DTM desaparezca o adopte las reglas GT3, el campeonato que dirige, en su división GT500, está regido por el reglamento técnico Clase Uno, decisión que se tomó para ser compatible con la serie alemana en un intento de fusionar ambas categorías en el futuro. Pero a estas alturas tal ambición luce inviable, inclusive hasta organizar otra edición de la Dream Race parece imposible. El pasarse a las reglas Clase Uno ahora puede ser un problema y más cuando este ciclo se estableció hasta finales de 2022.

Explicó Bandoh que representantes de Honda, Toyota y Nissan se reunieron con Gerhard Berger el año pasado, allí también estaban representantes de los fabricantes que participaban en el DTM. En primera instancia todo parecía tan promisorio para un campeonato conjunto y las dos ediciones de la Dream Race resultaron un éxito, pero mucho ha cambiado desde entonces. El DTM prácticamente está a punto de desaparecer debido a la deserción de Audi y de Aston Martin. Es obvio que no habrá siguiente paso en la relación entre el DTM y el Super GT.

Para Bandoh básicamente el detalle está en que el reglamento Clase Uno estipula el uso de un motor cuatro cilindros de dos litros con turbo capaz de generar una potencia de 608 caballos y resulta que en el ámbito comercial el único coche que se vende con tal configuración es el Toyota Supra ya que tanto el Nissan GT-R como el Honda NSX se venden con motores V6. Esta situación impide que la mayor parte de los actuales coches de Super GT sean elegibles para competir en carreras con reglas GT3. En este punto, la lógica indica que las reglas Clase Uno no tendrá mayor futuro.

Añadió que el Super GT también se aproxima a una crisis al finalizar esta temporada ya que los fabricantes involucrados deberán analizar sus prioridades económicas y de allí que algunos podrían replantearse su compromiso para con la categoría en los próximos años. En tal sentido, Bandoh mantiene sus esperanzas de que el Super GT no llegue al borde del abismo donde ahora está el DTM.

En palabras de Masaaki Bandoh:

Estamos es una situación muy difícil porque el DTM está en medio de un cambio. Nos gustaría continuar la cooperación, independientemente del futuro del DTM, puesto que está pactado que el Super GT se basará en las regulaciones actuales de Clase Uno hasta finales de 2022.

Vía | Speedweek