G-Drive pierde la apelación y se queda sin la victoria en categoría LMP2 de Le Mans 2018

 |  @eloy_eg  | 

Rara vez un equipo logra darle la vuelta a la tortilla de una descalificación apelando y esta semana hemos tenido un nuevo ejemplo. Tras aplastar a la competencia en las 24 Horas de Le Mans 2018 y conquistar su categoría LMP2, G-Drive Racing se encontró con una exclusión apenas 24 horas después. El equipo de bandera rusa aunque basado en la estructura de TDS Racing (que también vio cómo se excluía a su otro coche en carrera) protestó pero se ha encontrado con una decisión en firme.

El veredicto de la FIA confirma así que ean-Éric Vergne, Roman Rusinov y Andrea Pizzitola pierden el triunfo en favor de Nicolas Lapierre, Pierre Thiriet y André Negrao, pilotos de Signatech Alpine, por haber realizado modificaciones en el sistema de repostaje empleado por TDS Racing durante las 24 Horas de Le Mans. Estas permitieron a los dos coches alineados por la estructura gala realizar repostajes claramente más rápidos que los de la competencia. Entre otras razones para rechazar la apelación la FIA recalca que en ningún momento se le consultó sobre la validez de tal modificación.

En consecuencia Alpine puede celebrar su triunfo en Le Mans 2018, completando el podio el coche de Graff Racing (Capillaire/Gommendy/Hirschi) y el de United Autosports (Montoya/de Sadeleer/Owen). G-Drive se tendrá que conformar con haber arrasado en las European Le Mans Series, donde el título ya es suyo a falta de una cita para la conclusión de la temporada 2018.

Foto | G-Drive – VK

Lee a continuación: Los Magnussen interesados en compartir coche en Daytona y Le Mans