Petter y Oliver Solberg llevaron su duelo a Goodwood para redondear el Shootout [Vídeo]

 |  @fernischumi  | 

No hubo más récords durante el final del Festival de la Velocidad de Goodwood, aunque la última jornada de la cita británica tuvo prácticamente de todo, a destacar especialmente el duelo protagonizado entre Oliver Solberg y su padre, Petter. El noruego, bicampeón del World RX y del WRC en 2003, comenzaba en la campiña del Duque de Richmond su gira de despedida en una cita en la que le acompañó su hijo, tanto en la exhibición, donde ambos se dejaron ver con sus Subaru (el de Petter era una de las unidades de 2002 y la de Oliver es la actual del ARA), como en el Shootout, donde ambos combatieron con sus respectivos Supercars por colarese entre los tres mejores tiempos.

La partida se la llevó el veterano, Petter, consiguiendo mantener en las riendas al Volkswagen Polo R Supercar mientras que su hijo perdía todo en la primera curva y a partir de eses momento se dedicaría a dar un bonito espectáculo de derrapadas a lo largo de los 1,86 kilómetros de los que se compone la subida. Los tiempos obviamente no se mejoraron, especialmente porque la lluvia caída durante la mañana había eliminado por completo la goma depositada durante los días precedentes, reseteando el estado del asfalto a pesar de que finalmente se disputaría casi en condiciones de seco.

No todo el mundo se fiaba, e incluso vimos a Romain Dumas decantarse por el compuesto de mojado de Bridgestone para conseguir asegurarse el triunfo al volante del Volkswagen ID. R Pikes Peak. El tiempo no sería mucho mejor que el del año pasado, con un crono de 42,32 segundos, muy lejos de la nueva plusmarca conseguida por el galo el pasado sábado al conseguir bajar hasta los 39,90 segundos en una jornada en la que pudimos ver una particular batalla entre monoplazas de Fórmula E, Supercars del WRX, prototipos eléctricos o antiguos vehículos de Fórmula 1 y Can-Am. Si tenéis una hora para verlo (os podéis saltar el periodo de bandera roja), aquí tenéis el Shootout 2019 de forma integra:

Lee a continuación: Carlos Sainz se puso al volante del M8D, el McLaren que cambió la historia de la marca