8 coches por los que me mudaría a Australia para disfrutar de su pasión por el motor

 |  @sergioalvarez88  | 

Hasta el presente año, Australia tenía una gran cultura automovilística, cargada de personalidad propia. Nuestras antípodas estaban aisladas no sólo en un sentido literal, sino también por barreras técnicas y económicas al comercio. Uno de los motivos por los que Australia desarrolló una fuerte industria automovilística fue el proteccionismo de su gobierno. Pero no sólo hemos venido a hablar de proteccionismo, hemos venido a hablar de la peculiar cultura automovilística de Australia, y de los fantásticos coches que ha generado. En Australia aún pueden disfrutar de estos 8 coches, cargados de personalidad e identidad propia.

La realidad comercial y económica es que sale mucho más barato importar vehículos a Australia que fabricarlos localmente.

Pero no por mucho tiempo. Veréis, Australia acordó hace unos años reducir sus aranceles a la importación, y desde el año 2013, su moneda (antes en paridad con el dólar) se ha apreciado de forma considerable. Sin asistencia por parte del gobierno, a General Motors, Ford y Toyota – los tres fabricantes con instalaciones productivas en Australia – les sale muy caro producir vehículos en Australia. La industria también sufre por sus salarios elevados, y está rodeada de países con costes productivos hasta un 80% inferiores.

Ante semejante perspectiva, y ante la presión del Gobierno australiano, General Motors anunciaba en 2013 el cierre en octubre de 2017 de las fábricas de Holden, siete décadas después de su apertura. Al poco tiempo, Ford seguía su ejemplo: su producción ha cesado hace unos meses, tras 91 años de producción local. Sin una red de proveedores sólida y con los mismos problemas, Toyota también anunciaba el cierre de su planta productiva en Melbourne. Cerrará sus puertas al mismo tiempo que Holden, en octubre de este mismo año.

Mad Max fue para muchos nuestro primer contacto con la peculiar cultura automovilística de Australia.

Miles y miles de empleos perdidos, con una industria de proveedores y de apoyo que será arrastrada por esta marea de “influencias negativas”, como las marcas han descrito su situación. Sea como fuere, Australia aún posee máquinas a la venta que nos hacen suspirar con vivir en nuestras antípodas. Coches fruto de una evolución divergente con el resto del mundo. Aunque las calles australianas se volverán mucho más globales en 2018, aún podemos disfrutar de coches de lo más peculiares – son “los últimos de Australia”.

1) Holden Commodore y HSV Commodore

El Holden Commodore también se vende en carrocería familiar, de más de 5 metros de longitud y acres de espacio.

Construidos sobre la platafoma Zeta, los Holden Commodore son las berlinas herederas de una larguísima estirpe de berlinas full-size de propulsión trasera. Aunque dejarán de producirse en algunos meses, Holden no piensa dejar que se despidan silenciosamente. Si bien sus versiones básicas disponen de motores V6 de apenas 252 CV, el bestial HSV Commodore GTSR W1 ha sido recientemente lanzado al mercado, dotado con el enorme 6.2 LS9 V8 del anterior Chevrolet Corvette ZR1, con 635 CV de potencia, cambio manual y tren de rodaje radical.

Si no queremos opciones tan radicales, Holden ofrece propulsores de ocho cilindros de potencias inferiores, con la misma estética deportiva y algo menos de violencia mecánica. Un dato: un tercio de los Holden Commodore vendidos en Australia montan motores V8 de alta cilindrada y origen americano. El Commodore siempre fue la base del V8 Supercar de la marca, que quedará huérfana de programa de competición. También ha sido la base del Chevrolet SS y los Chevrolet Caprice PPV policiales, exportados a Estados Unidos.

2) Ford Falcon

Estos últimos años, Ford también lo ha vendido con motores 2.0 EcoBoost.

El Ford Falcon ha sido desde hace décadas, el rival por excelencia del Holden Commodore. Su concepto es el mismo: motor delantero, propulsión trasera, cuatro puertas. Aunque ya se ha dejado de fabricar, sigue siendo posible encontrar unidades completamente nuevas de stock. Rival eterno de Holden en las V8 Supercar Series, ha sido un coche legendario en la cultura popular, gracias en gran parte a la saga Mad Max. Las ventas de sus versiones más convencionales han venido acompañadas de los brillantes XR6 Sprint y XR8 Sprint.

Su gama de motores siempre se articuló en torno a un 4.0 de seis cilindros en línea, un gasolina construido localmente con orgullo. Este motor fue turboalimentado hasta los 442 CV y 576 Nm de par motor en el XR6 Sprint, mientras que el XR8 Sprint – ambos coches de tirada limitada – recibe un un 5.0 V8 ensamblado localmente. El mismo V8 “Coyote” del Ford Mustang, sobrealimentado por compresor hasta los 469 CV y 575 Nm de par motor. Ambos vehículos están disponibles con cajas de cambio manuales.

3) Holden Ute

Holden Special Vehicles fabrica los Maloo, verdaderos pick-up deportivos con hasta 583 CV de potencia.

No hay nada más australiano que un Holden Ute. Esta abreviatura de “utility” es un turismo pick-up, un Commodore convertido a carrocería comercial con gran capacidad de carga. Un biplaza, que algunos clientes usan en sus versiones básicas – V6 de 3,6 litros y 285 CV – como herramientas de trabajo, y que otros clientes adquieren como muscle car. El Holden Ute es un verdadero muscle-car en sus versiones de ocho cilindros, equipadas con un motor 6.2 V8 LS3 de origen estadounidense y hasta 413 CV de potencia.

No obstante, el Holden Ute que más nos gusta se llama realmente Holden HSV Maloo GTSR, y es fabricado por Holden Special Vehicles. Es una versión de altas prestaciones, con un tren de rodaje mucho más radical, cuyo corazón es un motor 6.2 V8 LSA. Sobrealimentado hasta los 583 CV de potencia, convierte a este turismo pick-up en una máquina mucho más rápida que muchos deportivos de pura raza. No lo olvidemos, este “simple” Ute disfruta de frenos Brembo de altas prestaciones, suspensión de control magnético o una dirección recalibrada.

4) Ford Falcon Ute

Al igual que el Holden Ute, el Ford Falcon también ha tenido tradicionalmente una versión pick-up. Ford siempre ha cedido terreno a Holden en las versiones deportivas de su turismo pick-up, pero el Falcon Ute cuenta con más bagaje comercial, y siempre ha disfrutado de grandes ventas en flotas. De propulsión trasera y dos plazas, los Falcon Ute nunca han abandonado su incombustible 4.0 de seis cilindros en línea y 265 CV. En versión atmosférica, este motor también ha sido compatible con GLP, gas licuado de petróleo.

Si quieres una orientación más lúdica para tu Ford Falcon Ute, te recomendamos adquirir una versión XR6, de aspecto más dinámico, y propulsada por el mismo 4.0 de seis cilindros, sobrealimentado por un turbo hasta los 367 CV y más de 500 Nm de par máximo.

5) Toyota Land Cruiser 70

El Toyota Land Cruiser 70 se ofrece en carrocería de tres o cinco puertas, además de en chasis comercial.

Uno de los todoterrenos puros más vendidos en Australia es el Toyota Land Cruiser 70. Fue lanzado al mercado en el lejano año 1984, y aunque no se fabrica localmente, se exporta a nuestras antípodas por su gran demanda. De hecho, su seguridad ha sido actualizada y a pesar de sus 32 años, ha obtenido cinco estrellas en las pruebas de ANCAP. Nos encanta su estética ochentera, su habilidad de superar cualquier obstáculo y su motor: un 4.5 V8 turbodiésel de 205 CV de potencia y 430 Nm de par motor, conectado a un sistema 4×4 con reductora.

¿Sabías que su versión Troop Cab de tres puertas tiene un depósito de combustible de 180 litros de capacidad? No me extraña que sea uno de los coches favoritos en el Outback australiano y para las largas expediciones por el desierto.

6) Toyota Aurion

El Toyota Aurion es fabricado localmente en Australia, y es específico para dicho mercado. Se trata de una berlina de tracción delantera, una especie de Camry más dinámico, más potente y sobretodo con un equipamiento más premium. Aunque Toyota ya vende el Camry en Australia, reserva al Aurion el motor 3.5 V6 de 272 CV y mayores prestaciones, que en otros mercados sí se vende asociado al Camry. De acuerdo, es un coche muy parecido al Camry, y lo reemplazará sin drama alguno cuando el Aurion cese su producción.

7) Nissan Patrol Y61

El mítico Nissan Patrol Y61 se fabricaba en España hasta el año 2009, pero se ha seguido fabricando para algunos mercados donde aún había demanda, a pesar de haber cesado sus ventas en muchos otros. Antes de ser reemplazado por un nuevo Patrol con base Infiniti y motor V8, Nissan Australia ha puesto a la venta el Patrol Y61 Legend Edition como forma de despedida. Dotado de una avanzada preparación off-road de serie y un motor 3.0 turbodiésel de 160 CV, no se nos ocurren mejores formas de aventurarse en la montaña con garantías.

Bueno, quizá un Toyota Land Cruiser 70 podría acompañarnos. Si quieres más información sobre este todoterreno, pásate por este artículo a fondo.

8) Ford Territory

Fue el primer vehículo construido en Australia en montar ESP. En su momento, toda una novedad.

El Ford Territory también ha dejado de fabricarse tras el cese productivo de Ford of Australia, pero es posible encontrar unidades nuevas sin vender. Es un todocamino a la australiana, realmente una versión crossover del Ford Falcon familiar, construido sobre su misma plataforma. Su diseño siempre fue peculiar, mezclando diferentes códigos de estilo de diferentes vehículos. Del Falcon también heredó su gama de motores, compuesta por gasolinas de seis cilindros en línea, con la opción a un 2.7 V6 turbodiésel de origen Ford-PSA.

A pesar de no tener reductora o grandes cotas todoterreno, fue dotado con un sistema de tracción total conectable más propio de un todoterreno y un control de descenso de pendientes. De lo más curioso.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Subaru B11S Concept (2003): ¿y si Subaru hubiese fabricado un deportivo para competir con el Mazda RX-8?

  • MAKAKO

    Pues yo me quedo en Europa.

  • Txesz

    Me quedo con el Toyota.

    En cuanto al Patrol, creo que hay un pequeño error: se vendió, pero no se fabricó aquí.

  • Hugo Pacheco San Casiano

    Me parece cuarioso que hablando de modelos australianos hayais mencionado a HSV pero no a FPV que es la division deportiva de los Ford, al igual que la HSV es la de Holden.

  • LS R

    Como que alguien se sintió un erudito utilizando la palabreja. Para que se enteren, escritores de pacotilla: http://verne.elpais.com/verne/2016/05/15/articulo/1463316520_833006.html

  • Leonmafioso

    Yo me pregunto, en Australia los motores giran en sentido contrario? :V (Comentario niño rata del día)