CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Industria

14 MIN

Estos son todos los nuevos coches que cambiarán las normas del juego en 2023

Elena Sanz Bartolomé | 3 Dic 2022
Mg Zs Oferta Octubre
Mg Zs Oferta Octubre

Su aterrizaje en Europa se ha fraguado a fuego lento, pero era inevitable… y ahora, también imparable. En 2021, según datos de la Organización Internacional de Fabricantes de Automóviles (OICA), produjo 26.082.220 millones de vehículos (21.407.962 millones de turismos y 4.674.258 millones de vehículos comerciales): uno de cada tres modelos fabricados en el mundo tienen su origen en este país asiático. Los patitos feos se han convertido en cisnes, ya han empezado a cambiar las normas del juego y no tienen previsto modificar su rumbo en 2023. Estos son los planes de China para el mundo del motor.

Antes de explicar cómo se ha fraguado el ‘fenómeno China’ en el mundo del motor, vamos a dar algunos datos para entender su magnitud. No sólo es el mayor productor, también es el mayor mercado del mundo y ha sabido, además, adelantarse a lo que está por llegar: un futuro electrificado. Según la Agencia Internacional de Energía, en 2021 se vendieron, en todo el planeta, 6,6 millones de vehículos eléctricos e híbridos enchufables: casi la mitad eran de marcas chinas y 3,4 millones de esas matriculaciones tuvieron lugar en China.

El origen de todo

Aunque nos parezca que la industria motriz de China acaba de aterrizar, lo cierto es que todo es fruto del trabajo realizado a lo largo de muchos años. El gobierno del país ha puesto especial empeño en cimentar esta parte tan relevante de su economía: para satisfacer la elevada demanda de vehículos, se llevaron a cabo grandes inversiones con las que era posible crear grupos de empresas automovilísticas… en las que el Ejecutivo, por supuesto, era dueño de una parte del pastel.

Otro de los frentes de actuación consistió en plantar cara a uno de los problemas más graves contra los que lucha China: sus elevados niveles de contaminación. Para frenarlos, impulsaron planes de ayuda a la electrificación. Plantadas las semillas, sólo quedaba esperar a que florecieran… dentro y fuera de las fronteras del país.

La conquista de Europa

Arrancábamos diciendo que la llegada de China a Europa era inevitable si tenemos en cuenta que es el mayor productor automovilístico del planeta. Si no fuera así, también habría acabado conquistando el Viejo Continente debido a la evolución del mundo del motor.

Ya no hay duda alguna sobre el futuro: será electrificado. El principal fabricante de baterías del mundo es, efectivamente, China y tras ella, Europa se erige como el mayor mercado de coches eléctricos… que, además, no tienen que cumplir con la estricta normativa anticontaminación establecida por Bruselas. Es el ‘match’ perfecto.

No obstante, la introducción de China en Europa ha sido, hasta ahora, lenta. Los vehículos fabricados dentro de las fronteras del país asiático no cumplían con los criterios de homologación europeos: adaptarse a ellos y hacer frente a los aranceles anulaba cualquier posible rentabilidad. Hasta que llegaron los coches eléctricos, derribaron esa barrera de entrada y se produjo una avalancha de modelos chinos hasta ahora, casi, desconocidos por los conductores europeos.

Esa oleada está impulsada por esa estricta normativa que limita las emisiones, a la que hacíamos referencia antes, y por la prohibición de los modelos de combustión para 2035. El escenario es el idóneo para que las marcas china ofrezcan al conductor europeo vehículos eléctricos (sobre todo SUVs, el segmento predilecto en Europa) con un precio más reducido y modelos premium más asequibles que los que ya están presentes en el Viejo Continente.

Una doble estrategia que ya surte efecto: entre enero y septiembre, en los cinco principales mercados europeos (España, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido) se han vendido 5.769.538 coches chinos. Y esto a pesar del desconocimiento general (no suenan las marcas y, mucho menos, los modelos), de una red comercial primitiva y de la desconfianza que todavía muestran muchos conductores.

Los coches chinos también llegan a España

Hace unos años, buscar un coche chino en España era como intentar encontrar una aguja en un pajar. Ahora ya es posible ir a un concesionario y comprar un modelo procedente de este país asiático porque, en 2022, son más de diez las marcas de China que están presentes en nuestro mercado. Y ese número no parará de crecer a corto plazo.

El éxito europeo tiene su réplica en España. Según los datos de la consultora MSI que recopila El Economista, la penetración de las marchas chinas en el mercado nacional es del 1%. Traduzcamos este porcentaje para entenderlo mejor: en los nueve primeros meses de 2022, se han matriculado 6.324 vehículos chinos (el 91,8% corresponden a MG y Lynk&Co). Nueve veces más que las ventas registradas en el mismo periodo de 2021.

La pregunta es inevitable: ¿cómo lo han conseguido? Aunque responderemos más ampliamente en el siguiente apartado, la respuesta general es la siguiente: las marcas chinas ofrecen vehículos (de combustión, híbridos, eléctricos y de gas) que están bien equipados, bien acabados y apuestan por fórmulas mecánicas sencillas que, en principio, tendrían que ser fiables. A este conjunto le ponen precios que rebajan en unos cuantos miles de euros las cifras que encontramos en un mercado donde el coste de los coches nuevos se ha disparado.

¿Qué ofrecen los coches chinos?

Con esta pregunta respondemos, también, a la que planteábamos hace un momento: ¿cómo han conseguido este éxito en Europa? Las marcas chinas han estudiado con detalle el mercado europeo y los modelos que traen aquí no sólo cumplen con los gustos y configuraciones del Viejo Continente, también cuentan con casi todos los estándares de seguridad que pone a prueba la EuroNCAP.

China sabe cuál es el segmento preferido por los conductores europeos y por eso ha apostado fuerte por los SUV (compactos y grandes, los que tienen mayor crecimiento). Son modelos cómodos, amplios, de fácil acceso, con un buen volumen de carga… y con plataformas que permiten alojar baterías sin perder demasiado espacio.

Hablamos, además, de modelos con un extenso equipamiento que, normalmente, está cerrado para facilitar el proceso de decisión: esa amplitud es una de sus grandes bazas frente a los rivales europeos. Hay que reconocer, al mismo tiempo, que en algunos modelos cantidad no es sinónimo de calidad. Aunque, sin duda, la gran clave son los precios de derribo que ofrecen: su relación precio-equipamiento es, casi, imbatible.

Ahora que sabemos qué ofrecen, vamos con el cómo lo ofrecen. Las marcas chinas aseguran que no tienen problemas de stock: ¿quién dijo escasez de semiconductores, componentes o microchips? Si el modelo en cuestión no está fabricado, tardará, aproximadamente, un mes en llegar que, en una situación normal, es el plazo habitual.

¿Y después? Por ley, todos los coches nuevos tienen una garantía mínima de tres años sin límite de kilómetros: a pesar de ello, son muchas las marcas que amplían estos plazos. Si alguien hace uso de este servicio, no debería temer por la existencia de recambios: existen… y China es el principal productor de este tipo de piezas. Además, una vez más, la ley ampara al propietario: obligatoriamente tienen que tener stock de repuestos hasta diez años después de que termine la comercialización del modelo en cuestión.

Lo que todavía no podemos analizar es cómo llevarán el paso el tiempo: su escasa vida comercial no proporciona información suficiente para establecer su depreciación. 

Las marcas de coches chinos en España

Los datos de la Dirección General de Tráfico desvelan que, en 2021, un total de once marcas china matricularon 1.618 coches en España. Fueron tres fabricantes (MG, Lynk&Co y DFSK) los que se repartieron el 95% de esas ventas, pero ahora hay más comensales para repartir el pastel.

Aiways

Aiways fue la primera marca china que vendió coches eléctricos (los únicos que fabrica) en Europa, donde tiene un centro de desarrollo y diseño (Dinamarca) e, incluso, su propia sede en Múnich.

En España, de momento, son dos modelos los que tiene disponibles: Aiways U5 (un SUV de estilo minimalista con un motor de 204 CV y una batería de 63 kWh, que promete hasta 410 kilómetros de autonomía en ciclo combinado WLTP) y Aiways U6 (un SUV de mayor tamaño con un diseño más atrevido, que está equipado con un motor de 218 CV y la misma batería de 63 kWh). Estos modelos están disponibles a través de Astara, aunque sólo se pueden comprar online porque no tienen concesionarios físicos.

BAIC

BAIC es el cuarto fabricante de vehículos en su China natal y en España cuenta con un centro de desarrollo en Barcelona. A España, por ahora, sólo ha llegado uno de sus modelos: el BAIC X55 es un SUV con un motor de gasolina firmado por Mitsubishi, que tiene una versión eco impulsada por GLP. Es posible que, en un futuro, veamos su versión eléctrica. Las importaciones y las comercializaciones corren a cargo de Invicta Motor.

DFSK

Su nombre real es Donfeng Sokon, pero es más conocida como DFSK. Nació en 2003 gracias a la asociación surgida entre Donfeng Motor y Chongquing Sokon. En nuestro país es DFSK IBÉRICA, quien se encarga de sus importaciones y están presentes en múltiples concesionarios multimarca.

Lleva varios años en el mercado español ofreciendo modelos con precios imbatibles: DFSK F5 (un SUV coupé de aspecto deportivo, que está impulsado por un motor de gasolina de 137 CV, que, además, tiene una versión GLP), DFSK 580 (SUV de siete plazas equipado, también, con un motor de gasolina, de 149 CV, y una versión GLP) y DFSK Seres 3 (SUV compacto y eléctrico con 160 CV y una autonomía de 329 kilómetros).

DR

DR Automobiles nació en Italia, en 2006, aunque los componentes de sus coches son de la marcha china Chery. En España están presentes a través del Grupo Invicta y sus modelos se reparten por diferentes concesionarios multimarca.

Hablando de esa oferta, está formada por cuatro vehículos: DR3 (un SUV compacto disponible con motor de gasolina o GLP), DR4 (un SUV, también, pequeño aunque con más aire familiar que sólo está disponible en versión GLP), DR5 EVO (un SUV mediano que tiene la misma fórmula gasolina+GLP) y DR6 (otro SUV mediano aunque con una estética más estilizada y dos opciones mecánicas: gasolina o GLP)

JAC

Fue en 2010 cuando JAC lanzó su familia eléctrica, el mismo año en el que se coló en la lista de los diez primeros fabricantes de China. En España su oferta se reduce a un único modelo, disponible a través de New Energy Mobility para adquirirlo, sólo, a través de su web. El JAC IEV7 es un pequeño SUV eléctrico impulsado por un motor de 115 CV y equipado con una batería de 50 kWh, que garantiza una autonomía de 400 kilómetros.

Lynk & Co

Aunque Lynk & Co fue fundada en Gotemburgo (Suecia) en 2016, pertenece a Geely: un consorcio chino donde están incluidas otras marcas como, por ejemplo, Volvo.

El aterrizaje de Lynk & Co en España se ha llevado a cabo mediante un modelo ‘low cost’ llamado 01 y dirigido, sobre todo, a un público joven. Este SUV, que comparte plataforma con el Volvo XC40 Recharge, está disponible en versión híbrida e híbrida enchufable y presume de una generosa dotación tecnológica. Lynk & Co cuenta con su propia red de concesionarios, aunque ellos los llaman clubs: de momento ya hay uno en Barcelona y tiene previsto abrir otro en Madrid.

MG

El regreso de MG, tras su quiebra en 2005, ha sido posible gracias al mayor fabricante de coches de China: fue adquirida, en 2007, por SAIC Motor, que también está presente en España con Maxus (una marca que comercializa vehículos comerciales). Ambas cuentan con su propia red de concesionarios

Es una de las marcas que está marcando el ritmo en la penetración de China en el mercado español y lo está haciendo con varios modelos: MG4 (un compacto eléctrico de cinco puertas, que está disponible con dos baterías: una de 51 kWh (350 kilómetros de autonomía) que va asociada a un motor de 170 CV y una de 64 kWh (450 kilómetros de autonomía) cuyo motor desarrolla 204 CV), MG5 (un familiar con una autonomía de hasta 400 kilometros), MG ZS (un SUV eléctrico con un rango de 320 o 440 kilómetros), MG EHS (un híbrido enchufable con 258 CV y 52 kilómetros de autonomía eléctrica) y MG Marvel R (un SUV eléctrico con 180 CV y un rango de 400 kilómetros).

SWM Motors

Aunque fue adquirida por Shineray Holdings en 2014, SWM fue fundada en 1971 por dos italianos: Pietro Sironi y Fausto Vegani. Es uno de los fichajes más recientes del mercado español y ha firmado un acuerdo con Invicta Motor para afianzar su presencia en España.

Su oferta se reduce a un par de SUV compactos: el G01 y el Go1F, que se diferencian porque el segundo tiene una estética más deportiva. Ambos están impulsados por el mismo motor (un gasolina turbo de 1.5 litros, 131 CV y 215 Nm) y cuentan con un amplio equipamiento de serie.

Xpeng Motors

Xpeng es una marca china creada en 2015 por dos extrabajadores de GAC Group con experiencia en el mundo del motor y en I+D. Xia Heng y He Tao tuvieron el apoyo económico del fundador de Xiaomi (Lei Jun) y de He Xiaopeng, el responsable de UCWeb que también pasó por Alibaba. No en vano, esta última se encuentra entre los inversores del fabricante chino de coches.

Han aterrizado en España de la mano de New Energy Movility y, de momento, se han centrado en dos segmentos: berlinas (de lujo) y SUV. Apuestan por un diseño refinado y minimalista, mucha tecnología y precios inferiores a los de sus rivales europeos. Por ahora, ofrecen un par de modelos Xpeng P5 (una berlina eléctrica con 211 CV y una batería de 66 kWh, que promete una autonomía de 465 kilómetros) y Xpeng G3 (un SUV eléctrico con 197 CV y una batería de 66 kWh, que le da un rango de 451 kilómetros).

Las marcas que llegarán

Como os explicábamos antes, la presencia de las marcas procedentes de China en nuestro país es, cada vez, mayor. A las que ya forman parte del mercado nacional se unirán muchas más, entre las que figuran las siguientes: fabricantes que ya han confirmado que España entra en sus planes.

BYD

BYD fue, en 2021, la marca que más coches eléctricos vendió en China por detrás de Tesla… a pesar de que empezó fabricando baterías para teléfonos móviles en los años noventa y no fue hasta 2003 cuando entró a formar parte de la industria automotriz.

En España se ha convertido en el proveedor de autobuses eléctricos del Tansport Metropolità de Barcelona (TMB) y todo apunta a que será en 2023 cuando comencemos a ver sus modelos eléctricos (Atto 3, Tang y Han; dos SUV y una berlina), que ya están presentes en otros mercados donde este tipo de vehículos están más asentados.

NIO

NIO ya ha comenzado a conquistar diferentes mercados europeos con una oferta basada en seis modelos: EC6 (crossover), ES6, ES8 y ELT (SUV) así como ET5 y ET7 (berlinas). En 2024 lanzará su propia marca generalista con la que producirá coches eléctricos más pequeños y asequibles.

Ora

Great Wall Motors (cuyo nombre es un homenaje a la Muralla China) es un grupo integrado por varias marcas de coches, que, además, forma parte de los diez mayores fabricantes del país asiático. Una de esas firmas es Ora, que aterrizará en Europa de la mano del Ora Cat: un compacto eléctrico impulsado por un motor de 171 CV y alimentado por una batería de iones de litio de 48 kWh, que tiene una autonomía de 310 kilómetros.

Wey

Es otra de las marcas de Great Wall Motors y en 2023 la veremos en España con el Wey Coffee 01, un SUV híbrido enchufable con 146 kilómetros de autonomía. Se espera, también, la llegada de un modelo con las mismas características aunque más compacto: el Wey Coffee 02. Si nada cambia sus planes, el fabricante contará con dos puntos de venta en nuestro país: Madrid y Barcelona.

Zeekr 001

Dentro de Geely nos encontramos una marca que aspira a pelear con las premium: Zeekr. Aunque, por ahora, sólo está presente en China, hay planes para llegar a Europa y Estados Unidos próximamente. Un aterrizaje que estará protagonizado por 001, un SUV eléctrico con 543 CV y una batería de 110 kWh, que promete una autonomía de más de 600 kilómetros.

Y a todas estas marcas se podrían sumar, en un futuro, otras que nada tienen que ver con el mundo del motor y que pretenden probar suerte en él. Hablamos, en efecto, de Apple, Huawei, Xiaomi… Como decíamos, China quiere cambiar las reglas con las que se jugaba en el mercado europeo: ya está en ello y seguirá haciéndolo.