Tras certificar la defunción de la tracción trasera y el doble embrague, el futuro más próximo de los BMW M es híbrido

 |  @davidvillarreal  | 

De un tiempo, a esta parte, cuando probamos un deportivo generalmente tenemos la misma sensación. Disfruta ese motor atmosférico, porque tal vez sea el último. Disfruta ese cambio manual, porque muy pronto todos serán automáticos. Disfruta esos diez cilindros, porque el futuro pasa por motores pequeños con turbos enormes, e híbridos. Y nos guste o no esa es la tendencia natural. Ni tan siquiera BMW puede librarse de ello. Ya os hablábamos hace tiempo de la defunción de la tracción trasera y el doble embrague y os contábamos por qué, aún habiendo sido concebido inicialmente como un tracción trasera, el BMW M5 tuvo que pasarse a la tracción total. El próximo movimiento no sería menos llamativo, aunque a juzgar por la evolución de la industria, nada sorprendente, los BMW más deportivos, los BMW M, acabarán siendo híbridos.

El propio Dirk Hacker, vicepresidente de BMW M, confirmaba la noticia a la revista británica Autocar. Que los BMW M se transformen en híbridos es un paso “inevitable”. Lo cual necesariamente ha de generarnos muchas dudas, tantas como reconoce tener el propio Dirk, y han de resolver los ingenieros de la marca.

¿Cómo pueden los deportivos de BMW apostar por la hibridación sin perder su magia, o resolver inconvenientes como el peso extra que conllevan estas mecánicas, y los sistemas de baterías?

Dirk reconocería que “ya están trabajando en mecánicas híbridas” y que “no pueden evitar la necesidad de electrificación”. Entendiendo que avanzar hacia el lanzamiento de deportivos híbridos implica, necesariamente, crear coches más pesados, esperan que el incremento de potencia, y la mejora del desarrollo de sus prestaciones, supla ese handicap. La marca también confía en que resolver estas incógnitas, y crear híbridos verdaderamente deportivos, será más sencillo con la llegada en la próxima década de las nuevas tecnologías de sistemas eléctricos y baterías en las que ya están trabajando.

En lo que sí parece insistir BMW es en la longevidad del motor de combustión interna. BMW seguirá vendiendo deportivos con motor de combustión interna mientras se lo permita la ley, justificándolo por una clientela purista, y el éxito de los productos que mejor preservan el legado deportivo de la marca.

Productos como el BMW M2 que, a nuestro juicio, probablemente sea el mejor heredero de los M3 de antaño, con un motor potente, menos peso, un tamaño compacto, y todas las claves para ser el coche más divertido que encontraremos en la gama BMW actual.

El futuro de los BMW M es necesariamente híbrido

Al respecto de la pureza del BMW M2, y del tipo de clientes que lo adquieren, basta daros algunos datos. En mercados acostumbrados a vender eminentemente cambios automáticos como Estados Unidos y Canadá se venden más BMW M2 con cambio manual. En España el porcentaje de BMW M2 manuales vendidos es inferior, un 22,3%, pero sigue estando muy por encima del 4,3% de cambios manuales que se venden en BMW M4 Coupé.

Más imágenes del nuevo BMW M5:

Lee a continuación: Es un día triste: Subaru anuncia el fin definitivo del WRX STI en Europa

  • Fabián Montiel

    En un futuro no muy lejano el M3 E92 será muy revalorizado y cotizado, el último de su especie: tracción trasera, motor grande y N/A, caja manual además de ser el último M3 coupe.