CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Híbridos

10 MIN

Ni diésel, ni gasolina, ni eléctrico, el único motor que debes elegir para hacer la compra más inteligente

David Villarreal | @davidvillarreal | 17 Nov 2022
Toyota Corolla 2023 Touring Sport 20
Toyota Corolla 2023 Touring Sport 20

Hubo un tiempo en que la primera decisión que teníamos que tomar a la hora de comprar un coche pasaba por escoger si lo queríamos gasolina, o diésel. Y la mayoría de los españoles optábamos por lo segundo. Hoy en día la cantidad de decisiones que hemos de tomar los conductores antes de comprar un coche nuevo ha aumentado significativamente, así como las dudas y los dilemas que debemos afrontar. ¿Qué sucederá con las restricciones al tráfico y las Zonas de Bajas Emisiones? ¿Y el precio de los combustibles? ¿Debo dar el salto al coche eléctrico?

Por si no fuera poco, los coches nuevos - y de segunda mano - son cada vez más caros. Y mucho más caros si optamos por tecnologías que aún siguen siendo inaccesibles para la mayoría de los conductores, ya sea por su precio, o por la disponibilidad de un garaje y un punto de recarga para conectar el vehículo, como sucede con híbridos enchufables y eléctricos.

Llegados a este punto, y tal y como os detallaremos en este artículo, desgranando las diferentes opciones, la verdadera compra inteligente en estos momentos y la que probablemente se adecúe a las necesidades, requisitos y presupuestos de la gran mayoría de los compradores, es el coche híbrido.

Diésel, no gracias

De ser la opción escogida por la mayoría de los compradores, el diésel ha pasado a ser la opción menos popular. Los españoles prefieren un coche gasolina a un diésel. También se están vendiendo más coches con diferentes tecnologías de electrificación que diésel. Por otro lado, cada vez son menos los coches que pueden adquirirse con motores diésel, una opción que ya ha desaparecido de muchas gamas de producto.

El diésel hoy en día solo tiene sentido para recorrer muchos, muchísimos kilómetros por carretera, en el orden de varias decenas de miles de kilómetros. E incluso en ese caso recomendaríamos un diésel micro-híbrido y, sobre todo, un híbrido de gasolina, que hoy en día ya son capaces de ofrecer consumos muy parecidos, o levemente superiores, a los de sus alternativas diésel.

Si tuviera que dar algunas razones para no escoger un diésel y descartarlo a la hora de comprar un coche nuevo apuntaría principalmente a dos:

  1. El diésel se enfrenta a una escasez que, según todos los analistas, hará que los precios del gasóleo se incrementen en los próximos meses y los próximos años. Se espera que el precio del gasóleo siga incrementándose, superando con creces los 2€/litro que ha alcanzado en muchas estaciones de servicio en los últimos meses. Una subida suficiente como para neutralizar la ventaja del menor consumo del diésel, frente a la gasolina, que hacía que muchos escogiésemos esta opción a la hora de comprar un automóvil. A tenor de estas previsiones, personalmente yo no me arriesgaría a comprar un coche diésel en estos momentos.
  2. La necesidad de reducir las emisiones de los diésel ha llevado a los fabricantes a incorporar toda una suerte de sistemas anticontaminación que son costosos, propensos a fallos y averías cuya reparación en muchos casos suele ser bastante cara y dispositivos que requieren de un mantenimiento extra. Los diésel hoy en día no son la mejor opción si queremos gozar de cierta tranquilidad y tener una mínima garantía de que nuestro coche es fiable y no va a sufrir problemas, ni averías.
Los diésel han dejado de ser la mejor opción, también para recorrer muchos kilómetros al año

Coches eléctricos, sí, pero no para todos

Si no dispones de un garaje privado o comunitario en el que instalar un punto de recarga el eléctrico no es tu coche. Si necesitas viajar con cierta frecuencia y en recorridos de larga distancia, con tranquilidad, y sin tener que planificar las paradas para recargar, el eléctrico no es tu coche. Si tu presupuesto es ajustado, directamente no vas a poder permitirte comprar un coche eléctrico.

El coche eléctrico ofrece muchas ventajas y puede ser la mejor opción, siempre y cuando tu situación y tus necesidades estén fuera de las tres barreras de acceso al coche eléctrico que hemos mencionado anteriormente. No me cansaré de decirlo. Si te encaja, y puedes permitírtelo, el coche eléctrico es una de las mejores opciones en estos momentos.

Pero incluso teniendo en cuenta que eres de los afortunados que puede comprarse un coche eléctrico, podría darte dos razones que me parecen suficientemente válidas como para plantearnos, como mínimo, si es un buen momento para comprar un coche eléctrico o merece la pena esperar unos años:

  1. No esperamos que en los próximos años se produzcan milagros, pero sí que se produzcan muchas mejoras en la tecnología de las baterías empleados por los coches eléctricos que sin duda harán que los automóviles que lleguen al mercado dentro de unos años sean significativamente mejores a los coches eléctricos que hoy podemos comprar. Y, sobre todo, esperamos que la disponibilidad y variedad de coches eléctricos sea muy superior en unos años para encontrar la opción que mejor se adapta a tus necesidades.
  2. De nuevo, no esperemos milagros. Pero sí sabemos que la tecnología eléctrica ha de abaratarse y, sobre todo, el aumento de precios en los coches con motor de combustión interna hará que la diferencia de precios sea cada vez menor. Pero sobre todo esperamos que en los próximos años lleguen toda una serie de modelos, sobre todo coches eléctricos fabricados en China, que ofrecerán un nivel tecnológico alto, un estándar de calidad aceptable o incluso alto, al nivel de las mejores marcas europeas y precios mucho más bajos que los actuales. El mejor ejemplo lo tenemos en un producto que ya está disponible en los concesionarios, te puedes comprar un MG 4 eléctrico por 19.280€, mucho más barato que un coche de su tamaño y motor de gasolina como el SEAT León que parte de los 22.990€.
Los eléctricos son una buena opción, si encajan en tu situación particular y tu presupuesto, pero serán una opción mucho mejor en unos años

Híbridos enchufables y lo mejor, y lo peor, de un eléctrico

Los híbridos enchufables se antojan como una opción muy interesante, sin duda, porque te permitirán desplazarte en modo eléctrico en prácticamente todos los trayectos que hagas durante la semana y, si lo necesitas, realizar viajes largos sin problemas el fin de semana. Pero volvamos al punto anterior y a dos de las tres barreras de acceso al coche eléctrico que mencionábamos. Los híbridos enchufables también requieren disponer de un garaje e instalar un punto de recarga y también son caros y no aptos para presupuestos ajustados.

Como os decíamos, los híbridos enchufables gozan de lo mejor, pero también lo peor de un eléctrico. Cuando se agota la batería, estaremos conduciendo un coche de combustión interna caro y pesado, con unos consumos que generalmente - y salvo honrosas excepciones - suelen ser altos.

Y por último, y pensando en la realidad puramente práctica, me gustaría añadir dos cuestiones para reflexionar antes de comprar un híbrido enchufable:

  1. Para aprovechar, de verdad, un coche híbrido enchufable, deberías recargar las baterías prácticamente a diario (tantas veces como uses el coche) y asegurarte de que siempre están llenas para circular en modo eléctrico. Eso implica conectar tu coche al punto de recarga cada vez que aparques el coche en el garaje. Si dispones de punto de recarga en el trabajo, hacer lo propio antes de iniciar tu jornada laboral. Depender continuamente de un enchufe para exprimir al máximo la limitada autonomía que ofrecen estos coches.
  2. Si no vas a aprovechar al máximo la autonomía eléctrica de tu híbrido enchufable, es decir, conectarlo a un punto de recarga cada vez que lo uses, mejor comprar un híbrido que no sea enchufable.

Gasolina sí, pero mucho mejor si es híbrido

La gasolina sigue siendo una opción adecuada, sobre todo en coches pequeños. Pero hoy en día se nos están acabando los argumentos para recomendar cualquier otra cosa que no sea un coche que disponga de un motor de gasolina apoyado por un motor eléctrico, salvo que nuestro presupuesto sea tremendamente ajustado y las únicas opciones que encajen en él sean la de los coches más baratos del mercado, en sus versiones más básicas.

Hoy en día hay cada vez más coches que disponen de mecánicas micro-híbridas que, por un poco más, nos van a ofrecer un consumo moderado y la tan preciada etiqueta ECO que siempre es una garantía de futuro. Pero, sobre todo, cada vez existen más híbridos completos en el mercado - y no solo los que nos ofrece la extensa gama híbrida de Toyota - que ya no son tan caros respecto a sus alternativas diésel y gasolina y que nos ofrecen más ventajas que poder acceder a las Zonas de Bajas Emisiones durante algunos años, hasta que estas se limiten aún más y restrinjan el acceso únicamente a los coches eléctricos.

Y es aquí donde me gustaría añadir algunas de las ventajas que ofrecen la mayoría de los coches híbridos y que no siempre se tienen en cuenta:

  1. Son "automáticos". Los coches híbridos son excelentes para la ciudad, por su consumo, pero también porque suelen emplear sistemas de transmisión automáticos (y continuamente variables), que harán que dejemos de utilizar una palanca de cambios manual. Si observamos el precio de estos híbridos y el de sus alternativas diésel o gasolina automáticas comprobaremos que es prácticamente el mismo, o incluso que el híbrido es más barato que su homólogo diésel automático.
  2. Son garantía de poco (y económico) mantenimiento, durabilidad y pocas averías. Los híbridos suelen emplear, en su mayoría, mecánicas de combustión muy sencillas, sin turbos, sin complejos sistemas anticontaminación, que nos ahorrarán problemas y averías.
  3. No me gusta pensar en lo que podré ganar (o perder) con él cuando lo venda, al comprar un coche. Pero con la escalada de precios que está experimentando el mercado en los últimos meses - que por desgracia no se va a detener - todo apunta a que los híbridos mantendrán su valor mucho mejor que otros coches diésel y gasolina, o incluso eléctricos, y será relativamente sencillo venderlos en el mercado de ocasión. Esto me parece un argumento especialmente interesante para aquellos que valoran la compra de un híbrido como coche de transición, y esperan sustituirlo por un eléctrico dentro de unos años.

Algunos ejemplos de precios de coches híbridos y sus alternativas

Sin más, y como conclusión, haré mías las palabras de mi compañero David García Artés que nos contaba estos días en un vídeo de TikTok de apenas 2 minutos por qué la única compra inteligente hoy en día es el coche híbrido. El coche universal a día de hoy, salvo casos de uso extremos o muy particulares, es el coche híbrido de gasolina no enchufable, que es el equivalente al coche que hasta hace unos años hubiéramos comprado con un motor diésel.