comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
SUV

8 MIN

Opel Crossland X, mini prueba: así es y se comporta el Juke de Opel

opel-crossland-x-mini-prueba-foto-exterior-3-mdm

Al leer de nuevo el título que he escrito he pensado que muy simplón pero a la vez explicativo. Recientemente he probado el Opel Crossland X que no es más que un pequeño SUV, del estilo de Nissan Juke, Renault Captur y compañía, estrenado por Opel hace nada y que está a puntito de llegar al mercado en septiembre.

La vida y obra del Opel Crossland X está totalmente ligada a la relación entre PSA y Opel porque comparte con el Peugeot 3008 multitud de aspectos, desde la plataforma hasta los motores. A priori esto significa que el Crossland X debería compartir las buenas cualidades que hemos visto en el 3008 y así es en gran medida pero hay sutiles diferencias. Acompañadme en esta pequeña prueba para descubrirlas.

17
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Opel Crossland X por fuera y por dentro, ¿mini monovolumen o mini SUV?

Teniendo en cuenta que sustituye al Meriva, la duda está servida. En la realidad es una cuestión más de percepción y de medidas internas, porque la intención de Opel es la de crear un híbrido entre monovolumen y SUV-B cogiendo lo mejor de cada lado. Mientras mantiene esa línea de techo alto alargada hasta la zaga, es alto, tiene una altura libre al suelo ciertamente elevada y unas protecciones que le dan esa imagen de SUV.

Ese aspecto de todocamino, que se queda en aspecto, se ve acompañado por características especialmente modernas y desenfadadas como los faros LED, el techo solar hasta los asientos traseros o la posibilidad de tener una carrocería bitonal. Básicamente Opel piensa en un perfil de familia joven para este coche y así lo ha enfocado en todo los aspectos.

Por dentro Opel también se ha encargado de darle una transformación hacia la sencillez, lejos de elementos muy complejos o de volverse loca con muchos botones como en el pasado. La tónica general en el interior es de mayor sencillez y de hacer las cosas más prácticas, simple y llanamente, con muchos huecos para llevar cosas y mandos únicos para varias acciones.

Mezcla bien características de monovolumen y de SUV pequeño

Es cómodo, es un coche muy cómodo por los asientos y la postura de conducción. De hecho da la sensación de que vas bastante bajo a pesar de que no es así en realidad. Para el conductor todo es fácil y realmente a muchos les puede parecer que el puesto de conducción, en lo tocante a volante, mandos tras el volante, etc es incluso simplón pero no es necesario mucho más.

En cuanto a calidades lo cierto es que Opel ha buscado el equilibrio, hay de todo pero abunda más lo bueno que lo malo. No te esperes texturas aterciopeladas en el salpicadero ni plásticos blanditos en las puertas pero seguimos hablando de un coche orientado a un público medio.

Sus 410 litros de maletero está muy bien, no hace falta que sea el líder

Una pincelada del maletero: es razonable, ni más grande ni más pequeño de lo que se espera viendo el coche desde fuera, y el portón es un ejemplo práctico de lo que cabría esperar en un pequeño SUV. Ni más ni menos.

A por la tecnología, la básica de toda la vida y un poco más

De todo lo que puede traer el Crossland X en cuanto a tecnología poco hemos podido probar en una prueba tan cortita, realmente lo que más he probado son dos elementos:

- Head Up display: funciona estupendamente, te aporta la información extra que necesitas (velocidad, ruta del navegador, etc) sin apartar la vista de la carretera. No tiene absolutamente nada de diferente a cualquier otro sistema.

- Alerta por cambio involuntario de carril: es muy incómoda, es un pitido que desde luego te llama la atención por l que no estás haciendo bien. La tendencia natural es desactivarlo (mediante un botón al lado de la palanca de cambios).

- Apple CarPlay: conectado por usb un iPad o un Iphone puedes controlar la música, la agenda y un par de apps más a través de la pantalla táctil del salpicadero. Es muy muy cómodo en cualquier circunstancia y, por fortuna, se está volviendo un estándar junto a Android Auto.

Obviamente esto no es lo único que incorpora el Opel Crossland X en cuanto a tecnología, por hacer un resumen: alerta de colisión frontal con detección de peatones, frenada automática de emergencia, faros LED con luz de curva, sistema OnStar (conectividad WIFI por 4G, llamada de socorro automática en caso de accidente, sistema de reserva de hoteles y aparcamiento, etc).

El Opel Crossland X en carretera: dos sabores de motor y un poco de baile

De momento sólo he podido probar el motor de gasolina de 130 CV y es un motor correcto, muy bien en la parte sonora y desde luego con la potencia suficiente para moverse con soltura. Me ha gustado que es bastante constante en su entrega de potencia gracias al turbo y se aprovecha bastante bien en las reducciones sin tener que cambiar de marcha.

Motor 1.2 Turbo gasolina de 130 CV o 1.6 diésel de 120 CV, cambio manual o automático y tracción delantera. No hay más por el momento pero no existirá la opción 4x4 en el futuro.

No pienso hablar de consumos porque realmente no aportaría mucha información pero sí quiero hablar de la caja de cambios automática de seis marchas con la que probé este motor de gasolina. Me sorprendió para bien su agilidad moviéndose entre marchas a pesar de que es una caja de cambios por convertidor de par (y no de doble embrague).

Dinámicamente puedo decir que es un coche muy cómodo para ciudad, es muy "ratonero" y con su corto radio de giro puedes maniobrar a las mil maravillas. Esa es la parte buena que se aprecia más en el entorno urbano, yéndose al lado opuesto está la circulación en autovía que es muy correcta. El coche está bastante aislado del ruido y se mueve bastante bien.

Sin embargo en carretera no me ha gustado mucho, en curvas pronunciadas se echa en falta una suspensión un poco más rígida que limite el balanceo lateral. No es que sea grave pero se nota incluso cuando te encuentras sentado como acompañante y en las plazas traseras puede resultar algo incómoda. Intuyo que en la búsqueda de un confort muy de monovolumen le ha faltado un punto más de dureza.

¿Para quién es el Opel Crossland X en versión rápida?

Es una buena opción de coche, por supuesto que sí. Para una familia que no necesite muchísimo espacio para llevar cosas (ni muchas maletas ni carritos de bebé), que le guste el aspecto de SUV y que también quiera moverse cómodamente por el ámbito urbano. Así de complicado o de sencillo.

Nissan Juke, Renault Captur, Seat Arona y un Opel Crossland X. Al menos uno lo tiene complicado por el nombre ;)

No puedo decir si está mejor que el Seat Arona, la nueva estrella del sector, porque todavía no lo hemos catado. Sí puedo decir que me ha gustado más en términos generales el Nissan Juke, a nivel global, y que como coche el Peugeot 3008 es una opción más interesante por muchas razones: más coche, mejor dinámica y tecnológicamente bastante similar.

A su llegada al mercado estará disponible únicamente con los dos motores comentados (diésel de 120 CV o gasolina de 130 CV) y por un precio de partida de 18.042 € (ver todos los precios del Opel Crossland X).

Pronto probaremos este coche a fondo y os daremos más impresiones.

En Diariomotor: Opel Crossland X a fondo | Prueba del Peugeot 3008