Peugeot 2008 a prueba: conociendo la comarca de La Vera con un tres cilindros de 110 caballos

 |  @HerraizM  | 

Peugeot se adentró hace ya tres años en la ferviente categoría de los SUV del segmento B, una categoría comandada por el Nissan Juke y a la que en los últimos años se le han sumado otras tantas alternativas que rápidamente se han hecho un importante hueco en el mercado, como el Renault Captur, el Jeep Renegade o nuestro protagonista, un Peugeot 2008 2016 con el que nos hemos lanzado a la aventura, recorriendo los pueblos de La Vera, en Cáceres, para descubrir las capacidades ruteras de este crossover de comedido tamaño, dispuesto a demostrarnos que tras sus contenidas cotas se encuentra un buen compañero de viaje, capaz incluso de atreverse con algún que otro camino carente de asfalto. Ponte el cinturón y acompáñanos en nuestro cara a cara, en nuestra prueba, con el Peugeot 2008.

El Peugeot 2008 recibió un lavado de cara en 2016

En 2016 Peugeot ha introducido un lavado de cara en el que se añadieron pequeños matices estéticos, mejoras en su conectividad y asistentes a la conducción como el sistema de aparcamiento autónomo o el sistema de frenado automático en ciudad.

Si Peugeot lanzó hace 3 años ya este modelo… ¿qué hacemos yéndonos ahora de roadtrip con él? Sí, el Peugeot 2008 es ya un modelo bien conocido en nuestras calles, pero recientemente Peugeot nos presentó un lavado de cara en el que el B-SUV de la marca del león recibía cambios estéticos y de equipamiento al tiempo que sus mecánicas se adaptaban a la normativa Euro6.

Unas nuevas ópticas y una nueva parrilla conformaban el grueso de los cambios estéticos al tiempo que en su interior se incorporaba la función Mirror Screen a su sistema multimedia, capaz de replicar la pantalla de nuestro smartphone, android o iOs, en el sistema de infoentretenimiento del coche, con las consiguientes ventajas de cara a reproducir, por ejemplo, nuestra música, usar el navegador GPS del móvil o disponer de nuestros mensajes y la agenda de contactos.

Adiós al Peugeot 308 GTI: de Biarritz a Cáceres, pasando por una despedida, la del 308 GTI

Prácticamente sin haber parado, sin haber descansado, enlazando las horas en la carretera con las horas en el teclado, pongo rumbo a las instalaciones de Peugeot España en Madrid para cambiar el Peugeot 308 GTI que tan grata compañía nos hizo en nuestro viaje a Biarritz por un Peugeot 2008.

Reconozco que dejo apenado el 308 GTI. Este trabajo, para los que apreciamos los coches bien hechos, es un cúmulo de tristes despedidas. Su dinámica, sus buenos acabados… leñe incluso me había empezado a encariñar con su sobria estampa. Pero bueno, eso es algo de lo que ya os hablé en el artículo “Peugeot 308 GTI a prueba: roadtrip a Biarritz con el “anti Cupra” de Peugeot”, ahora empieza una nueva aventura.

Un 2008 con el acabado GT Line enfila la calle. Este acabado, el techo de la gama, era una de las novedades tras el lavado de cara pero no, no es mi Peugeot 2008. Segundos después, tras haberme percatado que ese 2008 no era para mí, aparece la unidad que nos va a acompañar durante los próximos 7 días. Blanco, con el acabado Allure…

“Te llevas el gasolina de 110 caballos”.

Un 3 cilindros acompaña a este blanco 2008, un propulsor de 1.2 litros, turbo y bautizado como PureTech que cuenta con una potencia de 110 caballos a 6.250 rpm y un par de 205 Nm a 1.750 rpm. Promete un consumo medio homologado de 4.4 l/100 km, unas emisiones de CO2 de 103 g/km, una velocidad máxima de 191 km/h y una aceleración en el 0 a 100 km7h de 9,9 segundos.

Cambiamos las llaves, pongo rumbo a casa acomodado ahora en los asientos del 2008… qué lejos parecen ya los “buckets” del 308 GTI…

Familiarizándome con el Peugeot 2008

Desde las alturas de mi nuevo asiento, abordo el madrileño tráfico de este otoño que por fin comienza a ser otoño de verdad, con sus consiguientes atascos. Las cotas del Peugeot 2008 lo convierten en ágil entre el tráfico, me siento cómodo en esta jungla con su posición de conducción, aferrado a ese pequeño volante tan polémico tras el que asoma una instrumentación bien acomodada por unas luces LED azuladas.

En su momento, tiempo atrás, me gustó bastante la disposición del interior del Peugeot 208 y por ahora las primeras impresiones con su “primo” SUV son parejas. Acabados ligeramente por encima de lo que esperas en un segmento B, un sistema multimedia que se siente peor que el empleado por el 308 pero que no defrauda y…. ¿qué es eso que tengo en el techo?

Al adentrarme en un parking descubro que sobre mi cabeza hay una serie de luces LED que dibujan unas líneas en el techo. Maniobro rápidamente, aparco por unos minutos y vuelvo a sentir a este Peugeot 2008 cómodo en la ciudad, cómodo por su tamaño, sin olvidarse de que es un segmento B.

Con esta idea, con su categoría bien presente en mi cabeza, sin exigirle lo innecesario dada su condición, me topo con un confortable habitáculo que, correctamente bien aislado, obviamente no a las alturas del recién despedido 308, nos acoge confortablemente, en esta soleada mañana madrileña.

Bajo el capó de nuestro 2008 hay un motor de 3 cilindros y 1.2 litros de cubicaje que desarrolla 110 caballos.

El soplido del turbo del tres cilindros se siente en cada acometida, con una buena entrega de potencia que se siente bastante líneal y con una respuesta buena desde los primeros compases, acompañado todo por un cambio de 5 velocidades, manual, que resulta bien escalonado, aunque reconozco que, en autopista, más de una vez fui a engranar sexta… con la consiguiente sorpresa.

Eso sí, el consumo que empieza a asomar en el ordenador de a bordo dista bastante de los menos de 5 litros anunciados… voy por 7 l/100 km… y a cada resoplido del turbo siento que no vamos a acercarnos a esos pocos litros homologados. Cosa de los tres cilindros sobrealimentados y las normativas de homologación.

Sí, el motor responde bien, trabaja con soltura. Recuerdo con un mejor desempeño el 1.6 HDI de 116 caballos, es lógico, pero la conducción resulta grata al lado de este propulsor y de un chasis, que, de nuevo y nos estamos malacostumbrando, ejecuta con carisma cada viraje. Todos los Peugeot que he toqueteado en los últimos meses cuentan con un muy buen chasis y este 2008 no es diferente.

Desde bien abajo, cuando aún queda algún que otro escalón, para las 2.000 rpm, el tres cilindros me da una buena entrega, un buen par, aunque las recuperaciones en quinta podrían tener un poco más de energía, de empuje.

Silencioso, más para ser un tres cilindros, con un suave trabajar y un buen tacto desde sus mandos, desde sus pedales, desde el pomo del cambio… me topo, al abordar virajes más marcados, con un paso por curva que, pese a no ser tan bueno como el del Peugeot 208 (que es bastante elogiable), cumple con creces. Las suspensiones trabajan bien, no hay apenas balanceos y sus frenos cumplen a la perfección, como su dirección, que tiene el peso y la relación con el eje delantero que esperas en un coche de este segmento.

La vuelta a casa se ha alargado más de lo que esperaba. Alguna foto para las redes sociales (recordad que ahora podéis seguir a Diariomotor en Instagram), el camino largo para ir familiarizándome con el 2008…

Hoy nos llevamos la producción a Cáceres, a la comarca de La Vera

Hoy el camino y la sesión de fotos no nos lleva a cruzar la frontera hasta Francia (ver prueba del Peugeot 308 GTI en Biarritz), tampoco hasta Portugal (ver prueba del Audi R8 LMX en Lisboa) ni a recorrer miles de kilómetros para desfilar por alguna desembocadura (échale un vistazo a nuestra prueba del Subaru WRX STI y el SEAT León Cupra en el Delta del Ebro) o algún desierto del sur (ver prueba del BMW M4 Cabrio en el desierto de Almeria). Hoy ponemos rumbo a Cáceres, a la comarca de La Vera, sólo nos separan un par de cientos de kilómetros.

11 de la mañana. Los poco más de 200 km que separan nuestras casas de las localizaciones de esta sesión nos permiten retrasar un poco la hora de partida. El cielo amenazante nos hace ponernos en lo peor, una sesión, una jornada de fotos y vídeo, pasada por agua, poniéndolo aún más difícil. Un presagio que parece cumplirse cuando a pocos kilómetros de dejar Madrid atrás comienza el diluvio…

El 2008 no tiene ninguna versión 4X4 pero cuenta con el sistema Grip Control que mejora la respuesta del ESP frente a situaciones de baja adherencia.

Sólo cierto ruido de rodadura rompe el silencio del interior del Peugeot 2008. Peugeot vive actualmente una hornada de productos realmente buenos, hechos con mimo, bien resueltos, acompañados por buenas mecánicas y buenas puesta a punto…

Sólido sobre la carretera, con un buen grado de estabilidad
, un buen rodar, devoramos enseguida las dos horas escasas que nos separaban de la primera localización. Pastos, plantaciones de tabaco, el horizonte definido por la sierra de Gredos y un sol que se hace hueco entre la lluvia, caldeando el húmedo ambiente, nos reciben. Juanma desenfunda la cámara. Un plano de vídeo, una foto…

El maletero, de 360 litros, acoge bien todas las bolsas con el material de la sesión y reconozco que estéticamente me gusta entre el resto de opciones del segmento, aunque mi favorito, en lo que a diseño, dentro del segmento B, se refiere, es el Mazda CX-3. Para gustos colores… o teniendo en cuenta el amplio abanico de alternativas que tenemos actualmente… “Para gustos, SUVs del segmento B”.

¿Qué nos ofrece el Peugeot 2008 frente al Mazda CX-3? Ya he expresado en más de una ocasión mi afinidad al Mazda CX-3. Una afinidad que llega por su excelente dinámica (de nuevo teniendo en cuenta el segmento), sus buenos acabados, su diseño exterior e interior… pero claro, frente al japonés el Peugeot 2008 nos ofrece un matiz bastante a tener en cuenta: su habitabilidad.

El Peugeot 2008 cuenta con una dinámica más que correcta y un diseño agradable, menos arriesgado. Además sus acabados interiores también están bien trabajados. No llega al nivel dinámico del CX-3, tampoco nos ofrece un diseño tan llamativo… pero a cambio ganamos un habitáculo más amplio, más espacioso… y estoy seguro que sólo por este argumento convencerá a muchos frente al bueno del Mazda CX-3.

Picamos algo rápido y una carretera semiabandonada se convierte en el nuevo escenario de las fotos y el vídeo antes de saltar fuera del asfalto y comprobar que ocurre con el sistema “Grip Control”.

No, Peugeot no ofrece una alternativa con tracción total en la gama del Peugeot 2008. No creo tampoco que la necesite. En su lugar tenemos un binomio que cumplirá en la práctica totalidad de casos de conducción offroad a los que se debería ver obligado un coche así: unos neumáticos M&S y un sistema que, bautizado como Grip Control, se encarga de gestionar la tracción del eje delantero adaptando el sistema ESP a las diferentes superficies por las que circulamos.

De este modo nos encontramos con un modo normal, un modo nieve, un modo barro, un modo arena y un modo que desconecta el ESP. Todo a golpe de ruleta.

¿Es este sistema realmente efectivo? Habría que comprobarlo sin los neumáticos Mud & Snow que monta para poder comprobarlo realmente, pero con ellos sí es cierto que es capaz de solventar un buen camino embarrado por las recientes lluvias… ¿lo podríamos hacer con un coche… “normal”? Seguramente también, pero no con la misma soltura que el 2008, preocupándonos aún más de no arañar ninguna parte de la carrocería o de no rozar los bajos, además de alguna que otra pérdida de tracción adicional.

¿Por qué comprar un Peugeot 2008? Equilibrio, buena dinámica, buenos acabados, precio competitivo…

Nuestro ascenso por las faldas de la Sierra de Gredos prosigue, ahora ya luchando a contrarreloj con la pérdida de luz, con una puesta de sol cada vez más presente. El camino, una pequeña carretera de montaña, nos lleva a un pinar rodeado por un espectacular manto de helechos. La luz se cuela entre los árboles dando pie a un maravilloso centelleo de luces.

Una foto rápida, un par de pasadas para dar forma a los últimos segundos del vídeo…

Hacemos cima en una montaña “cercana” a Jarandilla de Vera. El azul del cielo se ha tornado ya en naranja, insinuándose ya un suave morado sobre las cumbres cercanas. La última toma del vídeo ya se ha quedado solventada y ahora toca darle forma a un par de fotos más antes de emprender el camino de vuelta mientras el frío de la noche empieza a ganar protagonismo.

Mientras Juanma despliega el trípode y busca el mejor ángulo para la foto yo le doy vueltas a…

¿Por qué comprar un Peugeot 2008?

Sin duda alguna el Peugeot 2008 me parece una gran opción para aquellos que estén buscando un SUV del segmento B, para aquellos que quieran un coche de tamaño comedido y les atraiga la estética crossover.

Ofrece un precio realmente competitivo y un conjunto bastante equilibrado. Sobre lo primero, sobre su precio, hay que mencionar que nuestra unidad, con el acabado Allure y el motor 1.2 PureTech de 110 caballos, tiene un precio de partida de 19.800 euros que lo sitúan ligeramente por encima de un Nissan Juke con el motor Dig-T de 115 caballos y un nivel de equipamiento más que correcto, realmente próximo a un Renault Captur con el acabado Zen y el motor TCe de 120 caballos y ligeramente por debajo del Mazda CX-3 con el acabado de acceso y el motor gasolina de 120 caballos.

Para mí el Mazda CX-3 sigue siendo el mejor SUV del segmento B, por su dinámica, por sus acabados, por su diseño, por sus motorizaciones… pero claro, el Peugeot 2008 nos ofrece algo bastante relevante para muchos: su espacio interior. Yo no preciso de tal necesidad, de ahí mi afirmación sobre el CX-3 (que ojo, tampoco va tan mal servido de espacio interior), pero entiendo que para muchos que si lo valoran, que buscan un coche con una vocación más práctica, el Peugeot 2008 se haga con la victoria.

El agotamiento de la sesión hace que el silencio inunde el habitáculo. Ni la radio. Sumamos los últimos kilómetros al millar de kilómetros que se ha llevado en siete días este francés…

Echo en falta una sexta marcha, quizá un consumo ligeramente inferior, pero me ha gustado su dinámica, la capacidad de su habitáculo y la terminación de sus superficies interior. Ha sido un buen compañero de viaje, se ha desenvuelto realmente bien entre el tráfico de Madrid… ha llegado la hora de la despedida.

Fotografías por Juanma G. Cámara.

Lee a continuación: El Peugeot 2008 GT Line by Carlos Sainz ya está aquí, limitado a 150 unidades, ¿pero cuál es su precio?

Solicita tu oferta desde 14.190 €
  • Bensgef

    Esos motores tan apretado son bombas mortales que contaminan mucho mas que los motores normales. Estan matando a miles de personas cada año con su enorme cantidad de gases NOx que emiten. Gracias por promocionarlos, “la pela es la pela”, (la del patrocinador en este caso), como dirian vuestros hermanos los catalanes.

  • Luis

    Lo veo caro, como casi todos los suvs del segmento B. Frente a un Captur andando practicamente igual y consumiento mas o menos lo mismo, el renault te ofrece cambio doble embrague. Pero…. lo mas importante, hay un Kia Niro de acceso a la gama por este mismo precio que anda muy bien, consume poco, pero de verdad, es mas amplio en todo y también con cambio de doble embrague. No hay duda, con estos precios me iría al Kia Niro sin pensarlo.