comscore
MENÚ
Diariomotor
Volvo

12 MIN

Probamos el nuevo Volvo XC60 en Asturias: ha nacido un rival formidable para Audi Q5 y BMW X3

Portada-Volvo

Hace apenas unos días, me desplacé a la localidad asturiana de Llanes, con el propósito de probar el nuevo Volvo XC60. Es nuestra primera toma de contacto con la segunda generación del todocamino premium de Volvo. Para la marca sueca es su producto más importante: se han vendido un millón de unidades de su primera generación, supone el 30% de sus ventas globales y es el SUV más vendido en su segmento, donde pugna con rivales tan establecidos como el Audi Q5 o el Mercedes GLC. Su segunda generación debe revalidar el éxito de su predecesor, y es lo que hemos venido a comprobar al Paraíso Natural.

Conociendo en Asturias al nuevo Volvo XC60

La marca me cita en el aeropuerto de Asturias, y pronto elijo una montura para la ruta. Es un Volvo XC60 con motor T6: un cuatro cilindros de 2,0 litros, sobrealimentado tanto por compresor como por turbo, capaz de desarrollar 320 CV de potencia. Al igual que el resto de la gama, sólo se puede asociar a un cambio automático de convertidor de par y ocho relaciones, un fantástico ZF de funcionamiento rápido y muy fluido. Pero antes de ponernos en marcha, y contaros mis impresiones, quiero hablaros un poco más del diseño del coche, y del camino que ha llevado a Volvo a rediseñar el Volvo XC60 en profundidad.

El Volvo XC60 comparte plataforma SPA con la serie 90 de Volvo. Una plataforma modular preparada para la electrificación completa.

46
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Todo comenzó con la compra de Volvo por parte del fabricante chino Geely. Invirtieron miles de millones en la marca sueca, que pudo saldar sus deudas y comenzar el desarrollo tanto de una nueva familia de motores - tanto diésel como gasolina, llamados Drive E - como de una plataforma modular. La plataforma modular SPA fue estrenada por el Volvo XC90 en 2015, a quien siguió el lanzamiento de los Volvo S90 y Volvo V90 en 2016. Es la misma plataforma sobre la que se construye el nuevo Volvo XC60. Volvo también ha desarrollado una plataforma modular compacta, la CMA, que se estrenará el año que viene en los Volvo XC40.

Por tanto, el nuevo Volvo XC60 comparte plataforma con los últimos lanzamientos de la marca, en los que también se inspira de forma estética. Sin embargo, en vez de hacer el mismo coche a diferentes tamaños - fabricantes como Mercedes pecan últimamente de esta vagancia estilística - Volvo ha optado por conferir personalidad propia a su todocamino mediano. Aunque el frontal retiene la calandra y las clásicas ópticas "tipo martillo de Tor" de los nuevos Volvo, el perfil lateral es similar al del modelo saliente, con unas ópticas traseras LED de curioso y moderno diseño. Si os parece bonito en fotos, en persona gana aún más.

Las llantas opcionales de los Volvo XC60 R-Design llegan a las 21 pulgadas de diámetro. Los propietarios se acordarán cuando tengan que cambiar sus neumáticos.

Lo que quiero decir es que se siente un modelo diferente al Volvo XC90, no un todocamino 40 centímetros más pequeño, cortado por el mismo patrón. Volvo trajo diversas unidades a la presentación, pero personalmente me quedo con las equipadas con el paquete deportivo R-Design. Aunque las proporciones armónicas del todocamino son muy atractivas a la vista y el toque agresivo le sienta de maravilla, pienso que sus llantas opcionales de 21 pulgadas tienen un tamaño excesivo. Las unidades Inscription montaban llantas de 19 pulgadas y sus carrocerías estaban guarnecidas con cromados de corte más clásico.

En el interior del coche Volvo nos demuestra que ha sabido trasladar el buen hacer de su serie 90 a un formato más pequeño. Es un habitáculo de diseño similar al de sus hermanos mayores, con una instrumentación digital de 12,3 pulgadas - de serie en las versiones Inscription y R-Design - y una pantalla central en formato tablet de 9 pulgadas, asociada al sistema Sensus de infotainment. Me quedo con las excelentes calidades y terminaciones, así como las inserciones en madera natural de la versión Inscription. Un diseño minimalista, escandinavo, sin estridencias y que presume de tener sólamente 9 botones en todo el salpicadero.

En los asientos se ha cuidado mucho la ergonomía. El habitáculo presenta un diseño minimalista, muy escandinavo, de trazos limpios y tranquilos. Es un excelente lugar para afrontar largos viajes.

El habitáculo está casi tan bien hecho como el de los nuevos Audi Q5 - referencia absoluta en cuanto a un habitáculo bien hecho - y sólo les penaliza el plástico duro que utilizan en la guantera y la moldura de plástico mate que recubre el túnel central. Son detalles en apariencia nimios, pero cuando el Volvo XC60 más básico arranca en más de 50.000 euros, es necesario hilar fino. En esta consola central se encuentra el botón de arranque, el selector de modos de conducción, y en el caso de los Volvo XC60 T8, un precioso pomo de cristal Orrefors para la palanca de cambios. Un detalle precioso.

Tras haber probado tanto las plazas delanteras como las traseras, puedo certificar que son amplias y cómodas en ambos casos. La principal queja se centra en la plaza central trasera, que debe lidiar con un túnel central muy prominente, y una banqueta más dura. Es además una plaza estrecha, sólo apta para viajes cortos. El maletero del Volvo XC60 cubica 505 litros - podemos cargar objetos de hasta 175 cm de largo abatiendo los asientos traseros - incluyendo el espacio disponible bajo el piso. En nuestro caso este espacio estaba parcialmente ocupado por una rueda de repuesto tipo galleta y los dos depósitos de la suspensión neumática.

Volvo incluye un trapo de microfibra de alta calidad en todo XC60. Lógico y necesario con las superficies brillantes de la consola central, un imán para el polvo y las huellas dactilares.

En las unidades que equipan la suspensión neumática opcional - el caso de las dos unidades probadas - es posible "agachar" la parte trasera del coche, reduciendo la altura de la boca de carga. También disponen de tiradores electromecánicos para abatir los asientos traseros con sólo pulsar un botón. Es hora de arrancar el motor de nuestra unidad, e ir a dar una buena vuelta por las carreteras asturianas. Giro el botón de arranque y el cuatro cilindros despierta, silencioso y bien aislado del habitáculo. Si hay una palabra que define a los motores Drive E de gasolina, es suavidad.

Al volante de los nuevos Volvo XC60

Es un motor muy suave, muy elástico, de tacto casi eléctrico. Asociado a una caja automática de ocho relaciones, es dócil hasta que hundimos el pie derecho, y sus 320 CV salen a relucir. Su sonido es peculiar, ya que la base es siempre el clásico quejido del compresor, sobre el que se superpone el claro soplido del turbo cuando exigimos más potencia a la mecánica. El par motor de este gasolina es de 400 Nm, constantes entre las 2.200 y las 5.400 rpm. En el modo de conducción más deportivo, la suspensión y la dirección se endurecen, y el sonido del escape pasa de ser un zumbido suave a un ronroneo sugerente.

El Volvo XC60 es muy silencioso, refinado y muy cómodo, gracias a su suspensión neumática opcional y sus diferentes modos de conducción.

No pasa de ronroneo sugerente para no perder la compostura. Es un coche de buen dinamismo, incluso en carreteras reviradas. Se siente relativamente ágil y al menos en curvas rápidas tiene un buen paso por curva, pero sus dos toneladas de peso - literalmente, en orden de marcha el XC60 más ligero pesa 2.081 kilos - son imposibles de esconder. El motor T6 de 320 CV homologa un consumo medio de 7,7 litros/100 km; en nuestro caso, no hemos podido bajar de los 11 litros/100 km, algo lógico dado el tipo de conducción practicada. A ritmos más tranquilos, varios compañeros lograron medias de unos 9 litros/100 km.

Siendo francos, las mecánicas más vendidas serán las D4 y D5 - que probaremos a fondo en su momento - turbodiésel de 190 CV y 235 CV, el último con tecnología Powerpulse (leer más sobre tecnología Powerpulse en este artículo). El diésel D4 homologa un consumo medio de sólo 5,1 l/100 km. Otras opciones mecánicas a tener en cuenta son los T4, un gasolina turbo de 254 CV de potencia y los T8 Twin Engine. Fue esta última mecánica híbrida enchufable la que pude probar brevemente de camino al aeropuerto de Asturias. A todos los efectos, es un Volvo XC60 T6, al que se suma una batería de 10,4 kWh de capacidad.

El Volvo XC60 T8 tiene unas prestaciones impresionantes... pero un precio muy elevado y sólo 45 km de autonomía eléctrica teórica.

Esta batería permite 45 km de autonomía 100% eléctrica según el ciclo NEDC, y alimenta un motor eléctrico de 117 CV situado en el eje trasero del vehículo. Su potencia combinada es de 407 CV - y un par máximo de 640 Nm - con los que logra un 0 a 100 km/h de sólo 5,3 segundos, una cifra impresionante para sus casi 2,4 toneladas de peso en orden de marcha. Este híbrido enchufable pierde parte de sus prestaciones cuando su batería se agota, pero a cambio, los consumos medios resultan bastante contenidos. En un trayecto de 140 kilómetros logramos un consumo medio de unos 8,5 l/100 km sin demasiado esfuerzo.

El todocamino más seguro del mercado

Volvo quiere que en 2020 nadie muera o resulte gravemente herido a bordo de uno de sus coches. Para ello, han dotado al XC60 de la mayor dotación de seguridad de serie de la historia de la marca. El conocido sistema City Safety es de serie en toda la gama, y redobla su eficacia con una nueva ayuda a la dirección. Por ejemplo, si un coche se ha saltado un ceda el paso y giramos el volante para evitar un accidente, el coche nos asistirá en el giro. También estrena un sistema de mitigación de colisiones con vehículos que ciculan por el carril contrario. ¿Cómo funciona este nuevo sistema?

City Safety funciona tanto de día como de noche. Es capaz de detectar peatones, ciclistas, vehículos y animales grandes. Funciona desde los 15 km/h hasta los 65 km/h, y puede frenar al completo el vehículo para evitar accidentes.

Si abandonamos nuestro carril por una distracción - y no tenemos el asistente de mantenimiento de carril activo - y un coche viene hacia nosotros, el coche girará para evitar el impacto, además de emitir señales acústicas. Funciona entre 60 y 140 km/h. Además del sistema City Safety, el Volvo XC60 puede equipar el sistema Pilot Assist: hasta 130 km/h gira por nosotros, mantiene la posición del vehículo en el carril y la distancia con los coches a los que precedemos. Es un modo de conducción casi autónomo, cuyos únicos peros son que requiere que mantengamos las manos en el volante, y que no es capaz de iniciar adelantamientos.

Este sistema ya estaba presente en otros Volvo. Otra de las novedades del nuevo Volvo XC60 es un sistema de avisador de vehículo en punto muerto con asistencia de dirección. Imaginad que vamos a adelantar a un vehículo más lento en autopista, y a pesar de que en el retrovisor aparece una luz naranja que indica la presencia de un vehículo en el punto muerto, iniciamos la maniobra. O que un coche viene a gran velocidad por el carril izquierdo, e iniciamos igualmente la maniobra. El coche girará el volante por nosotros y nos devolverá a nuestro carril, evitando una colisión.

Solo en los países nórdicos (por razones legislativas), es capaz de mandar a otros Volvo alertas de calzada resbaladiza o activación de luces de emergencia.

A estos sistemas de asistencia se suman la habitual dotación de airbags y la máxima protección a los ocupantes en caso de accidente o vuelco. Se espera que el Volvo XC60 obtenga la máxima calificación EuroNCAP cuando se someta a sus pruebas de choque.

¿Cuanto cuesta el Volvo XC60? ¿Está bien equipado?

Los Volvo XC60 arrancan en 51.190 euros, para una versión D4 AWD (turbodiésel de 190 CV) y acabado Momentum. De serie, el Volvo más caro de la gama es un T8 Twin Engine con acabado Inscription, cuyo precio arranca en 76.283 euros. En el primer trimestre de 2018 Volvo lanzará el motor D3, un diésel de 150 CV sin tracción integral, cuyo acabado Momentum arrancará en 39.950 euros. Por el momento, todos los Volvo XC60 son de tracción integral y están equipados con cambios automáticos de ocho relaciones. La gama del Volvo XC60 se estructura en tres acabados, Momentum, R-Design e Inscription.

En cuanto a su equipamiento, el Volvo XC60 es un coche bien equipado desde su acabado básico - el sistema City Safety es de serie, así como asientos de tela-cuero, climatizador Clean Zone, pantalla de 9 pulgadas con sistema de infotainment Sensus Connect o instrumentación digital de 8 pulgadas, entre otros elementos - pero si queremos llegar a un nivel alto de personalización o equipamiento, tendremos que optar por acabados superiores y paquetes opcionales, que pueden elevar el precio final del coche en varios miles de euros de forma rápida. El Volvo XC60 2018 ya está a la venta en todo el país.

Vídeo destacado del Volvo XC60