¡Range Rover Velar a fondo! Ponemos a prueba a la última creación de Land Rover, un innovador SUV que además de ser lujoso tiene una gran dinámica

 |  @HerraizM  | 

En este 2017 casi ya acabado, que afronta su recta final, había dos modelos a los que tenía especiales ganas de poner a prueba. Por un lado un Alpine A110 que aún me genera dudas de si será capaz de convencerme como me convence el Porsche 718 Cayman y que se ha quedado como asignatura pendiente para 2018. Por otro un Range Rover Velar que en su lanzamiento me hizo preguntarme si de verdad era ese “cambio de juego” que parecía ser, ese salto hacia delante, esa ventana a un futuro inmediato que ya podíamos palpar. Por suerte la última creación de Land Rover no se me ha resistido y sí, mis expectativas han sido más que satisfechas por este elegante y moderno SUV. ¿Impresiones? Hora de conocer a fondo al Range Rover Velar en nuestra prueba.

El Range Rover Velar tiene un diseño espectacular, miremos donde miremos sólo vemos buenos detalles estéticos

Un gran diseño, una buena dotación de tecnología y una grata dinámica, como veremos más adelante, dan forma a un crossover que se posiciona en la gama de Land Rover por debajo del Range Rover Sport y por encima del Range Rover Evoque, directo a una pelea en la que nos cuesta, por lo especial que se siente, encontrar un rival directo, haciéndonos pensar en alternativas como el Porsche Macan o el BMW X5 e incluso en un modelo del propio grupo Jaguar – Land Rover, el Jaguar F-Pace.

Cada porción de la carrocería del Range Rover destila elegancia y estilo y la vista de su lateral es hipnótica, con una larga superficie limpia, de alta cintura y estrecha superficie acristalada, sobresaliendo en ese agradable diseño unos tiradores que se esconden en la carrocería en un “baile” que no hace más que insinuar, una vez más, que este Range Rover Velar es un coche especial, muy especial.

El Range Rover Velar es realmente bonito, tiene un cuidado diseño, elegante e innovador.

Las estrechas ópticas posteriores buscan nuestra atención en la bella silueta del Velar alargándose por el mencionado lateral, con un bonito diseño a golpe de LED que se ve bien reforzado por las ópticas delanteras, que siguen una estrategia y unas formas semejantes. La parrilla frontal le da un toque clásico al conjunto y al rededor del bonito color grisáceo de nuestra unidad, mate, se agolpan una serie de acentos bronce.

Nuestro Range Rover Velar es un First Edition, un coche que, de partida, coqueta con los 120.000 euros

Sus llantas son enormes, de 22 pulgadas y visten a la perfección sus sencillos pasos de rueda y su techo y pilares se viste de negro para darle aún más protagonismo a la superficie gris de la carrocería. Impacta su moderna sencillez

Hablamos de un coche grande, mide 4.803 mm, articulado sobre la misma estructura que emplea el Jaguar F-Pace, apostando por una carrocería de aluminio que sin embargo no evita que este crossover arroje sobre la báscula un buen puñado de kilos, superando, en esta versión, los 1.950 kg.

El Range Rover Velar se posiciona en la gama de Land Rover entre el Evoque y el Range Rover Sport.

Tras esos llamativos tiradores se esconde un interior que se siente en perfecta consonancia con su exterior, de nuevo mezclando elegantes conceptos con modernas soluciones, con cierto aire futurista. Las dos pantallas, de 10 pulgadas cada una, acaparan todo el protagonismo y se encargan de acabar con los botones de la consola central, aglutinando en las dos pantallas todas las funciones, climatización, navegación, audio, modos de conducción… dejándonos con sólo tres ruletas con únicos mandos “analógicos” a tocar en esta consola central.

Sobre la báscula el Range Rover Velar se queda cercano a las dos toneladas

Ambas pantallas nos sumergen en un ambiente innovador, muy tecnológico e incluso dos de esas tres ruletas mencionadas cuentan con una interfaz variable, en su interior tan pronto podremos regular la calefacción del asiento como la temperatura del climatizador… ¡cada ruleta tiene un display propio!

Tengo que reconocer que la primera vez que me monté en el Range Rover Velar me abrumó la ausencia de botones y la enorme cantidad de información proyectada en estas dos pantallas, me costaba incluso regular la climatización del coche y me quedé embobado viendo como la pantalla superior se inclinaba y como cambiaba de diseño la pantalla inferior al seleccionar los diferentes modos de conducción.

La interfaz es brillante, bonita, atractiva, muy fluida, muy visual, imposible que pase desapercibido. Es una pasada. A los pocos kilómetros ya sabrás donde están todos los elementos y de verdad, el aura futurista que crean es una maravilla. Me han gustado.

En el interior del Range Rover Velar el lujo y la tecnología se dan la mano

Esta doble pantalla es apoyada, en esa vocación techie del Velar, por una instrumentación totalmente digital, de 12.3 pulgadas y además tenemos un HUD encargado de proyectarnos la información en el parabrisas. Otro de los elementos más llamativos de este interior es su volante, con dos superficies táctiles flanqueando la parte central que hacen que percibamos a este volante multifunción como el volante multifunción que tendrán todas las marcas en dos o tres años. Por ejemplo para subir el volumen del sistema de sonido sólo tenemos que deslizar el dedo, nada de ruletas.

Toda esta tecnología está maridada con ajustes de muchísima calidad, con un salpicadero elegante y que de no ser por semejante despliegue de pantallas se vería hasta clásico. Todo a nuestro alrededor rezuma calidad y los asientos son de lo más confortable. Ventilados, calefactados, con regulación eléctrica y masaje, los butacones delanteros nos recogen con un cómodo mullido en un habitáculo realmente amplio, como amplias son también las plazas traseras. El volante también está calefactado y el sistema de sonido Meridian es una maravilla.

En el interior del Range Rover Velar los materiales de primera calidad y buenos ajustes se dan la mano con un gran despliegue de tecnología

Este interior, como su exterior, no deja indiferente a nadie, el derroche de tecnología y buenos detalles es digno de todos nuestros elogios, todo al tacto resulta noble y la sensación de calidad es realmente apreciable desde que cerramos la puerta. Sumamos a todo ello la gran habitabilidad que antes mencionábamos, cinco adultos pueden viajar con total comodidad y en cuanto a la capacidad de carga de su maletero nos encontramos también con una buena noticia, son 673 litros, una cifra muy generosa.

El Range Rover Velar goza además de una muy buena habitabilidad y un buen maletero, de 673 litros

Nuestra unidad forma parte de la edición especial de lanzamiento, es un Range Rover Velar First Edition, ¿qué qué significa esto? Pues que estamos ante la versión más equipada del Range Rover Velar, comercializada en forma de edición especial durante el primer año de su comercialización. Esto, la enorme dotación de equipamiento, evidentemente condiciona la experiencia de uso y hace que al pasar por caja tengamos que abonar unas cuantas decenas de miles de euros adicionales pero a cambio nos llevamos un coche con todo y cuando digo con todo es que no falta ni la iluminación interior configurable, ni el navegador, ni el park assist, ni el sistema de cámaras perimetrales, ni el control de crucero adaptativo, las llantas de 22 pulgadas también son de serie, sus luces son faros Matrix-láser, los asientos son de piel Windsor en un bonito tono crema…

Pero… ¿qué ocurre con su motor? ¿Qué tal se desenvuelve dinámicamente el nuevo Range Rover Velar?

En movimiento, ¿tiene una buena dinámica el Range Rover Velar?

Además de ser un First Edition en un bonito Flux Silver, una pintura que tiene un sobrecoste de casi 8.000 euros, este Range Rover Velar que tengo entre manos cuenta con el motor diésel D300, un propulsor V6 de 3 litros de cubicaje, biturbo, que desarrolla una potencia de 300 caballos, alcanza un par máximo de 700 Nm a 4.000 rpm y es capaz de llevar a este SUV de 2 toneladas hasta los 100 km/h desde parado en 6.5 segundos.

Para entender el comportamiento del Range Rover Velar hay que tener en cuenta que esta mecánica V6 diésel despliega los mencionados 300 caballos a través de una caja de cambios automática de 8 velocidades, contando con las bondades de una buena tracción total y de un chasis que queda en manos de un sistema de suspensión neumática, de serie en esta versión

¿Una pega a la tecnología del Range Rover Velar? No tenemos Andorid Auto o Apple Car Play.

Esta suspensión se encarga de que le rodar con nuestro Range Rover Velar sea realmente placentero, absorbiendo muy muy bien cualquier tipo de irregularidad en el asfalto, dándonos esa sensación de, perdonadme la manida frase, ir en una alfombra voladora. Una suavidad absoluta que se une a un bien aislado habitáculo.

Nuestra unidad cuenta con un motor diésel V6 de 300 caballos

Los diferentes modos de conducción actúan sobre el desempeño del motor, sobre la dureza de las suspensiones y su tarado, sobre la dirección, la respuesta del cambio automático… ¡Y vaya sorpresa en su modalidad más deportiva!

El Range Rover Velar se torna ágil y de reacciones directas a pesar de su peso y de su altura, apenas hay balanceos, el conjunto se siente mucho más compacto de lo que realmente es y la dirección manda órdenes a un tren que obedece rápidamente y de forma muy directa.

El Velar cuenta con una pulsera deportiva que puede sustituir a la llave del coche. Perfecto para cuando, por ejemplo, salimos a correr.

Tengo que reconocer que me llevé una muy grata sorpresa con la dinámica del Range Rover Velar, con esa agilidad, con ese confortable rodar que al mismo tiempo me brindaba firmes pasos por curva. El enorme despliegue de electrónica es palpable también en este sentido.

Es tracción total, tiene un cambio automático y su suspensión es neumática

Un viaje a bordo del Range Rover Velar pone a nuestra disposición un gran refinamiento, un filtrado habitáculo que sólo se resiente en los arranques en frío con una lógica rumorosidad diésel que desaparece una vez nos hemos puesto en marcha. Es muy cómodo y tiene excelentes cualidades dinámicas, tanto viajando como entre curvas, donde a priori, dada su condición, no debería sobresalir de buena forma en la que lo hace.

Este bien resuelto chasis se ve bien correspondido por un motor que nos ofrece un gran nivel de prestaciones, con un empuje que de nuevo vuelve a camuflar el peso de este gran SUV. El Velar es un coche rápido, es un coche que goza de una buena aceleración y con el que no echaremos en falta más potencia.

El Range Rover Velar me ha sorprendido con una muy grata dinámica. Se siente mucho más ágil de lo que debería

A la salida de una curva, que habrá digerido realmente bien gracias a su buen chasis, tendremos desde bien abajo una buena dosis de potencia y en autopista seremos capaces de mantener generosos cruceros y de aprovechar sus buenas recuperaciones.

El Range Rover Velar sorprende con una gran agilidad y un alto nivel de confort en marcha

La caja de cambios automática es agradable, rápida, de transiciones suaves y su frenada es más que correcta, apoyándose en unos discos de 350mm que son propios de esta versión, como un diferencial trasero activo.

El Range Rover Velar muestra además buenas capacidades fuera del asfalto, algo limitadas por sus grandes llantas de 22 pulgadas

Durante los días que ha estado conmigo el Range Rover Velar también me he aventurado fuera del asfalto, encontrándome con una gran capacidad de tracción. Sus llantas de 22 pulgadas me han echado para atrás al enfrentar zonas difíciles, pero el Velar me ha dejado entrever unas buenas capacidades también en una conducción offroad.

¿Su consumo? En ciudad el Range Rover Velar coqueteó con los 10 l/100 km mientras que en carretera era fácil verlo en unos 7 l/100 km. Su consumo medio rondó los 8 l/100 km aunque también hubo ocasiones en los que coqueteaba más con los 9 l/100 km.

Hablemos del precio del Range Rover Velar D300 First Edition

El Range Rover Velar tiene un precio de partida de 60.250 euros con el motor D180 y de 73.600 euros con el motor probado, con el D300. Si acudimos al acabado del Velar que hemos probado, esa First Edition, nos encontramos con que el precio de partida pasa a ser de 119.400 euros. Una importante diferencia sin duda…

Entre los rivales del Range Rover Velar nos encontramos con el BMW X5, con el Porsche Macan, con el Mercedes GLE y con el Jaguar F-Pace, duros rivales que tendrán que hacer frente a una innovadora alternativa que no sólo apuesta por un bonito diseño y un gran despliegue de tecnología, sino que también nos sirve en bandeja cuidados acabados y buenos materiales en su amplio habitáculo y una gran dinámica, una dinámica capaz de sorprenderme, una dinámica que me ha hecho sentirme al volante de un coche que a pesar de ser grande y pesado se sentía ágil, que era capaz de ofrecerme un buen paso por curva al mismo tiempo que un confortable rodar y que para colmo cuenta con un motor de buenas prestaciones, potente, de buen desempeño…

Land Rover ha hecho un gran trabajo con el Velar, por su diseño, por ser un producto avanzado… pero también por su dinámica.

Sí, me ha gustado (y mucho) el nuevo Range Rover Velar, es un gran coche y me parece todo un soplo de aire fresco ya no sólo en el segmento, sino en la escena automovilística actual. Es bonito, tiene una buena dinámica y es innovador. Buen trabajo Land Rover.

Para conocer todos los rivales del Range Rover Velar puedes consultar nuestra guía de SUV premium.

Vídeo destacado del Range Rover Velar

Lee a continuación: Este Jaguar XE con diseño de Range Rover es lo más raro que vas a ver hoy (+2 fotos)

  • nombre

    Ahora saldrán los que dicen que tanta pantallita no les gusta, y que prefieren las agujas de toda la vida…ahhhh noooo…que este si les gusta…

    • Vikingog

      Yo particularmente prefiero los interruptores y diales mecanicos, por la retroalimentacion tactil que ofrecen.. lo que no es para tocar, sino solo para observar no me molesta que sea virtual.

    • Jose

      A mi no me gusta tanta “pantallita” ni en este ni en ningún otro…. Es una moda totalmente absurda y prescindible. Ya veremos dentro de unos años el “funcionamiento” de tanta “pantallita”….

  • javi

    luego dicen que mirar el móvil mientras conduces distrae, y digo yo ¿estas horrendas pantallas que inundan el salpicadero no distraen?, ya te lo digo yo, muchísimo, no es lo mismo buscar un mando de climatización, radio…, al tacto que desviar la vista de la carretera a la odiosa pantalla, que para más inri siempre están sucias por más que las limpies ya que cada vez que las tocas quedan marcadas.