CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

El Renault R5 Turbo vuelve para ser el rey del drift, pero sin turbo y con un motor eléctrico de casi 400 CV

Javier López | @jlopezbryan96 | 22 Sept 2022
R5 Turbo 3e
R5 Turbo 3e

Renault sigue poniéndonos los dientes largos con el regreso del Renault 5, acontecimiento que tendrá lugar más pronto que tarde pero que, de momento, se está matizando por medio de prototipos. Prueba de ello es el recién presentado Renault R5 Turbo 3E, que no es otra cosa que un concept car -eso sí, de lo más espectacular- ideado para ser la máquina definitiva para hacer drift, pero sin turbo y con un motor eléctrico de 380 CV.

Y es que la firma del rombo ha decidido recuperar a un mito que seguramente termine materializándose en Alpine como compacto eléctrico deportivo. Pero mientras tanto nos toca ser testigos de este tipo de creaciones que también tienen su sentido, puesto que el R5 Turbo 3E llega para conmemorar los 50 años que cumple el Renault 5, que se dice pronto.

9
FOTOS

380 CV para el que quiere ser la máquina definitiva de drift, así es el Renault R5 Turbo 3E

Pero antes de desvelar todos sus entresijos mecánicos y estéticos, es necesario hacer alusión al nombre con el que ha sido bautizado este concept car. Y aunque bien es cierto que lo de Turbo pueda rechinar en más de uno, no estamos ante otra cosa que no sea un ejercicio de marketing como el que lleva a cabo Porsche con el Taycan Turbo, siendo ya seña de identidad tanto en la casa alemana como lo pretende ser en la francesa.

Así, no resultaría descabellado encontrarnos con un Alpine R5 Turbo en un futuro no muy lejano, haciendo alusión a que es la variante más potente y deportiva del compacto galo. Mientras tanto, el 3 hace referencia a que se trata de la tercera evolución del R5 Turbo y la "E", como no podría ser de otra forma, está en el apellido por "Electric".

Pero antes de poner el grito en el cielo con el que para muchos será un sacrilegio, vamos a conocer qué ofrece el R5 Turbo 3E. A nivel estético nos encontramos con una fidedigna reinterpretación del culogordo. El frontal, cuadrado y seco como el el Renault 5 original, mantiene los igualmente cuadrados faros, aunque en lugar de luces nos encontramos en su interior cámaras con el objetivo de poder grabar nuestras hazañas haciendo drift.

Después de apreciar diversos elementos aerodinámicos que prosiguen en el frontal, como un acusado splitter, nos vamos al lateral, donde los pasos de ruedas ensanchados dan más sentido al apodo que se ganó el R5 Turbo en sus tiempos mozos. Pero la zona más llamativa es, sin lugar a dudas, la zaga, donde se asienta un sobredimensionado alerón que podría sacarle los colores a coches como el nuevo 911 GT3 RS. A este se le suman unos pilares C que pierden los faros verticales del modelo original para pasar una posición horizontal y más baja. Y como colofón final un agresivo difusor con cero ornamentación y una alta dosis de aerodinámica.

Pero, ¿por qué es necesario todo este imponente exterior? Porque estamos ante un Renault R5 Turbo eléctrico que desarrolla 380 CV y 700 Nm de par. Dichas cifras se envían única y exclusivamente al eje posterior y permiten un 0 a 100 en 3,5 segundos -3,9 segundos si activamos el modo drift- y alcanzar una velocidad punta de 200 km/h. Y además es ligero para tratarse de un coche eléctrico, puesto que declara 1.500 kilos sobre la báscula gracias, en parte, al chasis tubular que usa como punto de partida.

¿Veremos un Renault R5 Turbo ideado única y exclusivamente para drift? Quién sabe, pero lo que está claro es que el Renault 5 volverá como compacto eléctrico y que tendrá sus correspondientes versiones deportivas que, muy posiblemente, tomen referencias de este concept car que hoy nos ocupa.

9
FOTOS

Vídeo destacado del Renault 5