Así rugen y queman rueda los héroes del drifting: un Toyota GT86 con motor Ferrari y un Nissan 370Z preparado (vídeo)

 |  @davidvillarreal  | 

¿Por qué razón alguien podría querer trasplantar el motor de un Ferrari a un Toyota GT86? La respuesta la tienes en este vídeo. El tiempo pasa muy rápido. Y hace seis años Toyota y Subaru presentaban uno de nuestros coches favoritos, el Toyota GT86 (y su hermano el Subaru BRZ). Así nacía uno de los coupés más divertidos, en el entorno de los 30.000€, que hayamos probado. Un coche que por muchas razones había sido pensado para ser disfrutado de lado. De manera que si bajo el capó introducimos un motor V8 de 570 CV de potencia de un Ferrari 458 Italia, el resultado ya te lo podrás imaginar.

El responsable de esta locura fue Ryan Tuerck, uno de los reyes del drifting. Pensó que sería una gran idea crear la máquina de drifting definitiva, un ligero y compacto Toyota GT86 con un motor V8 bajo el capó, que es un decir, porque su tamaño le obliga entre otras cosas a rodar con el motor al descubierto, con sus inmensas bancadas con cubierta roja al aire. El resultado es demencial. No solo estamos ante un deportivo de tracción trasera y 570 CV de potencia, sino también ante un coupé japonés con el motor de un Ferrari capaz de subir más allá de las 8.000 rpm.

Desde que Ryan Tuerck comenzase con su proyecto, los chicos de Donut Media estuvieron siguiéndolo muy de cerca. De manera que no nos puede extrañar que también estuvieran presentes cuando el bueno de Ryan lo terminase, y decidiera sacar su máquina a pasear y a deslizar en circuito.

El vídeo, grabado en Willow Springs es un deleite para la vista y el oído. Rugidos por doquier, y un olor a goma quemada que es posible que, por engaño de los sentidos, seas capaz de oler en tu casa. Un vídeo en el que también estuvo presente otro de los reyes del drifting, Chris Forsberg y uno de sus Nissan 370-Z preparados (en su garaje hay alguno con más de 1.000 CV de potencia).

Sin duda, un gran regalo de Reyes el que nos ha dejado Donut Media.

En Diariomotor:

Lee a continuación: 4 coches que aún aceleran mi pulso y me hacen creer en el futuro de la conducción

Solicita tu oferta desde 245.924 €
  • X 2.0

    No quito los méritos de dominar tanta potencia, pero es excesivo la cantidad de grados que permiten modificar hoy en dia la dirección para drift, así cualquiera, en un circuito, practicando un día completo, se hace drifter profesional.

    • Leonmafioso

      Estamos muy de acuerdo, la verdad es que las categorías deberían solo permitir modificaciones parciales.

      • X 2.0

        Si por estas razones, Keichii Tsuyida abandonó el D1 japonés. Antes simplemente se mejoraba la refrigeración del motor, se le sacaba algo mas de potencia, se ponían unas barras de refuerzo y como mucho se ajustaban las caídas delanteras ligeramente.

        Ahora se modifica todo lo que se puede los grados de giro, las caídas, hay neumáticos diseñados para Drift… y potencia, tanta como se pueda dominar. Ha cambiado mucho la forma en que se hace drift.