Abarth 500, a prueba (III)

 |  @davidvillarreal  | 

En fin, el Abarth 500 nos ha demostrado ser un coche que aporta muchas sensaciones, es divertido, pintoresco y además bastante exclusivo. Tengo que reconocer que las dosis de diversión y satisfacciones a la conducción (de esas que no se miden en cifras) que me ha proporcionado este automóvil va más allá de lo que he encontrado en vehículos el doble de caros y también el doble de potentes.

Definitivamente el Abarth 500 no es un vehículo práctico, aunque podamos utilizarlo para el día a día salvando los pequeños inconvenientes que acarrea su configuración deportiva. Lo que sí está claro es que este automóvil está indicado para aquellos que busquen un vehículo de pequeño tamaño, deportivo, muy divertido y exclusivo. Aquí lo tienen.

Equipamiento

El equipamiento puede que se nos quede algo corto para un coche de más de 18.000€, en definitiva no se trata de una versión bien equipada en cuanto a extras pensados para el confort de los ocupantes sino a todo lo que concierne a la deportividad.

Por eso no se ha escatimado en unos asientos deportivos básicos, control de tracción TTC desconectable (adicional al ESP, que no es desconectable), Gear Shift Indicator y multitud de mejoras estéticas/aerodinámicas. Aún así el Abarth 500 si que incluye de serie algunos sistemas indispensables como es el climatizador manual, retrovisores exteriores plegables eléctricamente y 7 airbags.

El Gear Shift Indicator siempre es una ayuda cuando queremos ir al límite y queremos apurar al máximo las marchas sin pasarnos del rango óptimo de revoluciones. En conducción tranquila viene bien para ahorrar en combustible, aunque como sucede habitualmente con estos sistemas (1) siempre nos pide que cambiemos de marcha demasiado pronto y (2) son bastante obvios e incluso prescindibles.

Me sorprendió (al principio gratamente) que en las frenadas intensas se encendiesen las luces de emergencia para advertir a los conductores que vayan por detrás. Y digo al principio por que este sistema tan útil y tan recomendable se convierte en un pequeño incordio cuando entramos en un circuito y queremos llevar al límite nuestro coche, es probable que en cada curva con frenada intensa se nos encienda. No encontré ningún menú que permitiera desactivarlo, aunque me imagino que como última opción siempre quedará la de “arrancar” un fusible.

Opcionalmente podemos configurar el Abarth 500 con el sistema de navegación Blue&Me que dispone además de unos monitores de telemetría básicos (nuestra unidad de pruebas no lo incluía), tapicería de cuero, techo solar panorámico fijo o con apertura eléctrica, espejo interior fotosensible y diversas pegatinas y decorados para la carrocería como el techo ajedrezado.

Rivales

En la introducción de ésta tercera parte de la prueba aseguraba que con el Abarth 500 es fácil pasárselo mejor que con otros vehículos de corte deportivo que le doblan en precio y potencia, pero no por eso éste va a ser mejor en todo que ellos. Es más, quizás uno de los defectos sea el reducido espectro de compradores que puede abarcar un automóvil así.

El Abarth 500 podría enfrentarse perfectamente con el Renault Twingo RS (15.490€), o realmente con su versión más radical y atractiva el Twingo Gordini RS, del que aún no conocemos precios en España. En principio (sin contar kit Gordini) es en torno a 3.000€ más barato que el Abarth 500, aunque para ser justos habría que añadir algunos extras como el Chasis Cup y las llantas de 17”.

Incluso podría ser un digno rival del Mini Cooper (19.700€) y por prestaciones del Mini Cooper S (24.700€), este último con 184 CV y también un tamaño y un peso ligeramente mayor que igualan la contienda, aunque tanto en aceleración como en chasis (y paso por curva) el Mini Cooper S sea un claro ganador.

Especificaciones técnicas

Motor

  • 4 Cilindros en línea, 1368 cc
  • Potencia: 135 CV a 5500 rpm
  • Par máximo: 206 Nm a 3000 rpm en modo Sport
  • Sobrealimentación con turbocompresor RHF3-P de geometría fija
  • Cambio C510 de 5 marchas

Suspensiones y frenos

  • Suspensiones delanteras McPherson con barra estabilizadora
  • Suspensiones traseras semi-independientes con puente de torsión y barra estabilizadora
  • Pinza delantera flotante tipo ZPH 4.1.2, émbolo ø 54 mm.
  • Discos de freno delanteros autoventilados, ø 284×22 mm.
  • Pinza trasera flotante tipo CII 34, émbolo ø 34 mm.
  • Discos de freno traseros ø 240 mm x 11 mm.

Emisiones y consumos

  • Normativa EURO 5
  • 155 g/km
  • Consumo urbano: 8.5 litros/100 km
  • Consumo mixto: 6.5 litros/100 km
  • Consumo extraurbano: 5.4 litros/100 km

Prestaciones

  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Aceleración 0 a 100 km/h: 7.9 segundos

Lo mejor del Abarth 500

  • Sensaciónes deportivas: estéticas y en la conducción
  • Toque de exclusividad
  • Sonido del motor y el escape

A mejorar

  • Precio: a partir de 18.500€ (algo elevado)
  • Suspensiones demasiado rígidas (penalizan un uso urbano)

Abarth 500

En Diariomotor: Fiat 500 Abarth | Abarth 500 C y Abarth 500 Punto EVO

Lee a continuación: Abarth 500, a prueba (II)

Solicita tu oferta desde 9.573 €
  • Pingback: Abarth 500, a prueba (I) — Diariomotor()

  • Pingback: Abarth 500, a prueba (II) — Diariomotor()

  • Alberto

    A mi personalmente me pareció excesivamente nervioso y dificil de controlar si lo llevas al limite. Quizá estoy ya demasiado acostumbrado a un coche tan facil de controlar como es el STI, pero me dió la sensación que este era un matacrios como lo fué el Uno Turbo o el R5 Turbo.

    Aunque con un chasis mucho mejor ajustado de serie de lo que nungun Uno Turbo tuvo nunca, pero aún así demasiado nervioso para mi gusto. Que un coche sea muy deportivo, para mi, no tiene por que implicar que sea peligroso de llevar al límite. Más bien debe tener un límite tan alto que te de miedo llegar él. Y no al contrario.

  • macz

    Todo un pequeño juguete para disfrutar, aunque sí, me imagino que al igual que el Mini JCW no es tan enfocado al uso diario. Aún así un excelente pocket rocket!

  • Alberto

    Estoy bastante encaprichado de este coche, aunque me tira más la idea de la version cabrio, con todo esto pero al aire libre…

    Me parece mejor opción que un coche de aspiración deportiva de segmento mayor, de hecho no entiendo a gente que se gasta 30.000 euros en un bmw o audi para fardar de coche, con lo que podría disfrutar en un coche así, y por lo menos fardar con estilo.

    Por cierto David, ¿las fotos de la parte I son en Conil o me lo parece?

    Saludos

  • guishe

    Este carrito de la compra está hecho todo un matagigantesssss!!!!!! JEJEJE

  • Pingback: Fiat 500 1.3 Multijet Lounge, a prueba (III)()