Infiniti G37 Coupé S, a prueba (III)

Existen multitud de razones por las que mi decisión de compra se decantaría hacia un Infiniti G37 Coupé S. Las más obvias son su elegancia, su discreción dentro de la exclusividad de un coupé de este calibre, su nivel de confort y esa capacidad de permitirnos ir realmente rápido con una sensación de aplomo y seguridad difícil de describir. Con estas premisas os habréis dado cuenta ya de que básicamente estas virtudes son las mismas que podríamos atribuirle a sus rivales.

Llegados a este punto hablamos de equipamiento, y ahora es cuando probablemente nos daremos cuenta la principal ventaja que presenta el Infiniti G37 Coupé respecto a sus rivales. Y es que con las cifras en la mano, sus rivales únicamente pueden igualar el completo equipamiento de serie de este coupé a un precio considerablemente más alto.

Equipamiento

Nuestra unidad de pruebas estaba dotada del nivel de equipamiento S Premium (56.450€ con cambio automático), que además de todos los extras incluidos en el paquete Premium incluye el equipamiento propio del nivel S, es decir, suspensiones con tarado deportivo, ruedas traseras directrices 4WAS, mejor equipo de frenos y diferencial autoblocante de deslizamiento limitado.

La ventaja más clara de los Infiniti respecto a sus rivales está en que incluso de serie ya vienen equipados con una considerable cantidad de sistemas pensados para hacernos la vida más fácil. El Infiniti G37 Coupé parte de los 45.600€ (manual) y los 47.900€ (automático) y ya incluye acceso al habitáculo sin llave, iluminación bixenon, asiento del conductor con ajuste eléctrico de 8 posiciones (4 posiciones para el del acompañante), sensores de aparcamiento, de luz y de lluvia y 6 airbags, una cantidad considerable para un coupé.

Ya mencionaba anteriormente que nuestra unidad de pruebas equipaba el nivel de equipamiento S Premium, éste es el más completo y también el más caro, pero su ventaja es que por 56.450€ (un precio nada descabellado) nos aseguramos de tener un auténtico “full equipe”, que no es más que un vehículo bien cargado con todos los extras habidos y por haber.

Cuando os presentaba hace un par de meses la prueba del Infiniti EX37, ya tuve ocasión de hablaros del sistema de control de crucero inteligente de Infiniti. Este sistema dispone de una serie de sensores que se encargan de calcular la distancia con los vehículos que nos preceden y literalmente los persigue adaptándose a su velocidad y al límite que hayamos seleccionado, de forma que en atascos y con tráfico lento el propio sistema se encargará automáticamente de actuar sobre el acelerador y los frenos.

El Infiniti G37 Coupé también incluye cámara de visión trasera (nivel Premium / 53.950€ automático). A diferencia de las cámaras de visión periférica del EX37, en este caso sólo veremos los obstáculos que nos encontremos por detrás en las maniobras de aparcamiento. Es menos práctico, obviamente, aunque más que suficiente dadas sus dimensiones y dado que cuenta con sensores de aparcamiento por delante, por detrás y en los cuatro vértices de la carrocería.

El funcionamiento de la llave inalámbrica I-Key sigue pareciéndome extremadamente útil, sobretodo en aquellos casos en los que el Infiniti G37 Coupé vaya a ser compartido por varios conductores. Con el asiento del conductor ajustable eléctricamente mediante 14 posiciones, es realmente una maravilla acceder al habitáculo, introducir tu llave en el receptáculo que hay bajo el volante y que tu asiento quede ajustado con los reglajes que memorizaste anteriormente.

El Infiniti G37 Coupé también es un coche de detalles. El nivel de equipamiento S incluye una rueda de repuesto de emergencia que sustituye al kit reparapinchazos que lleva de serie este Infiniti. Pero obviamente un coche así no puede quedar deslucido por un pinchazo con una “galleta” con llanta de acero cutre, por eso mismo se incluye una rueda de emergencia (de galleta, eso sí) con una llanta de aleación negra de 18” que incluso queda bien.

Rivales

A lo largo de esta prueba hemos tratado de compararos ciertos aspectos del Infiniti G37 Coupé S y los tres rivales que a mi modo de verlo, en su mismo segmento, son los que mejor pueden hacerle la competencia a este Infiniti. A partir de 65.050€ tenemos el Audi S5, tracción a las cuatro ruedas y un motor V8 de 354 CV lo avalan. De serie tiene un equipamiento bastante completo, al que habría que añadirle algunos extras más para igualar el equipamiento del Infiniti G37 Coupé S Premium.

Por otro lado el Mercedes Clase E Coupé también podría ser un rival razonable para el Infiniti, las dos alternativas que más se acercan son el E 350 CGI BE (292 CV) por 58.800€ y el E 500 (388 CV) por 77.200€. El tercero en discordia es el BMW 335i Coupé (306 CV) con un motor de seis cilindros en línea TwinPower Turbo, a partir de 52.000€.

Especificaciones

  • Desplazamiento: 3.696 cc
  • Cilindros: V6
  • Distribución: DOHC, cuatro válvulas por cilindro con árboles de levas mecanizados de precisión
  • Sistema de admisión variable VVEL
  • Potencia: 320 CV a 7.000 rpm
  • Par máximo: 360 Nm a 5.200 rpm
  • Tracción: trasera
  • Cambio automático de siete velocidades (de serie manual de seis velocidades)

    Emisiones y consumos

  • Nivel de emisiones Euro 5
  • Consumo mixto: 10.6 litros/100 km (10.5 litros/100 km con cambio automático)
  • Consumo en carretera: 7.9 litros/100 km (7.8 litros/100 km)
  • Consumo urbano: 15.3 litros/100 km
  • Emisiones de CO2: 248 g/km

    Dimensiones y pesos

  • Longitud: 4.655 mm
  • Anchura con (sin retrovisores): 2.007 mm (1.820 mm)
  • Altura: 1.395 mm
  • Batalla: 2.850 mm
  • Ancho de vía delantera/trasera: 1.545 mm/1.560 mm
  • Peso en vacío (manual/automático): 1.706 kg/1.719 kg
  • Volumen del maletero: 275 litros
  • Capacidad del depósito: 80 litros

Infiniti G37 Coupé S

En Diariomotor: Infiniti G 2010, nuevo interior para toda la gama | Infiniti G37 Coupé, precios y equipamiento | Infiniti G37 2010

Lee a continuación: Infiniti G37 Coupé S, a prueba (II)

  • Anónimo

    a mi mejor en sedan y manual, pero aun así está genial.

  • Jose

    wow me quedo mil veces con el Infiniti, ya que la alemanitis no me gusta