CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

4 MIN

Saga Renault Sport: Mégane III RS y Mégane Trophy

Antonio Fajardo | @fajardoracing | 20 Jun 2010

Volvemos con nuestro especial sobre la saga Renault Mégane RS. En la primera parte hicimos un poco de historia y vimos el nacimiento de esta saga, mientras que en la segunda parte revisamos las etapas finales del modelo de segunda generación y sus versiones más radicales. En esta tercera entrega llegamos hasta el reciente Mégane RS III y echaremos un vistazo al mundo de la competición.

Y como hemos dicho, comenzaremos por la última novedad de Renault, su Mégane RS III. La mayoría pensábamos que era muy difícil de superar al Mégane F1 Team R26 (el R26.R es algo aparte), pero en Renault se pusieron las pilas y el año pasado nos deleitaron con su punta de lanza.

Sigue montando un motor de 2 litros turbo, que ahora desarrolla 250 CV y 340 Nm de par. Hace el 0-100 en 6.1 segundos, casi lo mismo que el R26.R. Exteriormente, si la silueta del nuevo Mégane es llamativa (como lo fue en su tiempo la versión anterior), la esta versión no se queda atrás. Cuenta con un paragolpes delantero y trasero específico, el delantero está esmaltado en negro, con una entrada mayor de aire y luces diurnas LED.

En la parte trasera encontramos una salida de escape trapezoidal justo en el centro, aderezado con un difusor funcional y un spoiler que no llama mucho la atención, pero que para nada es por pura estética.

A nivel de electrónica tampoco se ha quedado atrás. Cuenta con el Renault Sport Dynamic Management, que consiste en 3 grados de asistencia electrónica (Normal, Sport y Desconectado total). Cuenta también con el Renault Sport Monitor, lo más parecido a la adquisición de datos (que no telemetría) en competición que hay en un coche de calle.

Desde luego si vamos a gastarnos el dinero en este coche y vamos a pagar el pack del Chasis Cup, pagar los 500€ que cuesta este extra me parece algo casi obligatorio, y más si nos gusta hacer tandas en circuitos. Además nos permite seleccionar la linealidad del acelerador, haciendo que responda de manera distinta según queramos.

Por ejemplo podemos seleccionar que durante la primera mitad del recorrido se acelere poco (por ejemplo para ir por ciudad suave), y luego esté todo concentrado a medida que presionamos la segunda mitad del recorrido. O por el contrario, concentrarlo mucha respuesta al principio y que luego responda menos. Como explicado suena un poco raro, para muestra un botón.

Opcionalmente se ofrece con varios packs: Aero, Visibilidad, Cup y Turismo. Los dos primeros son más estéticos y de opciones funcionales que orientados a la deportividad, mientras que los dos últimos son justo lo contrario. Se pueden elegir todos salvo el cup y el turismo, que no son compatibles, ya que el turismo es un pack que incluye y complementa al cup.

Por ejemplo, si elegimos el Chasis Cup, las suspensiones tienen un nuevo tarado (con respeto al sport) un 35% más duro delante y un 38% detrás, y las barras estabilizadoras crecen en grosor. Aparte incluye diferencial de deslizamiento limitado o pinzas de freno Brembo. Sin embargo, el pack turismo ofrece lo mismo más tarjeta de manos libres o detector de presión en los neumáticos.

Con esto acabamos con las versiones de calle, pero también ha habido espacio para el mundo de la competición con el Renault Mégane Trophy, que solo se parece en la forma exterior por aquello de llevar su nombre. Por España hay un par que he visto correr en el Jarama, pero su hábitat natural son las World Series by Renault.

Está formado por un chasis tubular y una carrocería de fibra de vidrio. Usa un motor de origen Nissan de 3.5 litros V6 que desarrolla 330 CV, todos al eje trasero, junto con una caja de cambios secuencial de 6 velocidades y un diferencial de deslizamiento limitado. Sin duda es una gozada verlo correr y escuchar su motor en acción.

Y con la llegada del nuevo Mégane, el Mégane Trophy se ha actualizado. Monta el mismo motor, pero ahora consigue una potencia de 360 CV. Exteriormente es muy agresivo, con unas puertas de mariposa, grandes tomas de aire y un gran difusor trasero junto con una salida de escape doble. Todo un coche de competición que es capaz de plantar cara a un Porsche GT3.

Como veis, la historia del Mégane RS es corta pero intensa. Desde luego tiene un gran presente, pero su futuro, viendo su historia, puede ser increíble.

Partes del especial Saga Renault Sport:

Segunda parte

Renault Mégane III RS

37
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Renault Mégane Coupé III Trophy

Vía: Renault

En Diariomotor: Nuevo Renault Mégane RSRenault Mégane Coupé Trophy en París 2008