Destino Nürburgring: nos vamos al Infierno Verde (II)

 |  @sergioalvarez88  | 

Y era hora de entrar al circuito, con los nervios a flor de piel. La colección de coches que me rodea impresiona al más pintado, y más tarde haría una visita al parking. Me precede un BMW M3 CSL, y dos coches más adelante aguarda su turno un Porsche 911 GT3 RS junto a un Ford Focus RS claramente preparado y un Caterham Superlight. Es mi turno, apoyo la tarjeta en el lector y entro al circuito. Nada más que puedo acelero a fondo y empiezo escuchar rugir al pequeño Swift, mientras cambio de marcha a más de 7.000 rpm para aprovechar todo el potencial de aceleración.

Ya lo había experimentado en la Touran, pero el circuito es mucho más extremo de lo que parece en los vídeos que todos hemos visto, está bastante bacheado y las pendientes que tiene son de campeonato, alcanzando en algunos casos un desnivel del 17% en ascensión. En la mayor parte de las curvas hay puntos blancos pintados que marcan los puntos de entrada a la curva y el punto de aceleración una vez hemos superado el vértice. En ocasiones resulta muy complicado ver estos puntos porque la pintura suele estar bastante gastada.

Las primeras curvas transcurren en un torrente de sensaciones y concentración, además de intentar seguir la trazada óptima hay que estar muy pendiente del tráfico. Somos un coche lento en el Ring, y constantemente nos adelantan coches muy superiores. Es obligatorio dejarles paso, y debemos apartarnos a la derecha. En ocasiones oyes un rugido distante y en cuanto te quieres dar cuenta tienes un BMW M3 encima, dejando pocos segundos para que nos apartemos. Dar el intermitente derecho significa comunicar a otros conductores que vas a cederles la posición.

El Swift se comporta muy bien, acelera con decisión y tiene una dirección muy precisa y de gran tacto para las curvas. Los semi-slick que lleva hacen que el agarre sea muy alto y en el caso de que nos pasemos en alguna curva todo lo que obtendremos será un seguro subviraje. Los asientos deportivos recogen mi cuerpo muy bien. Cambiar de marchas es una delicia con un cambio de recorridos muy cortos y extremadamente precisos, unido a un excelente tarado de los pedales. Se nota que es un coche japonés, y orientado a una conducción ágil.

Las curvas se suceden, y responden a nombres históricos como Niki Lauda, Adenauer Forst, Hohe Acht o Carroussel. Pero no piensas en nombres, porque estás intentando recordar las palabras del instructor y la curva que viene a continuación mientras todo sucede a gran velocidad. Aunque el Swift Sport de serie es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 9 segundos no es una cifra que se vaya a explorar. Si lo es la velocidad punta, puesto que llegamos a alcanzar 190 km/h de marcador al final de la gran recta tras la curva Flugplatz, terminando en Aremberg.


Esta curva es muy peligrosa, si vamos pasados el marcado cambio de rasante provocará un sobreviraje que nos mandará contra las barreras a mucha velocidad y sin apenas posibilidad de enmendar el error. Ya sabemos que un accidente en el Nürburgring puede ser muy caro y lesivo. El circuito tiene 73 curvas, pero quizá una de la que más impresiona es Bergwerk, con una pendiente ascendente del 17%, comparable a cualquier puerto de montaña de categoría. Dicha curva requiere de un motor bien revolucionado, o nos quedaremos muy parados en el ascenso.

Siguiendo unos pocos kilómetros y tras una subida sencilla se llega al Carroussel, posiblemente el rincón más conocido del circuito. Es una curva que queremos dar por el interior, pavimentado en cemento bacheado y con un peralte digno de la NASCAR. Una vez introducimos el coche en la curva todo va sobre raíles, aunque las fuerzas G y los baches hacen buena mella a poco que vayamos alegres. El problema es salirse, sólo posible si la velocidad de entrada es excesiva, en cuyo caso saldremos eyectados hacia las “hermosas” protecciones metálicas.


Hablando de accidentes e incidentes, en mis ocho vueltas conté hasta cuatro incidentes, uno de ellos grave, que evidencia lo traicionero y peligroso que puede ser el Ring. Uno de ellos fue un simple trompo de un Opel Kadett GSi, vimos a un BMW M3 E30 quemar la junta de la culata – con su correspondiente “fumata blanca” – y un Volkswagen Scirocco nos obligó a casi salir del asfalto, pues entró demasiado fuerte en la curva por la que circulábamos más despacio. El accidente grave fue la caída de un motorista, que requirió de los servicios de emergencia.

En dichas situaciones se persona en el trazado la Polizei, que certifica que el circuito está en condiciones de rearbrirse al tráfico. El circuito estuvo cerrado casi una hora, y un helicóptero acudió a trasladar al hospital al motorista. Incluso los más experimentados cometen errores, y es que es básico aprenderse el circuito para poder afrontarlo con garantías. Aunque ocho vueltas no dan para mucho, acabas reconociendo las curvas muy bien, incluso haciendo un repaso mental muy fidedigno a la mayor parte de secciones del circuito, salvo las más complejas.


Las vueltas, de casi 21 km, se pasan en un suspiro y la concentración es tal que al final del día me notaba bastante cansado del esfuerzo. Entre vueltas es el momento ideal para visitar el aparcamiento del circuito, donde hay un ir y venir constante de coches que entran y salen del circuito. Máquinas de toda clase y condición, pero siempre deportivas. Os dejaremos la miel en los labios pues dedicaremos todo un artículo a los vehículos que avistamos en el parking, tan espectaculares como un TVR Tuscan, una Dodge Ram SRT10, un Ford GT o un 9ff GT Turbo 780.

Al lado del aparcamiento está el Devil’s Diner, un restaurante con un gran ambiente, atestado de gente, donde tomarse una buena hamburguesa o mejor aún, un plato de salchichas Bratwurst al curry con patatas fritas. En dicho restaurante no se paga en efectivo, sino que la misma tarjeta que usamos para entrar al circuito se carga con dinero, como si de un monedero electrónico se tratase. Tras una comida capaz de resucitar a un muerto, volvimos a entrar aprovechando la baja afluencia de coches, pues todo el mundo descansaba o comía alrededor de las dos de la tarde.


Con el circuito casi vacío uno se puede recrear más en la conducción, apreciar cada curva y sentir el asfalto a través de la ultra-precisa y responsiva dirección del Suzuki. Otra ventaja es que no hay que estar tan pendiente de los coches que puedan venir hacia nosotros, pues serán pocos, y no enjambres de tres o cuatro coches juntos. Una curiosidad, en estas vueltas con poco tráfico se me coló una Ford Galaxy TDI con matrícula británica, a la que no conseguí adelantar. Se conocía el circuito, iba lo suficientemente rápido como para no estorbar y no me quiso dar paso.

Una anécdota más para un día que jamás olvidaré en la vida. Las ocho vueltas llegaron a su fin, así que muy a mi pesar fui a echar gasolina – a precio de oro, 1.45€/litro en SP95 – al coche y devolverlo a la casa de alquiler. Allí me comentaron que quizá apareciesen fotos de mí conduciendo en Nürburgring Photos, una web en la que fotógrafos amateurs suben fotos de los coches que circulan por el Ring y luego las venden. Tienen muy buena calidad, pero por el momento no ha aparecido una foto de mi querido Swift Sport. Habrá que esperar algo más, me imagino.


Espero que sólo haya sido mi primera visita a Nürburgring. Es un vicio caro, peligroso, divertido y muy adictivo, algo me dice que no es posible desengancharse de esta droga fácilmente. Una experiencia automovilística única que todo aficionado debería probar en sus propias carnes, un lugar de peregrinación imprescindible. Si por tus venas corre gasolina y sólo piensas en coches las 24 horas del día no lo dudes, la experiencia merece la pena, te aseguro que no te arrepentirás. Por mi parte, ya he empezado ahorrar para el año que viene volver al lugar más mágico del mundo del automóvil.

Destino Nürburgring: nos vamos al Infierno Verde

Fotografías: Sergio Álvarez González
En Diariomotor:

Lee a continuación: Destino Nürburgring: nos vamos al Infierno Verde (I)

Solicita tu oferta desde 12.250 €
  • Fraguel

    Gran articulo, mis más sinceras felicitaciones.

  • ziggy

    Me ha encantado el articulo compañero, tiene que ser increible estar alli y sentirte como un piloto de las 24 H de Nurburgring ^^. Espero ir algun dia, hasta entonces me conformare con el Gran Turismo de la PlayStation jeje

    Saludos

  • ERYC

    buenisimo articilo¡¡ no cabe dida que nurb es lo mejor

  • Alvarito

    impresionante el ring…

    si te gusta conducir y si te gusta ver obras de arte con ruedas… hay que ir.

  • kikorro

    A final de mes voy alli!!!!!!ya tengo los billetes y me muero de ganas jajajajaj

  • loko

    impresionante el mercedes de la foto 8!

  • elmago

    yo ya estoy ahorrando,,para embercar mi mercedes viano marcopolo desde canarias y llevarmela hasta nürburgring, se voy flojo de perras meto la furgona y si llego con algo de pasta le pago al de los taxis(creo ke son bmw m5) y ke me den una vueltita….ke os parece la idea?????…..haber si cuaja

  • NAN

    Excelente, ya me gustaria hacer como ustedes y darme una vueltecita por tan magno circuito.

  • Urbyle

    buen reportaje espero algun dia poder ir yo aunque sea 1 sola vuelta.elmago buena suerte con tu viaje ya que desde canarias a alemania sin ser en avion el viaje puede ser un poco largo, seguro que lo disfrutas aunque tengas una viano.

  • DOHC

    Por cuanto te ha acabado saliendo la aventura, aproximadamente?

  • mas allá del límite

    Me gustaría ir a nurburgring nordsfield y pilotar un caterham superlight sería impresionante‚ mucho más que hacerlo con un deportivo combencional.Me pregunto qué tiempo de vuelta hará allí un caparo t1‚ una pena que no vayan a hacer la prueba por ahora claro.Soys unos afortunados chicos de diario motor‚ eso sí la proxima vez que vayáis os propongo el reto de intentar ir rápido con un caterham superligt‚ eso sí sería de valientes sabiendo que si te chocas con ese coche lo más seguro es que quedaréis como aquel motorista que dijisteis.Hala yo dejo el reto ahí.Saludos y seguid así‚vuestro blog es muy bueno.

  • Eduard

    Sergio Que dia fuiste?? Hay varias webs donde mirar fotos y comprarlas. highspeedfotos.de tourifotos.de racebilder.de nordschleifenbilder.de etc etc etc…

    yo estoy registrado en este foro, puedo mirarte lo que hay, http://www.touristenfahrerforum.de

    pongo unas fotos y videos de dos visitas mias.

    http://picasaweb.google.es/edusaab

  • Ricardo

    Si te has fijado, si pones la matrícula de tu Swift creo que ya salen las fotos en esa web…

  • Eduard

    Pero seran de distintas fechas, ya que ese coche se utiliza habitualmente en el ring, lo mismo que el resto de coches de alquiler. Lo que ha de saber es la fecha exacta.

    saludos

  • eliacin

    que vacano por que no te pusiste a manejar desde el m3 csl o el 911

  • Juan

    Que experiencia tan expectacular… me habeis antojado… voy a reservar los boletos…

    FELICITACIONES POR EL REPORTAJE…

  • Anónimo

    que lujazo!
    podrias decir, como llegar y como conseguir todo lo necesario para poder realizar el viaje que siempre he tenido ganas de hacer y que espero hacer pronto!

  • Juancho

    Que suertudo.Yo espero ir.

    PD: Por curiosidad ¿Sabes donde pasaron los accidentes,en que curvas?. Seguro que en Adenauer-Forst hubo,nadie con un coche potente zafa de esta terrible pero espectacular curva.Y Flugplatz debe ser toda una emocion pasar por ahi.Ademas de que es lugar de vuelcos.

  • un muy buen articulo mis felicitaciones a diariomotor uff como me gustaria dar 8 vueltas ahi…

  • Hondero

    yo tengo previsto ir en septiembre del próximo año, aún no se si con mi coche o alquilando uno allí, no voy a hacer tiempo, simplemente a pasear
    ya disfruté del trazado de ascari y es espectacular pero el ring es el ring

    muy buen artículo

  • usuario

    A mi lo que me gustaria seria coger un coche tipo Corsa GSI del primer modelo, quitarle todo el interior y sustituirlo por un solo asiento de competicion, quitarle puertas y sustituirlas por unos plasticos ligeros e ir a adelantar deportivos con sus 100 cv de potencia. Seria gracioso cuanto menos.

    Un saludo

  • Pingback: Visitando el parking del Nürburgring — Diariomotor()

  • Henxu

    Me ha encantado el reportaje, el sueño de muchos fanáticos del motor, ir a Nurburgring.
    Cada cosa su tiempo, seguro. Por cierto, las fotos ya están en nurburgringphotos.com. Tenéis 11 fotos a vuestra disposición, eso sí, son a 10€ cada una D=, merecerán la pena como recuerdo ;).
    Me ha dado la idea de buscar otros coches por la matricula, a ver si encuentro algo interesante.
    Felicidades.

  • hondero disfruta tus vueltas pero da alguna a ritmo fuerte sin arriesgar,merece la pena disfrutar un poco en un circuito como este ;)

  • Pingback: Destino Nürburgring: nos vamos al Infierno Verde (I)()