comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Ford

9 MIN

Nuevo Ford Focus, presentación y prueba en Segovia (I)

nuevo-ford-focus-2011-presentacion-44

Ayer hemos acudido a la presentación nacional del nuevo Ford Focus. Este modelo 2011 es completamente nuevo y no nos equivocamos afirmando que estamos ante posiblemente uno de los lanzamientos más importantes del año. El Ford Focus ha estado en el podio de ventas en España durante los 10 pasados años y con la nueva generación el objetivo es ser el líder en cuota de mercado, además de en satisfacción al cliente. ¿Cómo lo van a intentar? Con un producto que debe destacar en todos los frentes.

Con respecto a la generación previa, el Focus destaca por ser un producto global. Hablamos de un mismo coche para todos los mercados mundiales, compartiendo más de un 80% de piezas. En el caso europeo, su fabricación se centrará en la fábrica francesa de Saarlouis. Ya está a a venta, y se ha puesto a la venta prácticamente al mismo tiempo en carrocerías de cuatro, cinco puertas y familiar. ¿Quieres descubrir el nuevo Ford Focus? Sólo tienes que acompañarnos tras el salto y te contaremos nuestras impresiones.

El Ford Focus es un lanzamiento muy importante para Ford, así que os contaremos algunos datos internos que la compañía maneja en cuanto a sus expectativas. Va a suponer un tercio de las ventas de Ford en España y se esperan vender unas 30.000 unidades anuales, alcanzando un 12.5% de cuota de mercado. La nueva plataforma C del Ford Focus espera vender cerca de dos millones de vehículos anualmente a nivel global, fabricando localmente en sus diferentes mercados.

Tradicionalmente, el segmento C tiene un mix diésel/gasolina del 75%/25%, y es fundamentalmente un segmento en el que la mayor parte de ventas son a particulares. El Ford Focus se pondrá a la venta con motores 1.6 TDCi y 2.0 TDCi, aunque se va a potenciar la presencia de los motores 1.6 EcoBoost, gasolina turboalimentados que hacen gala de unos consumos ajustados y buenas prestaciones. Son una parte importante de la gama, ya no sólo captan ventas residuales.

Kinetic Design en estado puro

Una hilera de Ford Focus 2011 en diferentes colores y motorizaciones nos esperaba bajo el sol en La Moraleja, desde donde emprendimos ruta hasta la provincia de Segovia. Relucientes, son vehículos que llaman la atención de manera bastante notable. La filosofía Kinetic Design ha evolucionado de manera notable y lo ha hecho de manera global. En un primer momento, y tras ver las primeras imágenes del Focus hace meses, no me convencía el diseño, pero todo cambia al ver el coche en persona.

Uno se acostumbra fácilmente a la curiosa forma del paragolpes delantero o las grandes ópticas con tira LED diurna integrada. Su cintura ascendente está bastante marcada, aunque deja una buena superficie acristalada. Especialmente interesante es el conjunto trasero, con un pilar C de forma muy angulosa, enmarcado entre el spoiler y el estirado piloto trasero, de extraño pero llamativo aspecto. Un pequeño tubo de escape pone la guinda final al repaso visual del nuevo Focus.

Aunque sus dimensiones exteriores no crecen en demasía, el nuevo Ford Focus mide ahora 4.36 metros de largo, 1.82 metros de ancho y 1.48 metros de altura. En apariencia, parece un coche mucho más grande que su predecesor, a pesar de ser sólo tres centímetros más largo. Tiene mucho empaque, y un diseño más arriesgado que muy posiblemente atraiga a un gran número de clientes que buscan esa diferenciación, que su predecesor no conseguía y difícil de encontrar en el segmento de los compactos.

Aumento de calidad y dimensiones interiores

El trabajo de Ford es muy notable en el diseño del interior del nuevo Ford Focus. Abrimos la puerta y es como sentarnos en otro mundo, que absolutamente nada tiene que ver con el aspecto interior de su predecesor. Nos sentamos en el asiento del conductor – con ajuste lumbar y en altura – y enseguida apreciamos que el puesto de conducción es muy evolvente, mucho más enfocado a la conducción que el anterior Focus, aunque hay que reconocer que la percepción es menos diáfana.

Desde el puesto de conducción nos damos cuenta del enorme salto en calidad y acabados que ha dado el Focus. El salpicadero está recubierto de un material blando de tacto muy agradable y la consola central cuenta con un acabado en plástico satinado agradable a la vista. El salto en calidad es tal, que se acerca peligrosamente a la referencia en compactos generalista, el Volkswagen Golf. No he podido encontrar malos ajustes o rebarbas de plástico ásperas, aunque algunas zonas puedan mejorar.

Mejorar en el sentido de mejores materiales, de mejor aspecto y calidad. Es el caso de la zona del reposabrazos central, que a pesar de estar bien colocado a nivel ergonómico tiene un tacto algo barato, al igual que los huecos portaobjetos situados entre los asientos. Hablando de huecos portaobjetos, bajo el reposabrazos hay un hueco importante y entre los dos asientos dos portabotellas y un hueco más bien destinado a los pasajeros traseros, de tamaño menor, como para una cartera.

Estas plazas delanteras son amplias para una persona de estatura alta, aunque nuestra rodilla es posible que vaya apoyada sobre la consola central en función de nuestra postura de conducción. No me ha parecido una postura molesta y en muchos coches ocurre lo mismo. La instrumentación es muy clara y está ordenada de una forma muy bonita, con una pantalla multifunción en color presente en posición central, en la que se muestra fundamentalmente información del ordenador de a bordo.

El volante es regulable en profundidad y altura, y tiene un diámetro relativamente pequeño, aunque a través de su aro se ve bien la instrumentación. Es multifunción y desde el mismo podemos desplazarnos entre los muchos menús del ordenador de a bordo y el equipo de infotainment. La consola central acumula muchos botones, y hay que acostumbrarse a su uso, que al principio puede ser poco intuitivo. La pantalla del navegador e información de entretenimiento me parece pequeña, aunque de buena visibilidad.

El climatizador queda algo bajo y los botones de los sistemas de ayuda a la conducción quedan muy bajos para mi gusto, hay que apartar la vista de la carretera. Hay más detalles a mencionar, como la toma USB, que queda en la guantera y lejos del alance del conductor, lo tiene que “pinchar” el copiloto o nosotros con el coche parado desde su asiento. Asientos que en los modelos probados tienen un buen apoyo lateral y son muy amplios, más que la media del segmento de compactos.

Donde el Ford Focus ha ganado muchos enteros es en el espacio para los pasajeros de las plazas traseras, muy justo en su predecesor. Con el asiento delantero regulado para mi altura (1.82 metros) aún me sobra espacio para las rodillas sentado en el asiento trasero, y mi cabeza está lejos del techo. El problema sigue siendo el pasajero central, que va a ir apretado si viajan cinco personas y el suelo a sus pies no es plano debido a la presencia de un túnel central.

El maletero del Ford Focus es de 363 litros (si lleva kit antipinchazo), en la media del segmento. Es un maletero sin mucho a destacar, de formas más o menos regulares, con detalles positivos como una boca de carga baja, de fácil acceso. Hay rivales como el Honda Civic o el Renault Mégane con maleteros mayores, pero rivales como el Seat León o el Volkswagen Golf tienen casi el mismo cubicaje. La versión de cuatro puertas se traga 475 litros, el familiar Sport Wagon se come 490 litros.

Portento tecnológico asequible

El nuevo Ford Focus tiene un marcado componente tecnológico, que lo diferenciará mucho de la competencia. Varios esquemas que nos han mostrado demuestran que tiene más tecnologías de apoyo a la conducción, dinámica y seguridad que por ejemplo un BMW Serie 7. Lo que se ha fomentado es un acercamiento al público general de estas tecnologías antes reservadas a la alta gama, algunas de serie y otras disponibles en paquetes opcionales a un coste razonable y asumible para muchos clientes.

Las cinco primeras tecnologías se controlan mediante una cámara frontal colocada junto al retrovisor, unida a un potente sistema de procesamiento de información.

  • Avisador de cambio involuntario de carril: el volante vibra de manera ostensible si nos estamos saliendo de nuestro carril y vamos a más de 65 km/h. No funciona con el intermitente activado, obviamente.
  • Ayuda al mantenimiento de carril: el vehículo toma el control del volante – dirección asistida eléctrica EPAS - para meterlo de nuevo en el carril si detecta que nos vamos a salir. Tiene dos grados de intensidad e incluso nos devuelve al centro del carril en carreteras con curvas.

  • Driver Alert System: es un algoritmo que en ciclos de siete minutos analiza nuestra posición con respecto a las líneas laterales de la carretera, detectando los típicos desvíos laterales que indican que nos estamos quedando dormidos o simplemente perdemos concentración. Nos evalúa y mediante avisos acústicos y visuales nos sugiere que paremos a tomar un café o cambiemos de conductor, lo que asume una vez abrimos la puerta.
  • Auto High Beam Assist: es un sistema de faros adaptativos, no siguen el trazado de la curva, pero sí alteran entre luces largas y cortas sin que tengamos que intervenir. Desconecta las largas 400 m antes de alcanzar al coche precedente y 800 m antes de los vehículos que vienen en el sentido contrario.

  • Reconocimiento de señales: funciona muy bien, detectando señales de límite de velocidad, fin de límite de velocidad o prohibiciones de adelantamiento. Si nos excedemos de una velocidad prefijada el aviso que recibimos en la pantalla de información central parpadeará para que nos “relajemos”.

Ya no tiene que ver con la cámara delantera, pero el Focus lleva radares delanteros que permiten un funcionamiento del control de crucero adaptativo y radares traseros para el avisador de vehículo en punto muerto (BLIS). Este sistema enciende un piloto naranja en el retrovisor y pitará si accionamos el intermitente hacia ese lado, pues entiende que vamos a realizar una maniobra peligrosa. Próximamamente, el Focus también podrá equipar una cámara de visión trasera.

El nuevo Focus también cuenta con otros sistemas tecnológicos como el Active Park Assist o el Torque Vectoring Control, que describiremos en profundidad en la segunda parte de la prueba, ya que afectan directamente a la dinámica de conducción. También os hablaremos de nuestras impresiones a su volante, con varios motores diferentes.

83
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Nuevo Ford Focus, presentación y prueba en Segovia (II) | Ford Focus 2011: equipamientos y precios de arranque para España | Ford Focus 2011: sus motores | Ford Focus ST 2011 | Ford Focus 2011: compacto, familiar y ST en París

Vídeo destacado del Ford Focus