comscore
MENÚ
Diariomotor
Opel

2 MIN

El próximo Opel Astra podría no fabricarse en Alemania

Parecía que el camino de Opel dentro de General Motors estaba bien encarrilado, después de los apuros vividos hace unos años con el fabricante de Russelsheim, hasta el punto de que GM valoró muy seriamente la posibilidad de vender Opel y deshacerse de la marca alemana. Lo cierto es que Opel no termina de enderezar su rumbo, y pese a tener una buena gama de producto continúa pasando apuros económicos, con números rojos en su contabilidad año tras año.

En un intento de frenar esta sangría de pérdidas que supone Opel para General Motors – provocadas en parte por el acusado descenso global en ventas europeo -, la matriz norteamericana se está planteando muy seriamente trasladar la producción de la próxima generación del Opel Astra desde Alemania a países con mano de obra más barata y menores costes de fabricación. En concreto, se baraja que el futuro Astra (que debería estar en el mercado hacia el 2015) sea producido únicamente en las factorías de Ellesmere Port (Inglaterra) y Gliwice, en Polonia.

Actualmente, el Opel Astra ya se fabrica en esas dos plantas, además de en Russelsheim y Bochum, ambas en Alemania. Así, General Motors trasladaría toda la producción del compacto fuera de Alemania, buscando un menor coste salarial y mayor flexibilidad laboral. Esto haría que Russelsheim, la fábrica estandarte de Opel, quedase en una situación bastante delicada, ya que es ahí donde el fabricante tiene su sede y la producción del Astra supone el grueso de su producción total.

Opel y General Motors todavía no se han pronunciado oficialmente acerca de este rumor bastante bien fundado, pero se espera que en unas semanas lo comuniquen de forma oficial. ¿Cómo afectaría a la siguiente generación del Opel Astra este traslado total de la producción al exterior de Alemania? Probablemente, en términos de imagen (sobre todo para los compradores alemanes) no sería la mejor noticia para Opel, pero en términos de calidad o precios finales el impacto debería ser mínimo, y quizás GM reduzca con ello los costes de producción, aunque seguro que en Alemania la noticia no sería bien recibida…

Fuente: Automotive News Europe En Diariomotor: Opel Astra GTC 2.0 CDTi Sportive, a prueba