CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

3 MIN

Prototipos clásicos: los inéditos Lamborghini Diablo de Zagato

zagato-raptor-2-dm-700px

Cualquier estudio de diseño que se precie de serlo soñaría con recibir el encargo de Sant’Agata, lo cual no es menos cierto que Lamborghini a lo largo de su historia ha recurrido a los diseñadores italianos, en muchos casos, teniendo que tomar la difícil decisión de descartar bocetos, maquetas y prototipos que bien podrían haberse materializado en productos épicos e históricos.

Imagino por tanto el entusiasmo en Zagato S.r.l. cuando Mike Kimberley, quién por aquel entonces presidía Lamborghini, se encargó de mediar para que diseñasen lo que hubiera sido el sucesor de una máquina tan impresionante como el Lamborghini Diablo. Pero como ya mencionábamos anteriormente, este fue uno de esos casos que no prosperó, tal vez por la falta de entendimiento en la cúpula de Lamborghini que entre otras cosas llevaría a Kimberley a marcharse a Lotus y ser el CEO hasta su retirada y sustitución por parte de Dany Bahar.

Zagato Raptor

Por primera vez se utilizaron técnicas de diseño vectorial informatizado para desarrollar un prototipo funcional como el Zagato Raptor, en cuatro meses y sin maquetas previas.

En menos de cuatro meses Zagato se encargó de diseñar un prototipo que lograría el mérito de ser la sensación, y elegido casi por unanimidad, como el mejor del Salón de Ginebra de 1996. El Zagato Raptor se alejaba del diseño afilado que habían impuesto los de Sant’Agata en sus últimas creaciones y aprovechaba el uso de líneas curvas y finas y la cabina con techo de doble burbuja tan característica de Zagato.

Lo más impresionante el acceso al habitáculo por un gigantesco panel pivotante que cubría lo que hubieran sido unas puertas, la luna delantera y el techo, que además se podía desmontar para disponer de un descapotable al uso. Recuerda mucho al capó que da acceso al motor de algunos deportivos y prototipos de competición, por ejemplo los clásicos Grupo B de rallys. El chasis y la mecánica se tomó prestada de un Lamborghini Diablo, tracción total mediante, casi 500 CV de potencia y ausencia de ABS y control de estabilidad. Gracias a un extenso uso de fibra de carbono era incluso más ligero que el Diablo.

Por aquel entonces muchos llegaron a pensar que había nacido un demoniaco sucesor para el Lamborghini Diablo. Pero nada más lejos de la realidad, todo quedó en un prototipo plenamente funcional, eso sí, que se subastaría años más tarde y aún se conserva.

Lamborghini L147 Zagato “Superdiablo”

Tal vez esas gigantescas entradas de aire en los pasos de rueda traseros fueran un impedimento para la aprobación de Lamborghini.

La involucración de Zagato prosiguió durante años en lo que se denominó el proyecto L147, un prototipo aún más cercano al sucesor del Lamborghini Diablo que no logró satisfacer suficientemente a los responsables de Sant’Agata. Se dice que uno de los elementos más conflictivos fue precisamente el de las inmensas entradas de aire instaladas sobre los hombres de los pasos de rueda traseros para los radiadores del motor posterior-central.

Pero definitivamente el diseño de Zagato, del que muchos ya apodaron como Lamborghini Canto, no prosperó. Los méritos definitivos se los llevaría el jefe de diseño de Lamborghini, Luc Donckerwolke, y el resultado sería el Lamborghini Murciélago que se comercializó hasta hace apenas unos años antes de ser sustituido por el Aventador.

Especial Del Lamborghini Miura al Aventador en Diariomotor:

Fuente: Zagato | Wikipedia En Diariomotor: El primer Lamborghini inédito de Giugiaro que nunca existió