Goodyear EfficientGrip Performance y Compact presentación y prueba en Francia: la nueva apuesta de Goodyear

 |  @HerraizM  | 

Los EfficientGrip Compact van desde las 13 a las 15 pulgadas, los Performance desde las 15 hasta las 18 pulgadas.

Goodyear aumenta la familia EfficientGrip. Tras el lanzamiento el año pasado del Goodyear EfficientGrip SUV, como su propio nombre indica pensado para el segmento SUV, ahora la firma de neumáticos lanza los Goodyear EfficientGrip Compact y EfficientGrip Performance, buscando satisfacer así la demanda de, por un lado medidas más contenidas de llantas y por otro, la búsqueda entre altas prestaciones y usabilidad diaria.

Viajamos hasta Francia, hasta Mireval, donde Goodyear cuenta con un centro de pruebas en el que vamos a poder probar en profundidad en una buena muestra de situaciones a los nuevos miembros de la familia Goodyear, no sin antes, probar en carretera abierta qué tal se desenvuelven los EfficientGrip Performance montados en el nuevo Toyota Auris Hybrid.

EfficientGrip Performance en carretera: menos ruido, menos consumo y más agarre

Antes de ir a pista, antes de entrar en el centro de pruebas que Goodyear tiene en Mireval, afrontamos una ruta en carretera con el nuevo Toyota Auris Hybrid, por supuesto calzado con las nuevas EfficientGrip Performance. ¡Arrancamos!

El Toyota Auris suena poco y consume poco. Perfecto para que podamos comprobar de una manera más palpable cómo afecta la presencia de los Goodyear EfficientGrip, sobre todo si estiramos su modo eléctrico y analizamos bajo su silenciosa circulación el paso del Goodyear EfficientGrip, su ruido de rodadura.

Primeros kilómetros y efectivamente, la primera impresión en cuanto al ruido de rodadura del neumático no puede ser mejor ¡No suena! Se junta la escasa rumorosidad del nuevo Toyota Auris Hybrid con el poco sonido que desprenden los neumáticos, aspecto que tras la prueba en carretera nos dejó gratamente satisfechos. Bastante notable la mejora en confort derivada de la escasa rumorosidad, pero por supuesto, no es el único punto que nos convenció.

Tramos de carretera con un asfalto bastante maltrecho, bastante desgastado, bastante suelto… prácticamente gravilla y curvas. Empezamos a enlazar una curva tras otra, buscándole las cosquillas al neumático y al Toyota. Si el ruido de rodadura me había convencido, buscando una conducción más deportiva el EfficientGrip Performance me vuelve a convencer. Una dosis muy alta de agarre, ni una ligera desviación de la trayectoria marcada, no se queja en ningún momento el neumático y para culminar con las gratas sensaciones, pisotón al pedal del freno y de nuevo superando con muy buena nota el examen. Apenas se ha desviado al forzar la frenada de emergencia y por supuesto en una distancia realmente contenida.

El sol va cayendo y nosotros vamos poniendo fin a la ruta de 100 km que hemos hecho con el Auris equipado con los EfficientGrip Performance, pero el día todavía nos guardaba una sorpresa más.

Tras aparcar el coche, tras bajarnos, cuando ya empezábamos a pensar en la jornada siguiente en pista, se chequearon los consumos, además no según el ordenador de a bordo, sino llenando el depósito y para sorpresa nuestra, mi compañero, Josep Camós (Motorpasión) y yo, registramos un consumo de sólo 3.8 l/100 km, es decir, que siguiendo una conducción totalmente normal, sin ir a buscar consumos ni realizar una conducción ecológica, incluso todo lo contrario (paradas para hacer fotos, búsqueda de los límites del neumático, dos conductores diferentes…) conseguimos marcar la cifra homologada de consumo… ¡impresionante!

En Pista: analizamos sobre todas las superficies y frente a la competencia a los nuevos EfficientGrip

Después de probar al EfficientGrip Performance en carretera, toca el turno de hacerlo en pista. De enfrentar al neumático a condiciones simuladas, ver su comportamiento en agua, en seco, en circuito, ver de una manera práctica como influye la resistencia a la rodadura, las diferencias entre neumáticos frenado en mojado, las trazadas sobre agua.

Nos desplazamos hasta el circuito de la firma en Mireval donde nos espera el nuevo Mercedes Clase A y el nuevo Volkswagen Golf equipados tanto con los nuevos Goodyear EfficientGrip Performance como con neumáticos de la competencia. La jornada en Mireval empieza con una prueba de lo más gráfica. Una pendiente, un Golf equipado con las Goodyear, otro, exactamente igual, con el mismo peso, equipado con neumáticos con una calificación F/E a la resistencia a la rodadura, cuando los Goodyear cuentan con una calificación B/A.

El resultado es que dejando caer a los dos compactos exactamente iguales, con la inercia de una pendiente del 3%, en una recta de casi 300 metros (270 m), sale una notable diferencia de entre 8 y 9 segundos desde que pasa por la “línea de meta” el Golf con neumáticos Goodyear y el segundo Golf. Y es que Goodyear promete un 23% menos de resistencia a la rodadura frente a la media de la competencia directa.

Visto el primer ejemplo práctico, de lo más esclarecedor viendo la diferencia entre ambos neumáticos en una caída libre, llegamos a la segunda prueba práctica, en esta ocasión, poníendonos a los mandos del Mercedes Clase A en un trazado con el asfalto seco. No rodamos a un ritmo excesivo, pero sí lo suficiente, en un par de vueltas, como para comprobar que en la búsqueda de una respuesta más deportiva, también es capaz de satisfacernos, de nuevo, sorprendiendo la escasa rumorosidad que ofrece, ya no solo rondando normal, sino también buscando los límites en cada una de las curvas y chicanes del circuito. Haciéndonos eco de las palabras de Goodyear, estos neumáticos, permiten, en este trazado de 3.3 km, hacer un tiempo 1 segundo por debajo de la media de la competencia.

Pero tras rodar en una pista seca llega el turno de hacerlo sobre asfalto mojado, de nuevo con el Mercedes Clase A como montura, en la que para mí, fue la prueba más esclarecedora de la jornada con los Goodyear.

La mecánica de la prueba pasaba no sólo por conocer sobre este pavimento mojado a los Goodyear, sino también por compararlos con la competencia. De este modo, con un Clase A, con un circuito con 1 milímetro de agua constante, empezamos a rodar primero con la competencia para dar el salto después a los Goodyear y comprobar como efectivamente a pesar de permitirnos ritmos parejos, encontramos algo antes el límite en la competencia, permitiéndonos rectificar antes y mejor con los Goodyear. Vamos a las cifras, cifras por otro lado certificadas por el TÜV (organismo independiente, alemán, de certificación técnica) y nos encontramos que en este circuito, de 1.7 km, los Goodyear son 2.5 segundos más rápidos que la media de la competencia. En sensaciones, esos 2.5 segundos se notan, se notan sobre todo en una mayor firmeza, en un mayor aplomo frente a situaciones en las que con la alternativa de la competencia ya estaría insinuándose el trompo.

No terminamos aquí. Seguimos sobre asfalto mojado, ahora, afrontando lo que podríamos traslandar a la vida cotidiana como una frenada de emergencia. Volvemos al Golf, eso sí, esta vez equipados con un sistema de frenado automático. Nuestra función aquí pasa por mantener el volante recto, alcanzar los 85 km/h y llegado el momento pisar el embrague para evitar que se nos cale el coche.

Con las cifras ahora por delante, el TÜV asegura aquí una mejora de 2 metros frente a la media de la competencia, en nuestra práctica, recurriendo en lugar de a un neumático de la competencia a un neumático de calidad inferior, recurriendo a un neumático con una calificación E, nos encontramos con unos 5 metros de diferencia en la frenada circulando a unos 85 km/h, rondando cifras de 33-34 metros para el Volkswagen equipado con los Goodyear y de unos 38 metros para el Golf equipado con los neumáticos de calificación E. Traslademos esta situación a una vía rápida, un día de lluvia, un frenazo de emergencia y al ahorro en el neumático… este mismo fin de semana presenciaba en Madrid un golpe en circustancias similares a las simuladas, quizá con esos 4-5 metros de ventaja en la frenada se hubiera evitado el impacto.

Para terminar una prueba de aquaplaning, de nuevo comparativa, eso sí, aquí con unos neumáticos mejores que los que acabamos de probar en la frenada de emergencia. La mecánica de la prueba en esta ocasión es de nuevo casi tan sencilla como la de la frenada de emergencia. Una pista en círculo, mantenemos la dirección en una trazada, velocidad constante y llegamos al tramo mojado donde se simula el aquaplaning. Aquí las sensaciones de diferencia es mucho menor que cuando afrontamos con estos dos mismos neumáticos el circuito mojado, pero sobre el papel, hay también una mejora en el grado de desplazamiento frente al aquaplaning, muy muy leve, por debajo de 0.5 grados, pero presente, aunque como ya he mencionado, sobre mojado, la comparación más palpable llegó en el circuito mojado.

Goodyear EfficientGrip Compact y Performance: tecnologías y mejoras

Los nuevos Goodyear EfficientGrip Compact y EfficientGrip Performance, llegan para completar una gama iniciada el año pasado con los EfficientGrip SUV, cubriendo de este modo tanto medidas más reducidas, con los Compact, como el segmento SUV, como medidas y prestaciones superiores con los Performance, sustituyendo así anteriores tecnologías de la firma como las del Duragrip, el Eagle NCT5 o el Excellence y creando una gama con una apariencia más unificada.

Los EfficientGrip Compact, cubriendo desde las 13 a las 15 pulgadas, cuentan con una clasificaciónen el etiquetado de neumáticos de B en agarre sobre mojado y C en resistencia a la rodadura en el 85% de la gama. Frente a su antecesor, el Goodyear DuraGrip, es un 5% más ligero, por tanto, con una menor resistencia a la rodadura. Entre las virtudes de la goma nos encontramos con una mayor área de contacto durante el frenado, una mayor rigidez lateral, una mejor distribución de la presión para un desgaste más regular y una mayor disipación de agua.

Los EfficientGrip Performance, disponibles en 39 medidas desde las 15 a las 18 pulgadas y con una franja de precio que vas desde los 75 a los 278 euros, cuentan con una clasificación de A en agarre sobre mojado y B en resistencia a la rodadura, lo que le posiciona en una de las clasificaciones más altas actualmente.

Entre las tecnologías del neumático nos encontramos con la tecnología “WearControl” que busca el desgaste uniforme del neumático, manteniendo una mejor respuesta durante toda la vida del neumático. También está presente la tecnología “ActiveBraking” que permite “un mejor contacto entre los bloques del neumático y la carretera” y por tanto, mejora la frenada.

Goodyear y el etiquetado de neumáticos: dando al cliente más “armas para elegir”

Han pasado algo más de 100 días desde que se implantó el sistema de etiquetado europeo de neumáticos (en Tecmovia analizamos todos los detalles del nuevo etiquetado de neumáticos) y en Goodyear-Dunlop hacen cierta recapitulación, apuntando a que mientras que los talleres están bien informados, el consumidor final, el cliente, todavía tiene cierto desconocimiento sobre este nuevo sistema.

La posición de la firma con este etiquetado es clara, considerando como muy favorable su presencia, ya que supone dar un mayor peso al cliente en la elección del neumático, dándole ahora más criterios y sobre todo más criterios objetivos en la decisión, más “armas para elegir” y sobre todo elegir informado.

En Diariomotor: Etiquetado europeo de neumáticos, ¿es suficiente para informar al consumidor?
En Tecmovia: Entra en vigor el nuevo etiquetado de neumáticos, gran idea aunque con importantes carencias

Lee a continuación: ¿Qué hacen estos once campeones de España en el Jarama?