¿Cómo ser piloto de carreras? Entrenamos con Javier Morcillo y el simulador de la Escuela Española de Pilotos

 |  @davidvillarreal  | 

Por sorprendente que resulte, el trabajo en el simulador se ha convertido en una parte imprescindible y fundamental del entrenamiento de los pilotos de carreras. El ejemplo más claro lo tenemos en los pilotos de Fórmula 1 que, fuera de los horarios establecidos en cada Gran Premio y los tests que la FIA establece en los prolegómenos del campeonato, ante la imposibilidad por normativa de probar in situ las máquinas con las que correrán en cada carrera, deben trabajar a fondo tras las pantallas de un simulador para completar las máximas horas de rodaje posibles.

Pero lejos de las peculiaridades que rodean al circo de la Fórmula 1, el simulador sigue siendo una de las herramientas más efectivas para un piloto. Por esa misma razón acudimos a las instalaciones de la Escuela Española de Pilotos en Madrid, para conocer de la mano de Javier Morcillo, piloto y Director de esta escuela de conducción, el funcionamiento de su nuevo simulador y el desarrollo del trabajo diario de muchos pilotos para desarrollar sus aptitudes y de paso obtener resultados en la carrera del fin de semana.

Un equipo tan modesto como efectivo para alcanzar la perfección del piloto

No contaremos con la fidelidad de las físicas y el feedback del vehículo en circuito, pero la metodología de trabajo es exactamente la misma que en una sesión de circuito real.

Olvídate de los descomunales simuladores en los que entrena un piloto de Fórmula 1. Un equipo como la Scuderia Ferrari puede permitirse el lujo de contratar a un piloto de la talla de Pedro Martínez de la Rosa para trabajar a fondo en el desarrollo de una máquina de pruebas con una capacidad de procesamiento comparable a la de cientos de ordenadores personales. La Escuela Española de Pilotos nos presenta un equipo tan efectivo como modesto, con un nivel técnico que podría estar al alcance de cualquier particular dispuesto a realizar una inversión no demasiado elevada en un equipo de simulación para sus ratos de ocio.

Disponemos de tres pantallas calibradas para cubrir el campo de visión que tendríamos en el habitáculo del coche, un puesto de conducción con asiento ajustable, pedales y un sistema de dirección en el que podemos cambiar el volante – por ejemplo para optar a diferentes configuraciones de un GT y un monoplaza – y ajustar la programación de botones. El simulador está pilotado por un ordenador personal configurado para obtener un buen rendimiento de una aplicación de simulación como el rFactor, pero también es necesario un ordenador adicional conectado en red a este y con otras tres pantallas para que nuestro instructor, en este caso el propio Javier Morcillo, pueda hacer un seguimiento de nuestro trabajo en “pista” controlando en todo momento tiempos y telemetría.

Nuestro antiguo compañero Antonio Fajardo trabaja en este aspecto y está desarrollando aplicaciones más sencillas y prácticas para facilitar ese control instantáneo de la telemetría.

En nuestra sesión de entrenamiento fuimos perfeccionando curvas y tramos para ir rebajando tiempos segundo a segundo y décima a décima.

Llegados a este punto os preguntaréis para qué sirve entonces el simulador. Los gráficos serán realistas pero no punteros y la simulación de las físicas estará muy alejada de los carísimos equipos con que entrenan los pilotos de Fórmula 1. Por si no fuera poco la labor de un piloto instructor es imprescindible para el entrenamiento. Pero en cualquier caso, un equipo tan económico como este que se puede alquilar con servicio de coaching por solo 80 euros la hora, permite replicar el trabajo que se haría en una sesión de pruebas de circuito con un gran ahorro de tiempo y sobre todo dinero.

Como no se trata de una alternativa a esas pruebas de circuito, el trabajo en el simulador intenta que el piloto adquiera y perfeccione las metodologías de trabajo que tendrá que emplear sobre la pista en cualquier escenario, desde el test privado hasta las sesiones de clasificación y las carreras, o incluso la resistencia. El entrenador realiza un seguimiento pormenorizado del trabajo del piloto para lograr que este alcance el mayor grado de perfección posible trabajando cada curva y cada tramo del circuito.

Al llegar a pista las condiciones habrán cambiado y evolucionarán a lo largo de la sesión, además el piloto contará con un feedback adicional del coche y la pista que el simulador no es capaz de recrear, pero la metodología que se ha llevado a cabo en el simulador para lograr esa “perfección” será exactamente la misma que empleará el piloto en el circuito.

Cada vez son más los pilotos que recurren al simulador como complemento de sus pruebas en pista para mejorar los resultados en las carreras del fin de semana.

Una sesión práctica como la que tuvimos ocasión de realizar nosotros, como mínimo exige un par de horas de trabajo. En ese tiempo pasamos de la adaptación inicial, que también es necesaria puesto que en las primeras curvas incluso nos podemos sentir mareados al encontrarnos en un entorno muy diferente al de un coche de carreras, a establecer referencias en un circuito corto y sencillo para una sesión de pruebas y más tarde perfeccionar individualmente curvas y tramos con el asesoramiento del entrenador.

Javier Morcillo apuntaba que el simulador resulta especialmente útil para el entrenamiento psicológico del piloto y que los pilotos que ya están probándolo obtienen resultados cada fin de semana al enfrentarse a su objetivo final, la carrera.

Nos consta que más allá del software que está desarrollando nuestro colega Antonio Fajardo, la Escuela Española de Pilotos ya está evolucionando su simulador para perfeccionar aún más el entrenamiento, como por ejemplo tecnologías de eye-tracking, o seguimiento de la mirada, para comprobar hasta qué punto el piloto conserva la concentración y dirige el foco de atención sobre la pista en cada curva.

En fin, se nos ocurren pocos métodos tan efectivos y socorridos como este para mejorar las habilidades de un piloto sobre la pista. ¿No os parece?

Agradecimientos a la Escuela Española de Pilotos

En Diariomotor: Cómo ser piloto de carreras. Entrevista a Javier Morcillo | ¿Cómo ser ingeniero de F1? | ¿Cómo ser probador de coches?

Lee a continuación: Cómo tener el accidente más tonto del mundo a bordo de un Lamborghini Gallardo

  • nombre

    vendían uno de f1 por 100000e.

  • Fran

    Volantes fanatec veo ahí y el rFactor, menuda combinación.

  • mataria por subirme ahi