Opel Monza Concept: reviviendo al Monza para adelantarnos el futuro de Opel

 |  @HerraizM  | 

Opel ha apostado firmemente por la conceptualidad en este Salón de Frankfurt. Ha apostado por revivir un nombre de peso en su historia, por revivir al Opel Monza en un alarde de diseño, de tecnología y de futuro que nos abre una ventana hacía el futuro de la marca alemana y que ahora, tras las primeras imágenes oficiales, podemos disfrutar en directo desde Frankfurt.

Junto al lavado de cara de la gama del Opel insignia, incluida la alternativa OPC, junto a las ediciones Adam Black Link y Adam White Link Opel nos presenta un gran coupé conceptual bajo el nombre de Monza que más allá de su diseño recurre a tecnología de vanguardia, que bien nos podríamos encontrar en futuros modelos, tanto para su mecánica como para su sistema de infoentretenimiento.


Más allá de su línea, totalmente conceptual, debemos quedarnos con la búsqueda de una evolución de las mecánicas híbridas de rango extendido, la capacidad de interactividad con el entorno y… ¿quién sabe si quizá la idea de un coupé de producción?

Frente a un frontal que bien nos podría hacer pensar en un modelo deportivo, en un coupé, en un nuevo paso en la familia de coupés de la marca interrumpida con el Opel Astra Bertone para dar paso a los modelos GTC, nos encontramos con un lateral y una zaga que desatan toda la esencia conceptual de este modelo. Puertas de alas de gaviota, una prolongada caída trasera y una trasera que difícilmente podríamos imaginar en un modelo de producción.

Unas medidas exteriores de 4.69 metros de largo y 1.31 metros de alto que dan paso a un habitáculo de 4 plazas donde los tintes conceptuales están totalmente presentes. Dejando al margen su diseño, obviamente pensado para un coche sólo de salón, centrándonos en su tecnología, si encontramos un planteamiento en bastante consonancia con un coche de producción, presentándose un concepto de conectividad tanto individual como con el entorno planteada en 3 modos: ME, US y ALL que pasa desde modos basados en únicamente la experiencia de conducción a una interacción ya no sólo con personas de nuestro “circulo” (por ejemplo los contactos de nuestro móvil) sino que va más allá para comunicarse con otros coches e incluso con el entorno (avisos de accidentes, del estado de la circulación, comunicación con un parking…).

Mecánicamente el Opel Monza ha hecho gala de una particular mecánica híbrida de rango extendido. De este modo junto a un motor eléctrico nos encontramos con el nuevo motor de 3 cilindros y 1 litros sobrealimentado, el 1.0 Turbo SIDI, que recurre al gas natural en lugar de a la gasolina. No se han dado datos de prestaciones ni potencia, pero nos hace pensar en la decisión de Opel de evolucionar estas mecánicas de rango extendido, como también nos hace pensar en la evolución de los sistemas multimedia la dotación de infoentretenimiento de este Monza.

En Diariomotor: Opel Monza: nuevos detalles del deportivo conceptual de OpelOpel Insignia OPC 2013: la nueva cara para la berlina y el familiar deportivo alemán

Lee a continuación: Honda Civic Tourer en Frankfurt 2013: dinámica al cuadrado y practicidad al cubo

  • Jordi Xiang Zhan

    Muy bonito pero sigue fallandome la parte trasera tiene un algo que no me termina de convencer..S2.

  • xingular

    Oye, se parece al Monza anterior… y todo…

  • r750

    como les gustan destruir clásicos

  • Patek

    Esto sólo sería presentable tras un logotipo Wartburg. Que les den. Y los fotógrafos todos homosexuales, en vez de pedirle a la chica que se sentara en uno de los asientos ^_^

  • AB

    ¿Y cuando dejarán los diseñadores (o dejaran hacer a los diseñadores) esas estúpidas chorradas con unas puertas que nunca jamás se van a ver en un modelo de producción generalista?

  • Jose manuel

    Como antiguo propietario de un Senator 3.0E del año 83, y amante de los coches ochenteros, me niego a renegar de aquel Monza de entonces, para mi mucho más bello, elegante y sobre todo original y practico, este en cambio parece el prota cibernético de una pelicula de Will smith. Porque demonios un coche tiene que parecer más un platillo volante, que un coche?. Creo que es un despilfarro absurdo de dinero, ya que la mayoría de estos prototipos cuestan un dineral y jamás verán la luz. Lo mismo hicieron con el Lotus Sprit turbo, el original de los 70-80, era precioso, y el nuevo es más parecido a un prototipo coreano o japones, que al autentico Lotus de James Bond, que precisamente aparece en La espia que me amó.

  • Pingback: ¿Una nueva generación del Opel Astra en 2015? | Diariomotor()