Volvo V60, a prueba: tras la pista del familiar ideal

 |  @davidvillarreal  | 

Si por un momento te pido que cierres los ojos e imagines un coche sueco, es muy probable que la imagen que tengas en tu mente sea muy parecida a la de la prueba que os tenemos preparada para esta semana. Estamos ante el auténtico estereotipo del coche nórdico. El Volvo V60 es la viva imagen de ese sedán transformado en un elegante familiar de cinco puertas, con altas dosis de confort y cierto punto tecnológico, sobre todo en lo que atañe a la seguridad. Esa es la imagen que Volvo sigue perpetuando y también la que más nos gusta.

Coincidiendo con la última actualización del Volvo V60, nos quisimos poner al volante de este coche y de paso recordar lo que se siente al conducir un diésel de cinco cilindros, el D3 de 136 CV. Recordemos que estos motores serán sustituidos progresivamente por los nuevos DRIVE-E de cuatro cilindros. También escogimos una unidad bien equipada, con una importante inversión en extras tecnológicos y de confort.

En esta prueba, nos tomaremos nuestro tiempo para reflexionar cómo sería el vehículo familiar ideal, una ranchera moderna, confortable, tecnológica, segura, elegante y, a ser posible, divertida. ¿Cumplirá el Volvo V60 con todas estas premisas?

Una pertinente actualización para los Volvo S60 y V60

El detalle más característico del Volvo V60 lo tenemos en su portón trasero, con una luneta integrada en una peculiar superficie en tono negro piano.

Con el lanzamiento de los nuevos Volvo XC60, el relevo generacional del Volvo S60 y su derivado familiar, el Volvo V60, asistimos al comienzo de una nueva etapa para la marca sueca, el estreno de un nuevo lenguaje de diseño que ha ido perfeccionándose con los años. Hace unos meses asistíamos a la renovación de los modelos Volvo S60 y V60, que ahora lucen tal y como se muestran en esta prueba.

La estética de este Volvo, como siempre, es inconfundible. Su frontal tiene carácter, el símbolo del hierro, el emblema de la casa, está muy presente en una parrilla más grande y estilizada. La zaga también acoge uno de los rasgos más peculiares y distintivos de los familiares de la casa, un portón con una luneta trasera perfectamente integrada en una superficie en negro piano. Esa característica me parece sumamente importante en nuestra búsqueda del familiar ideal, dado que supone un agradable aporte de estilo para compensar la pérdida del tercer volumen del sedán y no sacrificar elegancia.

Nos llama la atención que en este último lavado de cara, tanto el Volvo S60 como el V60 hayan renunciado a esos característicos dobles faros con un espacio reservado para la iluminación diurna junto a la parrilla, una de las señas de identidad de esta última generación. En su lugar, se ha optado por una solución definitivamente mucho más elegante, un sistema de iluminación diurna LED muy discreto integrado en el área inferior del parachoques delantero. Y es este detalle, aparentemente nimio, el que ha permitido que la parrilla gane superficie e importancia junto con un capó prominente y bien esculpido.

El lavado de cara de los Volvo S60 y V60 ha supuesto recuperar ese punto de sobriedad que siempre apreciamos en un Volvo.

Tengo que declararme fan confeso del Volvo S60, la berlina más moderna de la marca. Pero pensando en un coche para toda la familia, para viajes confortables y con bastante carga, resulta demasiado sencillo acabar rendido ante el V60. Escojas el primero o el segundo, el sujeto de nuestra prueba, las cotas son prácticamente las mismas. La diferencia más notable la tenemos en que el sobrepeso de la carrocería familiar estará en torno a unos 70 kilogramos, el peso de un adulto de complexión media.

¿Dónde situamos a este Volvo V60?

Hablamos de un coche en torno a los 4,63 metros, en algún punto intermedio entre lo que hasta hace poco entendíamos como una berlina media y una gran berlina. Aunque hoy por hoy, y para tomar referencias con sus rivales más populares, estaría a la par con un BMW Serie 3 y sería unos centímetros más corto que un Mercedes Clase C y un Audi A4.

Este Volvo V60 está disponible con juegos de llantas entre 16” y 19”. Las de 19”, más concretamente, se introducían con este último lavado de cara y, aunque puedan parecer excesivas, mantienen el mismo perfil de las de 18” para no sacrificar en exceso el confort. Para que te sirva de referencia, la unidad probada que aparece en las fotos monta una llanta de 17”. En general, y como ya constataremos más tarde en la prueba dinámica, es un coche ágil desarrollado con una única obsesión en mente, el confort.

Sinceramente y, aunque suene a la misma cantinela de siempre, un coche de esta categoría pide un equipamiento acorde con una berlina de lujo. Más tarde entraré a hablaros de gama y acabados, pero de momento anticipo que esta unidad va equipada con línea Summum y algunos extras que se elevan en más de 10.000 euros sobre un Kinetic, el nivel más básico disponible para este motor.

La calidad apreciada de esta unidad es realmente alta. El Volvo V60 goza de un diseño de salpicadero que entremezcla la sobriedad de un diseño horizontal y materiales discretos, con el toque moderno de una consola central flotante (en esta unidad revestida de aluminio cepillado) que incluye los ajustes del climatizador y un equipo de entretenimiento cuya pantalla se ha dispuesto en lo más alto.

Sobriedad intemporal y tecnología se entremezclan a bordo

Haciendo un inciso en este punto, quizás nos sorprenda que esta pantalla sea un tanto pequeña respecto a los estándares que se han impuesto en los últimos años, de solo 5”. Aunque con su tamaño y su posición (muy elevada y perfectamente integrada en el salpicadero), ya es suficientemente accesible.

El Volvo V60 hereda todas las asistencias a la conducción de su hermano pequeño, el V40. En Tecmovia te ofrecemos un vistazo a la tecnología del Volvo V40 y por ende de coche de esta prueba.

En el cuadro de mandos de nuevo nos encontramos con la confrontación del sabor añejo, el de toda la vida, y el toque moderno de las últimas tecnologías. Como su hermano pequeño el V40, este Volvo V60 también cuenta con un cuadro de mandos completamente digital en el que podemos seleccionar tres modos, cada uno de ellos con dos temas de contraste de color, para mostrarnos la información. Mi favorito es el Performance, que muestra un cuentarrevoluciones de aguja y un velocímetro digital en el centro. Si queremos tener un mayor control de los consumos instantáneos y la asistencia “ecológica”, el modo Eco será el más recomendable. Podéis encontrar más información al respecto en Tecmovia, en nuestro análisis de la tecnología del Volvo V40.

Un cuadro de mandos completamente digital y personalizable

Y el sabor añejo lo aporta un detalle que me sorprendió muy gratamente, un volante revestido en cuero en dos tonos, con crema para el interior del aro y negro con costuras que facilitan adherir la mano, en el exterior. Un detalle digno de un Rolls-Royce que se ofrece opcionalmente por algo más de 180 euros.

Bastaron unos cientos de kilómetros para constatar que en los últimos años no había probado unos asientos tan cómodos como los de este Volvo V60 y mis compañeros de Diariomotor coinciden conmigo. Hablamos de unos asientos con tapizado completo de piel y diseño Sport, que suponen un extra opcional de algo más de 300 euros sobre el acabado Súmmum y en esta unidad también contaban con ajustes eléctricos (en Pack Xenium, con muchos otros extras, por cerca de 3.000 euros).

Definitivamente este Volvo V60 se está convirtiendo en nuestro familiar ideal, aunque para lograrlo también tendremos que desembolsar un dineral en las líneas de equipamiento más caras y costosos extras. Más allá del capricho, unos buenos asientos y extras de confort son siempre una inversión a largo plazo si queremos que este coche repose en nuestro garaje por muchos años y cientos de miles de kilómetros.

Asientos de primera clase

La ergonomía de estos asientos es perfecta, ideal para recorrer muchos kilómetros por carretera. El ajuste lateral es suficiente para no descolocar el cuerpo si entramos en una curva demasiado rápido, pero nada radical ni incómodo que nos moleste al tomar asiento. A nivel visual también nos han encantado, con un cuero de calidad en tono negro y costuras visibles en tono crema. Es difícil no reconocer su exquisitez, incluso para alguien como yo que rehuye de los tapizados completos en piel.

En las plazas traseras nos encontramos con la misma sensación. Las plazas laterales tienen un diseño ergonómico y la central, aunque carece de esa ergonomía, es realmente muy ancha para un coche de su categoría y no demasiado incómoda, aunque el mullido de la base y el respaldo siga penalizándolo.

Otro detalle que me encantó y que refleja el enfoque familiar de este coche, lo encontré en dos sillitas desplegables en las plazas laterales traseras.

Opcional: cojín alzador integrado para niños a partir de 15 kilogramos

Me parece un extra de alto valor por los algo más de 360 euros que cuesta en el Pack Family (y además incluye desactivación de airbag de acompañante y cierre de seguridad para niños). No se trata de una sillita completa al uso, sino de una base elevada que se despliega de la base de los asientos para acoger a niños de al menos 0,95 metros de altura y entre 15 y 36 kilogramos. Ideal para esa edad complicada en la que el niño ya no puede utilizar una sillita especial y necesita una base alzada para que los sistemas de retención lo amarren correctamente en el asiento.

Soluciones inteligentes para nuestro familiar ideal, no nos quepa la menor duda.

En un coche de estas características y como ya podrás suponer, el espacio de carga es uno de los aspectos más destacables. Este Volvo V60 goza de un volumen útil de carga hasta la bandeja de 430 litros, bastante pequeño para lo visto en su categoría aunque en este caso no debemos fijarnos en la cifra sino en su distribución. El maletero destaca por tener una base solidaria con la boca de carga, siendo muy accesible, cómodo y especialmente ancho, de forma que los pasos de rueda no penalizan demasiado el espacio útil.

Un maletero muy accesible y aprovechable

La bandeja es flexible y retráctil, con lo cual es muy sencillo cargar bultos hasta el techo. Como mencionábamos anteriormente, la banqueta posterior cuenta con respaldos divisibles en tres piezas (40/20/40). Y también hay que tener en cuenta que esos 430 litros no contabilizan un gran doble fondo que prescindiendo de rueda de repuesto se dedican a una bandeja para alojar objetos poco voluminosos, el kit de reparación de pinchazos, unos triángulos, unas herramientas…

Bajo la base de este maletero hay espacio más que suficiente para una rueda de repuesto, pero para incorporarla tendremos que recurrir a la lista de accesorios y pagar más de 600 euros por ella.

Como ya os decíamos a lo largo de esta prueba, un coche de la talla del Volvo V60 nos anima a buscar un equipamiento acorde a su categoría, no cortarnos seleccionando líneas de equipamiento muy avanzadas y todos los extras que creamos convenientes. Pero también hay que tener en cuenta que habitualmente estos suponen que el precio se incremente por varios miles de euros.

Como muestra, un botón. La unidad que de Volvo V60 que se muestra en estas fotografías es un D3 (desde 33.440 euros), automático (desde 35.940 euros), línea Summum (+4.477 euros), con el anteriormente mencionado Pack Family (+364 euros), Pack Light de Xenon, iluminación interior y retrovisor antideslumbramiento (+1.383 euros), Pack Xenium con cámara y sensores de aparcamiento, techo solar, ajustes eléctricos en el asiento del conductor (+2.892 euros), volante de cuero en dos tonos (+188 euros) y tapicería cuero Sport (+314 euros). En total la factura asciende a unos 45.560 euros.

Con promoción, el Volvo V60 diésel desde 25.630 euros

Actualmente se puede acceder a un Volvo V60 diésel y decentemente equipado por 25.630 euros, siempre y cuando seamos beneficiarios del Plan PIVE y financiemos un mínimo de 15.000 euros. Es un precio realmente bueno, si tenemos en cuenta que ya equipa un motor D2 (diésel de cuatro cilindros y 115 CV) e incluye de serie llantas de aleación de 16”, equipo de sonido con Bluetooth y USB, iluminación diurna LED, volante multifunción, climatizador bizona, control de velocidad constante y Sistema City Safety (frenada de emergencia automática hasta 50 km/h).

No te vayas muy lejos, en la siguiente parte hablaremos de dinámica.

En Diariomotor: Prueba del Volvo V40 | Prueba del Volvo S60

Lee a continuación: Volvo S60 y V60 Polestar: muy limitado y solo en ciertos países

El Volvo V60 es un familiar del tamaño de un BMW Serie 3 Touring, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. La última generación además es francamente bonita

Ver todos los comentarios 6
  • xingular

    Otro “exitazo ideal” como el V70…

  • aeto

    No existe asiento mas cómodo y ergonómico que el de un Volvo!

  • Gilda Laguado Navas

    Yo tengo un V40 excelente automovil cuando podremos
    ver el V60 en Colombia me interesa

  • Antonio Roldan

    Tengo un XC90 del año 2007, se me ha roto la transmisión delantera y no hay piezas…. el taller me dice que Volvo no las tiene. He llamado a atención al cliente de Volvo y me han dado dos fechas diferentes de recepción de la pieza, pero luego no llega nunca…. El día 20 de enero me indicaron ( repito, atención al cliente de Volvo, no el concesionario) que no tienen plazo de entrega de la pieza… así que entiendo que ¿ya no la fabrican?… ¿ Que puedo hacer ? ¿ Tiro el coche? No me vuelvo a comprar un Volvo, su servicio postventa es inexistente. He buscado la pieza en desguaces, en internet, pero nada. Estoy sin coche “indefinidamente”

  • Mejor vivir de alquilerVivir de alquiler te puede generar problemas pero estos nunca son de por vida

El Volvo V60 es un familiar del tamaño de un BMW Serie 3 Touring, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. La última generación además es francamente bonita