CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Híbridos

4 MIN

Híbridos de lujo y el "engaño" orquestado por Bentley y Rolls-Royce para superar la legislación medioambiental

David Villarreal | @davidvillarreal | 21 Mar 2014

¿Hasta qué punto afectarán las nuevas normativas anticontaminación a los fabricantes más sibaritas? La Unión Europea aprieta, pero no lo suficiente – o sí – como para obligar a marcas como Bentley o Rolls-Royce a redefinir su gama de motores. Hablamos de constructores de bajo volumen, asociados además a grupos automovilísticos mayores, que gracias a sus eléctricos y sus modelos más eficientes podrán “neutralizar” las emisiones de los más contaminantes para alcanzar los objetivos propuestos por las nuevas normativas y evitar sanciones.

Los híbridos enchufables, incluso con un gran motor térmico, son considerados vehículos “limpios” por su autonomía eléctrica, que les permite recorrer unos kilómetros sin emitir gases contaminantes.

Pero el reto medioambiental al que se enfrentan estos orfebres de las cuatro ruedas es aún mayor. Ejemplos como lo sucedido en París son el anticipo de legislaciones locales más estrictas, de áreas urbanas a las que solo podrá accederse con automóviles “limpios”. Y como bien podrás comprender estas marcas no podrán permitirse el lujo de que sus clientes no puedan llegar al centro de la ciudad porque su coche emita, teóricamente, cuatro veces como cualquier otro utilitario que ruede por allí.

Llamadlo truco, llamadlo engaño, o su visión darwinista de la teoría de la evolución, pero Bentley, Rolls-Royce y otros constructores de lujo ya han planificado su solución: el híbrido enchufable.

Rolls-Royce

9
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Aunque ya han experimentado con esa posibilidad, Rolls-Royce descarta el eléctrico por sus elevados tiempos de recarga y su escasa autonomía.

La persecución contra los automóviles más contaminantes se libra ya en los despachos de las agencias de tributos. Las tasas de impuestos con las que se grava a los coches más contaminantes no deja de crecer y aumentará probablemente en los próximos años. En ciudades como Londres quieren ir más allá y en unos años el centro de la ciudad podría no ser accesible por automóviles antiguos o con tasas de emisiones demasiado altas. Una marca como Bentley o Rolls-Royce no podría permitirse ese agravio para sus clientes.

Así las cosas, ya no nos resulta demasiado sorprendente que Torsten Müller-Otvos, CEO de Rolls-Royce, declare para Auto Express que su primer híbrido – además enchufable – llegará en un plazo máximo de tres años. Aunque todo lo ecológico esté de moda, Torsten asegura que sus clientes no demandan tal cosa, pero que las nuevas leyes les obligarán a tomar partido en esta guerra que libran los ingenieros contra los gases contaminantes.

Rolls, por supuesto, amortizaría la tecnología de BMW. Y aunque hayamos visto en los últimos años algún que otro prototipo del Phantom plenamente eléctrico, la marca no se plantea una opción tan arriesgada por las limitaciones derivadas de su baja autonomía y sus largos tiempos de espera durante la recarga.

Bentley

Bentley ha confirmado oficialmente que su primer híbrido enchufable llegará en 2017, un año después que un SUV que promete un crecimiento de ventas considerable a lo largo del próximo lustro.

Hablábamos al comienzo de exenciones para los fabricantes de bajo volumen. Bentley estaría al borde de alcanzar esos límites, con más de diez mil ventas en todo el mundo en 2013 y un objetivo máximo de diez mil vehículos en Europa que le darían la exoneración la nueva normativa europea.

Es de suponer que con el lanzamiento ya confirmado de un SUV, tendrán que enfrentarse a los límites que imponga la Unión Europea, aunque en unos términos más laxos que marcas de gran volumen y con la confianza – probablemente – de compensar sus excesos con la eficiencia que presentarán sus hermanos del Grupo Volkswagen, que para los próximos años pretende poner en circulación más de diez millones de nuevos coches al año en todo el mundo.

Hace unos días Bentley confirmaba oficialmente que su primer SUV llegará en 2016, pero también que en 2017 gozarán de un híbrido enchufable. En definitiva, ni Bentley ni Rolls-Royce están dispuestos a que les destruya el proceso de selección natural que ya se ha iniciado, la aniquilación de aquellos individuos que no se adapten al panorama “ecológico” que nos espera para los próximos años.

En Diariomotor: Bentley dice no al diésel en favor de los híbridos

Rolls-Royce