CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Híbridos

3 MIN

Este es el nuevo Toyota Prius Plug-in, el Prius enchufable: y estas son sus 5 diferencias con el Prius convencional

David Villarreal | @davidvillarreal | 23 Mar 2016
toyota-prius-plug-in-2016-01
toyota-prius-plug-in-2016-01

Desde que aterrizó en los concesionarios europeos el primer Toyota Prius enchufable, en 2012, el mercado ha asistido a la llegada de una oleada de híbridos enchufables, con más autonomía, con mejores prestaciones, y con un mejor rendimiento en pos de un objetivo: la eficiencia. Esa es la razón por la cual este nuevo Toyota Prius Plug-in 2017 es tan importante para Toyota en nuestro continente. El Toyota Prius enchufable ha de reivindicarse, como ya lo hiciera el híbrido convencional, como una referencia en su categoría. ¿Lo conseguirá?

1. Mejores cualidades en su funcionamiento eléctrico.

El nuevo Toyota Prius Plug-in es capaz de alcanzar velocidades de hasta 135 km/h, de manera que su modo eléctrico ahora es práctico en todo tipo de carreteras. Su autonomía homologada ha aumentado significativamente, situándose en una cifra estupenda en referencia con sus rivales, en 50 kilómetros en modo eléctrico con una sola recarga. Para conseguirlo, Toyota habría recurrido a unas baterías de litio con mayor capacidad de almacenamiento energético, con 8,8 kWh.

Sus cifras homologadas, que no pueden servirnos como referencia del consumo real que obtendremos, son de 1,4 litros/100 kilómetros y de 32 g/km de CO2.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS

2. Un sistema híbrido optimizado para primar su uso eléctrico.

Su sistema híbrido ha sido heredado del Toyota Prius convencional. Eso quiere decir que seguirá gozando de un motor de cuatro cilindros y ciclo Atkinson, con 1.8 litros de desplazamiento y una eficiencia térmica de hasta el 40%.

La mayor diferencia con respecto al nuevo Toyota Prius de 122 CV (ver prueba del Toyota Prius 2016) estaría en que este modelo ha sido diseñado para circular la mayor parte del tiempo en modo eléctrico, y que su centralita priorice, en la medida de lo posible, el aprovechamiento de la energía acumulada en las baterías para desplazarnos. Es decir, que su motor térmico juegue un papel secundario, o al menos no tan importante como el jugado en el Prius convencional.

3. Una recarga rápida y sencilla.

El mejor aprovechamiento del Toyota Prius Plug-in no es otro que cargarlo a diario, antes de nuestros trayectos cotidianos. Toyota asegura que sus baterías pueden recargarse por completo en 2,3 horas utilizando un conector Mennekes a 230 voltios.

4. Un diseño propio.

Toyota también ha querido abogar por una mayor diferenciación entre Prius y Prius Plug-in. Con respecto a su predecesor, el Plug-in ha aumentado su longitud en 165 milímetros, se ha ensanchado 15 milímetros, y ha reducido su altura en 20 milímetros.

Sus señas de identidad más destacadas se aprecian en el diseño de la zaga, donde el spoiler trasero en el que culmina la caída del techo estilo Kammback cuenta ahora con un diseño de pilotos que se prolongan a lo largo de todo el vértice que marca la caída radical, en vertical, del portón trasero. En el frontal también tenemos un nuevo diseño de parrilla, con formas aún más atrevidas, caprichosas y juveniles, especialmente en lo que concierne al diseño de faros LED y de la iluminación diurna.

5. Un interior mucho más tecnológico... y muy ¿Tesla?.

A bordo también nos encontramos con novedades importantes, con un salpicadero dominado por completo por una pantalla táctil de 8" en formato vertical (muy al estilo del Tesla Model S), y una instrumentación central digital con pantalla de 4,2".

Su lanzamiento en Europa se producirá a finales de año.

Fuente: Toyota
En Diariomotor: