Cóctel explosivo italo-japonés: un Toyota GT 86 aderezado con el motor V8 de un Ferrari 458 Italia

 |  @sergioalvarez88  | 

Ryan Tuerck es uno de los pilotos de drifting más famosos del planeta. Ya le hemos visto en todo tipo de situaciones, que suelen implicar su Toyota GT 86 hipervitaminado – que condujo por el centro de Manhattan, sin ir más lejos – o incluso furgonetas Nissan. Uno de los proyectos personales de Ryan Tuerck acaba de ser desvelado al mundo. El swap de motor definitivo. Un transplante de corazón: el V8 de 4,5 litros y 570 CV de un Ferrari 458 Italia, bajo el capó de un Toyota GT 86. ¿El cóctel perfecto?

Adaptar a posición delantera un motor diseñado para un uso en posición central-trasera es un gran reto técnico.

Esta idea explosiva ha sido revelada en un vídeo grabado por Donut Media, que también ha grabado sus aventuras con una furgoneta Nissan y vídeos de lo más interesante sobre automóviles míticos. Habitualmente los swaps de motor para drifting suelen implicar motores americanos de alta cilindrada: para el drifting se necesita mucho par motor y en multitud de ocasiones la vía más rápida y barata es un V8 de origen General Motors. Estos motores se ofrecen nuevos por catálogo, a precios que no suelen superar los 4.000 dólares.

Los más puristas recurren a la potenciación extrema de motores de serie, o hacen swaps a bloques RB26DETT o SR20DET. Curiosamente, los bloques Nissan son muy populares para drifting. Transplantar un motor Ferrari a un Toyota GT 86 es un reto más que considerable. En primer lugar, porque es un motor diseñado para ir montado en posición central-trasera, y no en posición delantera. En segundo lugar, porque el motor habla italiano y debe comunicarse con el resto del coche, cuya electrónica habla japonés.

Hará falta una instalación ad-hoc, con toda seguridad. Otro problema a solucionar es la transmisión. ¿Conservarán la unidad de doble embrague del Ferrari? ¿O usarán mejor una caja manual? Queda claro que el propósito del coche es el drifting, por lo que es seguro que el tren de rodaje del coche deberá ser extensamente modificado. Sea como fuere, el resultado promete ser explosivo.

En Diariomotor:


Lee a continuación: ¡Sacrilegio! Este BMW M3 lleva un V8 americano sobrealimentado hasta los 900 CV, para quemar rueda como si no hubiera mañana

  • X 2.0

    Buen trabajo sin duda, muy mal tubo que quedar el Ferrari que llevaba ese motor. Sobre la elección de motores, yo me pongo del lado de los puristas, los bloques Nissan, Toyota y Mazda me parecen los mejores, tienen fiabilidad y afthermarket para ponerlos a punto de sobra, y lo mejor de todo, son bloques mas ligeros que los de GM.

  • Txesz

    Ese motor va en posición delantera en el Maseratti Gran Turismo, asi que ya tienen de dónde inspirarse. En cuanto la electrónica, con que sea la justa para que ande el motor, ya está. No tiene por qué comunicarse con el resto del coche.

    Eso si, yo hubiese conservado la arquitectura H4 y hubiese montado el propulsor de un Impreza WRX, convenientemete retocado. Pero claro, este Toyari va a ser mucho más exclusivo.