Desmontando mitos: aunque no te lo creas, conducir deportivos no siempre es tan divertido como parece

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos meses os hablábamos de los mitos y realidades de ser probador de coches, y de cómo muchos amigos ven nuestro trabajo e imaginan una vida propia de una estrella del rock, o de un jugador de fútbol. Ya os decíamos que el trabajo de un periodista del motor, o un probador de coches, dista mucho de esa imagen idealizada que muestran nuestras redes sociales, con selfies en localizaciones exóticas, fotos de deportivos, y platos de cocineros con estrella Michelin. Por suerte, hemos de reconocerlo, a menudo sí que nos toca conducir deportivos caros, exclusivos, y exóticos. Y eso implica que, por unos días, nuestra vida, al menos en lo que respecta a la conducción, se asemeja mucho más a la de un propietario de un superdeportivo. Y eso, aunque no te lo creas, siempre tiene sus pros y sus contras, porque a menudo conducir superdeportivos no es tan divertido como parece.

Salvo en contadas presentaciones, en las pruebas de deportivos que realizamos la mayor parte del tiempo lo pasamos fuera de los circuitos. Por unos días ese coche imponente, tan rápido, deportivo, y divertido en una pista cerrada, o en un tramo de curvas, se convierte en tu utilitario. Hablamos de viajes de varias horas hasta el destino en el que vamos a preparar una producción, de tener que utilizarlo para cenar en el centro de la ciudad porque por limitaciones de tu garaje no puedes permitirte tener dos coches en casa a la vez, o incluso de tener que utilizarlo para comprar la cena y la comida siguiente en un supermercado en el que lo habitual no es ver un deportivo, sino monovolúmenes con sillitas infantiles, y SUV. También has de acostumbrarte a no acudir en él a ningún lugar sin antes comprobar la existencia de un parking seguro cercano, o incluso consultar con el hotel en el que te vas a alojar en un viaje si su parking está preparado para un coche inusualmente ancho y bajo.

Eso implica situaciones curiosas y surrealistas, a veces divertidas, a veces insoportables. Todo esto viene a cuento de un vídeo que veíamos estos días, del youtuber Salomondrin, en el que nos muestra, desde una parodia, situaciones a las que probablemente se habrá enfrentado en estos años conduciendo deportivos.

Conducir un deportivo, o un coche exótico, implica en cierta medida ceder tu intimidad.

Conducir un deportivo, o un coche exótico, implica en cierta medida ceder tu intimidad. No debes extrañarte al ver que un viandante saca un móvil para grabarte o hacerte una foto, y aún menos de que al detenerte en un aparcamiento, alguien te pida permiso para hacerse una foto con el coche, en el mejor de los casos, porque en muchos otros se hará su selfie sin pedirte permiso. Eso, en cierta medida, es un problema para muchas personas, porque conducir o tener un deportivo no significa asumir el rol de una estrella de Hollywood. Y os aseguro que más de un compañero ha llegado a cambiar sus hábitos diarios mientras probaba un deportivo para evitar estas situaciones. Así como muchos conductores con una liquidez muy superior a la media de la mayoría de los mortales evitan adquirir deportivos, o limitan el uso del deportivo que tienen en su garaje para el fin de semana, para evitar este tipo de situaciones, y cualquier ostentación del dinero.

En unos días probando un deportivo lo normal es que te enfrentes varias veces a situaciones que, aunque parezcan un cliché, se producen continuamente. ¿Cuánto cuesta este coche? ¿Cuánto corre? ¿Podrías salir acelerando a fondo, o revolucionar el motor en punto muerto?

Tampoco es extraña otra situación, que genera curiosas anécdotas que contar en una cena con los amigos, o con los compañeros del trabajo. El momento en que te conviertes en un imán para atraer controles de la policía, o la Guardia Civil, aunque generalmente por la atracción que genera en los agentes el coche que conduces, y la mera curiosidad.

Lo peor es cuando el asombro e incluso fascinación de la gente al ver el coche, se transforma en envidia, y desprecio.

Digamos que situaciones como las anteriores entran dentro de lo razonable, y no del todo desagradable. Lo peor es cuando el asombro e incluso fascinación de la gente al ver el coche, se transforma en envidia, y desprecio. El desprecio de ese conductor que no te deja incorporarse a tu carril y que mirándote fijamente en su mente es probable que esté pensando en cualquier cliché sobre un joven de menos de 30 años conduciendo un deportivo de más de 200.000 euros. O incluso peor, el desprecio y la envidia del que, no solo lo piensa, sino que incluso te lo expresa verbalmente. Conducir un deportivo a veces implica que te llamen de todo. A menudo no oirás los improperios, pero en muchos otros casos, especialmente si circulas con las ventanillas bajadas, o descapotado, los oirás. En todos estos años trabajando para Diariomotor mis compañeros y yo nos hemos enfrentado a circunstancias de todo tipo, algunas incluso pasando de la agresión verbal, a situaciones próximas a la agresión física.

Conducir un deportivo supone, por lo tanto, muchos aspectos negativos que para muchos no siempre compensan a los aspectos positivos. Muchos aspectos negativos que, por desgracia, muchas veces tienen que ver con la envidia y, sobre todo, con la falta de educación de la gente.

En Diariomotor:

Mitos y realidades de ser probador de coches

Lee a continuación: Renault ha actualizado el CIio RS, pero sigue sin darle lo único que necesita

  • JrgExp

    Envidia siempre. Y de la mala.
    Yo antes siempre era de los que si veía algo que sonaba, incluso me indignaba si al pedirle un achuchón se negaba, o pasaba. Llegando a veces incluso a la burla o el insulto (aunque no lo justifica, la adolescencia tiene la culpa).

    Ahora que en cierta medida, soy yo el que está en disposición de que se lo pidan (ni que tuviese un ferrari jaja), cambia la cosa. Normalmente, es muy bonito ver que le sacas la sonrisa a un niño (o no tan niño). Pero luego están las circunstancias que mencionáis. Gente tóxica, cuya solución a su amargura es amargar a los demás.

    Por otra parte, respecto al trabajo de probador en sí. No sé, la gente debe pensarse, que hacer 1.000 km en 2 días con un deportivo es gloria bendita. Porque claro, mola conducirlo. No señor, hacerse 1.000 km en dos días e suna paliza en un Ibiza y en un Mercedes, y mucho más en un deportivo donde tu culo va pegado al suelo y sientes cada bache. Ahora, es una paliza que a mí no me importaría sufrir de vez en cuando…

    • elgrone77

      Si es verdad, hace bastantes años me monte en un Porsche 911 en un salon del automóvil acá en Colombia y senti los asientos super durisimos para lo que he estado acostumbrado en mi vida. También he leído por ahí el cuento de la suspensión super dura, ahí si como grave la cosa conmigo, a mi encantan los carros con suspensiones bien abullonadas. Me iría mas bien por un Rolls Royce, un Bentley, un Clase S o un 750i teniendo el dinero. Saludos…

  • Jordi

    Lo peor es que no hace falta un deportivo para que te insulten, cuando tenia 18 años me dejaron un a3 de alquiler y dándome una vuelta por el barrio de un amigo pase por una calle que coincidió que estaban los típicos macaras del barrio en la calle con sus coches aparcados, al día siguiente me entere por mi amigo que me insultaron y que preguntaban quien era…

  • ADN

    Algunos servicios te los cobran dependiendo el valor del coche. Si

  • Sky

    Y no nos olvidemos de todos aquellos que tienen la imperiosa necesidad de “intentar” demostrar que su TDI se devora a cualquier deportivo. Pobrecillos… todavía no saben que las pegatinas del Centers Auto
    no dan caballos…

    • Fantasmas antidiesel en bicicl

      Es que lo siento por ti pero hay muchísimos TDI normales con más rendimiento que la mayoría de gasolinas normales, y con la.mitad de coste, te guste o no ;). Y también los hay deportivos, cuando pruebes uno durante un año a diario me cuentas cual prefieres…si no tienes que vender el gasofa porque no puedes mantenerlo diariamente.

      Cuanto humo, si yo tuviera un gasolina para sólo cogerlo los fines de semana porque no me hiciera falta para ir a trabajar, claro que tardaría de gasolina, pero sería un “quiero y apenas lo cojo” como unos cuantos que conozco jaja, vergüenza ajena: ver un a5 de 211cv gasolina todos los días en su plaza el parking y saber que con 5-6 años tiene 30000km…es poco más que patético, la realidad de la mayoría que hacen comentarios chorras como el tuyo, mientras otros hacemos esos km anualmente y con una sonrisa…

      • Fantasmas antidiesel en bici

        Y ojo, que yo para nada estoy en contra de un buen gasolina puesto que es un gustazo y si te gustan los coches te tiene que gustar. Pero para eso tiene que ser un ‘buen’ motor y darle el uso adecuado, si te lo puedes permitir claro, lo cual por desgracia realmente pueden muy pocos (de ahí que apenas lo cojan o tengan gasolinas que andan la mitad que un 320d y consuman el doble). Así que para nada estoy en contra de los diesel ya que son bastante más sensatos para los que realmente conducimos a diario, y de media a gama similar rinden más que el gasolina equivalente pero de aquí a pekin (y con muchísimo menos gasto).

        Más claro, blanco y en botella.

        • Sky

          Creo que deberías anteponer
          tu comprensión lectora a la bilis y a tu mal carácter, ya que tanto el artículo
          como mi comentario, van referidos a deportivos exclusivos de lujo y alta gama.
          Si te has sentido aludido por mi comentario, soy yo el que “lo siente por
          ti”. No creo que estés en disposición de saber nada sobre mi, ni sobre lo
          que conduzco o dejo de conducir.

          Ya que hablas de
          sensatez, te recuerdo que ésta, no es una característica que defina a un
          auténtico aficionado al motor con recursos, y podríamos entrar en el eterno
          debate de qué utilidad tiene un coche de 600 caballos, o un coche que recorra 100
          kilómetros al año, o una mami recogiendo a su hijo del colegio en un Q7 a 5
          kilómetros y por ciudad. O mira… incluso te podría preguntar por la utilidad
          de cualquier coche capaz de ponerse a 200, cuando el límite de velocidad es de
          120.

          Al final, la única realidad
          que hay sobre el tema, es que cada cual se compra el coche que le da la gana y
          que pueda pagar, con el motor que le da la gana, recorren los kilómetros que
          les da la gana, y hacen el uso qué cada cual crea conveniente, y aunque a ti te
          duela en el alma, es algo totalmente respetable.

          P.D.: Me alegro de que por
          lo menos mientras conduces, tengas una sonrisa.

      • Jonnathan Jimenez

        Por eso acá en EEUU nos encantan los TDI (sarcasmo), no se cual es el problema de hacer millas o km en un gasolina si acá es lo más normal del mundo, y como dice mi amigo cada quien conduce el coche que quiere para hacer los kms que quiere cuando quiere, y te lo dice un propietario de un Civic SI 07 como único coche y de diario (168000 millas).

  • Sergiogpz

    Pues lo siento mucho pero no me dais nada de pena, como se suele decir “va en el sueldo”. Pero vamos que si tantos problemas tenéis seguro que más de uno se cambiaba por vosotros jejejeje

  • Rest

    No es consejo, pero hombre, a esos detestables tuercebotas no hay que hacerlos el menor caso ( demasiado tienen conviviendo, día y noche, con su fracasado existir ). En última instancia, adornarlos la cara es contraproducente ( está muuuuy tipificado, y luego se asegurarán de sacar tajada ), mejor: 091. De igual forma, al loro con tarados delincuentes, lo primero la integridad de uno: elevando un pelín el nivel de atención de alrededor, y en cuanto mínimamente la cosa amague chunga …. ¡ piernas para qué os quierooo !

  • yutris

    Pero eso pasa con cualquier cosa que llame la atención o sea como decís vosotros exótico, me pasa a mi con mi escarabajo del 75 cada vez que lo saco, sera por que es morado… y eso que cuesta lo que una llanta de los coches que podéis probar aquí…