40 años de historia de los motores de 5 cilindros de Audi en 20 imágenes: pasado, presente y futuro

 |  @davidvillarreal  | 

Se dice rápido. Este año se celebra el 40 aniversario de los motores de cinco cilindros de Audi. 40 años en los que estos motores han evolucionado significativamente, solidariamente a la propia evolución del resto de motores de la marca, de Audi, y de la industria del automóvil en general. Cuatro décadas más tarde se impone la contención, el downsizing, el motor con la cilindrada más adecuada para cumplir objetivos de rendimiento, prestaciones, y eficiencia. Y tal vez por eso pueda sorprendernos, o no, que los motores de cinco cilindros hayan encontrado su sitio dentro de la gama Audi, y que lo hayan hecho en un lugar privilegiado, en el producto de altas prestaciones, en las versiones más deportivas de las gamas Audi A3, Audi Q3 y Audi TT. Y este es nuestro repaso a la historia de los motores de cinco cilindros de Audi, su evolución, y los productos que lo equiparon. 40 años de motores de cinco cilindros de Audi en 20 imágenes.

Como ya os decíamos, el motor de cinco cilindros ha jugado un papel fundamental en la evolución de Audi en las últimas cuatro décadas, y no solo en modelos de altas prestaciones. Audi ha trabajado con motores de cinco cilindros atmosféricos, sobrealimentados, diésel y gasolina, de inyección directa, indirecta, y carburación, en productos de calle y competición.

Los motores de cinco cilindros vivieron su especial auge en los años ochenta, en la época de los Grupo B, y en los años que sucedieron al fin de aquella edad dorada de los rallys. A finales de los noventa, Audi optaría por retirar de su gama los motores de cinco cilindros, en favor de una polarización entre motores de cuatro cilindros y motores V6 y V8 de altas prestaciones. Y de nuevo en 2009, con el Audi TT RS, regresarían los motores de cinco cilindros para dar vida a las versiones más deportivas de su gama compacta.

Agosto de 1976. Audi presenta su primer motor de cinco cilindros, coincidiendo con la llegada de la segunda generación del Audi 100 (C2). Aquel primer cinco cilindros desplazaba 2.144 cm3 y entregaba 136 CV a 5.700 rpm, en un gasolina de inyección que llegaría a los concesionarios un año más tarde, en marzo de 1977.

Abril de 1978. Audi presenta una versión de carburación de su motor de cinco cilindros, con un bloque de 1.9 litros, que con 115 CV remplazaría al motor de acceso de cuatro cilindros de la gama Audi 100 (C2).

Año 1978. Audi presenta su primer Audi 100 (C2) diésel, con un bloque de cinco cilindros, atmosférico, y 70 CV de potencia. Este motor también llegaría al Audi 100 (C3), e incluso contaría con una versión sobrealimentada de 87 CV, que llegaría en 1984.

Año 1980. El motor de cinco cilindros de Audi se pasa al turbo y el encargado de estrenarlo sería el Audi 200 5T (C2) lanzado en 1980. Con su bloque de 2.144 cm3 alcanzaría 170 CV de potencia y sentaría las bases del motor de cinco cilindros de Audi tal y como lo conocemos en nuestros días.

Marzo de 1980. Audi presenta en el Salón de Ginebra uno de los modelos más reconocidos y deseados de la marca de los cuatro aros en los años ochenta, el Audi quattro, derivado del Audi Coupé (B2), y con un motor de cinco cilindros y turbo que ya alcanzaba los 200 CV de potencia.

Año 1983. El motor de cinco cilindros de Audi triunfa en una época histórica para el automovilismo, y en concreto para los rallys. El Audi quattro A2, un Grupo B con tracción a las cuatro ruedas y motor de cinco cilindros, que entregaba nada más y nada menos que 360 CV de potencia, debuta en el Rally de Córcega de 1983 y encadena victorias y títulos con pilotos como Hannu Mikkola y Stig Blomqvist.

Septiembre de 1983. El Salón de Frankfurt es el escenario escogido para presentar el nuevo Audi Sport quattro, que con cuatro válvulas por cilindro, turbo, e intercooler, consigue que el motor de cinco cilindros y 2.1 litros entregue 306 CV de potencia. Pensad que los Ferrari de ocho cilindros de la época apenas alcanzaban los 250 CV de potencia. Tan solo se fabricarían 214 unidades con un objetivo muy concreto, el de homologar el nuevo coche de rallys.

Año 1987. Walter Röhrl vence, y bate el récord, en la subida de Pikes Peak a los mandos de un Audi Sport quattro S1 (E2). Con el bloque de cinco cilindros y 2.1 litros, aquel deportivo de carreras ya alcanzaba 598 CV de potencia a 8.000 rpm, y entregaba 590 Nm a 5.500 rpm.

Año 1988. En los años ochenta los motores de cinco cilindros de Audi no solo tendrían que perfeccionarse para mejorar sus prestaciones y su rendimiento, sino también para optimizar su consumo y sus emisiones, incorporando nuevos catalizadores, y sistemas de diagnóstico con ese mismo objetivo, como los que ya empleaba el motor de veinte válvulas del Audi 200 quattro 20V (C3) que ves en estas imágenes.

Año 1989. Audi presume de ofrecer uno de los motores, si no el que más, más potente que se hubiera utilizado hasta la fecha en un coche de carreras. El Audi 90 quattro compite en la IMSA GTO estadounidense de 1989 con un motor de 2.2 litros que entregaba 720 CV de potencia y 720 Nm de par máximo.

Año 1989. Audi presenta su motor de cinco cilindros diésel con tecnología de inyección directa (ver retro-prueba del Audi 100 TDI). Aquel motor entregaba, con un bloque de 2.5 litros, 120 CV de potencia.

Año 1991. El motor de cinco cilindros de Audi sigue definiendo su terreno dentro de la gama de altas de prestaciones de los cuatro aros. Así en 1991 se presentaba el Audi S4, un familiar de corte deportivo derivado del Audi 100 (C4), con motor turbo de cinco cilindros, 2.2 litros, 20 válvulas y 230 CV de potencia. Ese motor también se incorporaría en el Audi S2 Avant (B4) – el que ves en la imagen superior – y el Audi S2 Coupé (B3).

Año 1994. A mediados de los noventa nacería otro de los iconos de Audi, un RS de cinco cilindros, que incorporaría el motor de cinco cilindros más potente equipado por un Audi de calle. El Audi Avant RS 2 (B4) alcanzaría la cifra de 315 CV de potencia.

Año 2009. Tras un parón desde 1997, el motor de cinco cilindros de Audi regresa, y lo hace en la versión más deportiva de su coupé de 2+2 plazas, el Audi TT RS. Aquel cinco cilindros moderno desplazaba 2.480 cm3, entregaba 340 CV de potencia, y gozaría de una trayectoria nada desdeñable, incorporándose a otros modelos de dimensiones compactas de la marca.

El motor 2.5 TFSI también estaría presente en el Audi RS 3 Sportback.

En 2010, el Audi TT RS también marcaría el regreso del cinco cilindros de Audi en la competición, con un deportivo de resistencia que entregaba 380 CV de potencia y se anotaría diferentes victorias en el VLN de 2010 y 2011.

Verano de 2015. Con 367 CV de potencia, el Audi RS 3 Sportback de segunda generación llegaría para convertirse en uno de los reyes de los compactos deportivos, en una época en la que la escalada de potencia ha sido la tónica dominante de esta categoría.

El motor de cinco cilindros ha sido el corazón, incluso, de un SUV de altos vuelos, del Audi RS Q3. En su versión performance, y coincidiendo con la actualización del MY 2016, también llega a 367 CV de potencia.

El último en incorporarse ha sido el Audi TT RS Coupé 2016, la versión más picante del último TT, que ya entrega nada más y nada menos que 400 CV de potencia.

¿Qué le espera al motor de cinco cilindros de Audi en un futuro próximo?

No sería demasiado atrevido imaginar un motor de inyección directa, gasolina, con turbo, e incluso un compresor eléctrico. Eso fue precisamente lo que vimos el año pasado en el Audi TT Clubsport Turbo Concept que ves en estas imágenes (más información del Audi TT Clubsport Turbo Concept). En este prototipo Audi aprovechó el compresor eléctrico y otras muchas mejoras sobre el 2.5 TFSI para alcanzar una cifra increíble, 600 CV de potencia.

¿Lo veremos algún día en la calle? Quién sabe…

Fuente: Audi
En Diariomotor:

Lee a continuación: Audi A1 2018: 5 primeras claves sobre la próxima generación del utilitario premium