CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Renault

5 MIN

Renault pone fecha de caducidad al diésel, ¿dejaremos de ver a los dCi en menos de 4 años?

David Villarreal | @davidvillarreal | 12 Sept 2016
renault-fin-diesel-2020-01
renault-fin-diesel-2020-01

La preocupación en el sector especialmente tras todo lo que ha acontecido a lo largo del último año, es cada vez más evidente. Durante décadas Europa se ha volcado con el diésel. Los fabricantes han apostado por su tecnología, y por articular una gama de productos en la que el gasóleo era el gran protagonista y el combustible más demandado por sus clientes. Desde el ámbito público, la Unión Europea, y los gobiernos del Viejo Continente, apostaron por promover su uso en pos de la reducción del CO2. Pero cada vez son más las voces que apuntan en una dirección. El diésel tiene los días contados. Y eso es precisamente lo que ya se está planteando desde Renault, una marca en la que los motores diésel son, con diferencia, los más importantes. ¿Dejaremos de ver modelos Renault diésel a partir de 2020?

Según informaba Reuters estos días, gracias a fuentes internas de Renault, en las altas esferas de la marca ya se ha propuesto la posibilidad de imaginar un futuro, a corto plazo, sin motores de gasóleo. Un plazo tan corto como para pensar que en 2020 deje de estar disponible en muchos modelos que hasta ahora difícilmente hubiéramos entendido sin un motor dCi.

¿Por qué una marca como Renault está perdiendo el interés en el diésel?

Eliminar los diésel de tu gama de productos, especialmente si eres un fabricante europeo, o con el grueso de tus ventas en este continente, es ante todo una apuesta atrevida. Pensemos que tras los motores diésel que encontramos hoy en el mercado han estado las mayores inversiones de los constructores, el trabajo de muchas fábricas, y en última instancia, el trabajo de muchas familias. Para pensar en el fin del diésel, también habría que hacer lo propio pensando en cuál sería su alternativa.

En Renault se habría propuesto limitar, al mínimo indispensable, la inversión en desarrollo de motores diésel. Y eso sería, de nuevo, una medida muy atrevida, especialmente si tenemos en cuenta todos los cambios legislativos previstos para los próximos años y la cantidad de mejoras que exigirán a los motores diésel.

Precisamente ese es el mayor problema para Renault. Nos dirigimos hacia un marco legislativo en el que la homologación de emisiones será más próxima al ámbito real, los límites de emisiones de NOx más estrictos, y la tecnología necesaria para cumplir con estas restricciones más compleja y cara. Hasta el punto en que esta haría inviable para muchos fabricantes seguir apostando por el diésel, tal y como comentaban en Expansión estos días.

Para Renault, y muchos otros fabricantes, el fin del diésel llegará de manera progresiva, hasta el punto en que en un plazo inferior a diez años muchos constructores habrían podido prescindir de alternativas diésel en toda su gama de productos. Hoy en día ya vemos como cada vez son menos los utilitarios urbanos con motor de gasóleo. Incluso en un producto importante, como el Renault Twingo, compartiendo plataforma y desarrollo con el smart forfour, Renault ya ha prescindido del diésel.

Los siguientes en prescindir de motores de gasóleo serían aquellos en los que el diésel tiene una justificación más compleja, y en los que por su coste, la viabilidad de mantener un dCi en la gama sería más compleja. Lo lógico sería, por lo tanto, que el próximo en prescindir de un motor diésel fuera el Renault Clio.

¿Y cómo pretenden conseguirlo? Hace dos años ya tuvimos ocasión de probar un prototipo Renault que, gracias a una suerte de sistema híbrido y otras muchas tecnologías, sobre todo en materia aerodinámica y ahorro de peso, conseguiría unos consumos ínfimos sin recurrir al diésel. Quizás ese sea el futuro de Renault y de muchos otros fabricantes (ver 5 tecnologías Renault que quizás veamos en el próximo Clio).

Mientras tanto, y hasta que se den nuevos pasos, tengo la sensación de que comenzaremos a acostumbrarnos a ver como este y otros muchos fabricantes comienzan a anunciarnos su hoja de ruta para sustituir al diésel.

En Diariomotor: