CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición

2 MIN

Graham Rahal admite que Chevrolet está en otro nivel

Humberto Gutiérrez | 25 May 2015
indycar_500_millas_15
indycar_500_millas_15

La reciente edición de Las 500 Millas de Indianápolis confirmó la superioridad de Chevrolet sobre Honda en la IndyCar, al ubicar ocho pilotos entre los diez mejores incluyendo los cuatro primeros y además un piloto Chevrolet estuvo al frente en 196 de las 200 vueltas. Juan Pablo Montoya, Will Power, Charlie Kimbal y Scott Dixon demostraron que la potencia del motor americano está muy por arriba de su competidor japonés. El mejor clasificado con motor Honda, Graham Rahal, quien llegó en quinto lugar, admitió que en ningún momento fue enemigo para la victoria porque carecía de los caballos de fuerza para retar a los punteros.

Aunque Honda se mantiene adelante en la clasificación, acumulando 593 puntos por 588 de Chevrolet, se debe tomar en cuenta que tras el Gran Premio de Louisiana a Chevrolet se le restaron 100 puntos. También hay que señalar que solo el lesionado James Hinchcliffe ha sido el único piloto Honda que ha ganado una carrera en el campeonato. El resto de la temporada ha sido un claro dominio de Chevrolet y eso se puede apreciar al revisar la clasificación de pilotos, donde los cuatro primeros utilizan el motor americano.

El V6 turbo Chevrolet es preparado por Ilmor Ltd y por Pratt & Miller Engineering, quienes cuentan con el apoyo oficial de General Motors Powertrain y de Hitachi Automotive Auto Systems, de allí que no es de extrañar la fiabilidad y la potencia del motor operando en las 12.000 Rpm. Según Graham Rahal, el personal de Honda Performance Development tiene mucho trabajo por hacer porque los de Chevrolet han colocado un listón muy alto y apenas quedan diez carreras para culminar la temporada.

Es obvio que Chevy corre en otra liga. Tengo absoluta confianza en Honda pero es evidente que falta potencia, no hay suficientes caballos de fuerza. En todo tipo de circuito hemos sido superados. Hoy estaba feliz de estar cerca de Kimball y de Dixon al final, pensé que había esperanzas pero fue muy complicado mantener el ritmo. Tres de los cuatro primeros en meta están adelante en el campeonato y ese factor complica todas nuestras aspiraciones.