Coches de competición para recordar: Subaru

 |  @alexgarciagv27  | 

Subaru debe prácticamente toda la totalidad de su historia deportiva al mundial de rallyes, en el que participó desde principios de los años 80 hasta finales de la pasada década, cuando decidió retirarse por la difícil situación económica mundial. Pero de la misma forma que Subaru le debe mucho al mundial de rallyes, esta competición tiene mucho que agradecerle a las balas azules, pilotadas por leyendas como Carlos Sainz, Colin McRae o Richard Burns. Sin ninguna duda, el azul de Subaru está ya en la memoria colectiva de los aficionados al mundo del automovilismo.

Subaru G – Varios

Subaru GL

El Subaru GL, proveniente de la serie G de Subaru, fue el primer coche de la marca japonesa en competir con apoyo oficial fuera de Japón. El coche original era de 1972, último año de la producción de los Subaru de la serie G. La historia del llamado “Superoo” empieza con Mike Oleyar, propietario de uno de los primeros concesionarios de Subaru en Estados Unidos. Piloto experto en subidas de montaña, pronto empezó a preparar un GL para tales competiciones.

A poco de empezar, se puso en contacto con Subaru para explicarles sus planes y la marca japonesa no tardó en dar su apoyo al proyecto a través de Subaru América. Gracias a ellos, el coche pudo equipar varias piezas de altas prestaciones que Subaru destinaba a competiciones de rally nacionales, poco conocidas fuera de Japón, pero que hicieron que el coche consiguiera algunos buenos resultados en carreras de subida de montaña durante los años 70.

Después de un accidente, Oleyar vendió el Subaru pero esto no significó el fin de sus días de competición, ya que precisamente en los años 80 fué cuando empezó el cambio que le llevaría a ganar subidas en cuesta incluso a finales de los años 80, dentro de la SCCA y su campeonato de este tipo de competiciones. A pesar de tener un motor pequeño, su ligereza hizo que pudiera competir con coches más grandes pero que a su vez, eran más torpes, lo cual es un hito impresionante teniendo en cuenta que el coche tenía quince años.

Subaru Leone – Mundial de Rallyes

Subaru Leone WRC

El Subaru Leone debutó en el Rally Safari en 1980 y hasta 1989 fue el vehículo elegido por el Subaru Rally Team Japan para participar en varias pruebas por temporada, aunque nunca realizando el campeonato entero. Entre los pilotos que se subieron al Leone encontramos a Ari Vatanen, Shekhar Mehta o Peter “Possum” Bourne. Fue precisamente este último, quien consiguió el único podio del Leone en el mundial de rallies; un tercer puesto en el Rally de Nueva Zelanda en 1987.

En una época donde los coches que dominaban la categoría eran monstruos de entre 400 y 500 caballos de potencia como el Lancia S4, el Audi Quattro o el Peugeot 205 T16, competir con un Leone que daba poco menos de 200 caballos podía parecer una locura. A pesar de todo, el Leone tenía algo a su favor y es que tenía tracción a las cuatro ruedas. Esto hacía que a pesar de la menor potencia, al menos estuviera a la par en cuanto a agarre.

Parecería que un buen resultado fuera imposible contra semejantes rivales y seguramente por ello los mejores resultados llegaron cuando los Grupo B desaparecieron. Pero a pesar de todo, para Subaru esa fue una época especial. Fue la época que les hizo decidir que podían ganar el mundial de rallyes. El Leone había demostrado que con esfuerzo, un buen trabajo de ingeniería y el piloto adecuado, la victoria estaba a su alcance.

Subaru Legacy – Varios

Subaru Legacy WRC

Esa sería precisamente la misión del Subaru Legacy; ganar. La marca japonesa se asoció con Prodrive y se marcó como objetivo conseguir una victoria en el campeonato del mundo. Los resultados tardaron en conseguirse y el primer podio no llegó hasta el Rally de Suecia de 1991, con Markku Alen. Nuevos podios llegaron en 1992 con Ari Vatanen y un joven escocés llamado Colin McRae, que obtendría la única victoria del Legacy al año siguiente, precisamente en Nueva Zelanda, donde se había obtenido el primer podio. El objetivo estaba cumplido.

Al Legacy se le había terminado su momento en el mundial de rallyes, pero siguió siendo un coche popular en competiciones norteamericanas durante muchos años puesto que al tener muchas piezas intercambiables con el Impreza, el Legacy podía tener un rendimiento parecido con un precio mucho más asequible, lo que alargó su vida en las competiciones en Estados Unidos y en Canadá. Un hito del Legacy en 1990 fue el de convertirse en el primer Grupo N en terminar el Rally Safari. Sobre 59 participantes de esa edición, tan solo diez terminaron, siendo el Legacy uno de ellos.

Como curiosidad, el Subaru Legacy en su última encarnación participó en el Súper GT en la categoría GT300 durante algunos años, reemplazando al Impreza que utilizaba el equipo Cusco. De hecho, en la temporada 2010 ganó los 1000km de Suzuka en su categoría, lo que dio una gran alegría tanto al equipo como a los aficionados de Subaru del mundo. Ganar una carrera en Japón es siempre un gran evento para una marca japonesa y si el triunfo llega en una prueba tan importante como esta, aún más.

Subaru Impreza – Varios

Subaru Impreza WRC

La asociación entre Subaru y Prodrive se hizo pensando en el desarrollo de un coche que pudiera competir contra los mejores en el mundial de rallyes. Juntos, desarrollaron el Subaru Impreza; un coche que estaría a mayor altura de la que Subaru había vivido nunca hasta el momento. De hecho, en su debut en el Rally 1000 Lagos de 1993, marcó un podio con Ari Vatanen. Esa temporada el Impreza no volvió a obtener ningún podio más. Pero el equipo estaba en preparación para lo que iba a ser una temporada 1994 mucho más exitosa.

Carlos Sainz obtuvo la primera victoria en el Acrópolis en 1994 y mientras que ese año se quedaron muy cerca del título con el español, en 1995 llegó la primera victoria final con Colin McRae. Además, se ganó el campeonato de marcas, que se repitió en 1996 y 1997. Más tarde, en 2001 Richard Burns volvió a ganar el título, con el tercero y último mundial de pilotos para Petter Solberg en 2003. Desde entonces, el Impreza fue perdiendo importancia en la escena mundialista poco a poco, hasta la llegada del último modelo, en versión “hatchback”, el último en competir en el WRC.

Tras la marcha del mundial de rallyes, el Impreza ha seguido siendo un coche popular en Estados Unidos, cerrando el círculo que empezó en los años 70 y 80 con el GL. Además, el Impreza ha encontrado también la forma de seguir compitiendo en categorías menores en circuito en Norteamérica. De la misma forma que el Legacy en su última versión, el Impreza también tuvo una participación destacada en el Súper GT japonés de la mano del equipo Cusco, con colores negro y rojo, en oposición con el siempre popular azul. Aunque en el caso del Impreza, fue el predecesor del Legacy en Japón. Recientemente, la última versión del Impreza ha vuelto a las carreras en el VLN y las 24 horas de Nürburgring.

Subaru BRZ – Gran Turismo

Subaru BRZ GT300

Es precisamente en el Súper GT, donde compite la última creación de la marca nipona. El Subaru BRZ, también conocido como Toyota GT86 -o incluso Scion FRS en Estados Unidos-, participa desde 2012 en la categoría GT300 del principal campeonato japonés de coches de gran turismo. Aunque se podría debatir si el BRZ tiene más ADN de Toyota o de Subaru -fué desarrollado conjuntamente por las dos marcas-, el motor boxer puesto a punto por la marca de las estrellas es suficiente excusa. Además, la propia marca fabrica los BRZ sin ayudas externas.

En la temporada 2012, el Subaru BRZ consiguió puntuar en cinco de las ocho carreras, obteniendo como mejor resultado un cuarto puesto en su categoría en el circuito de Autopolis. Al final de temporada, sus pilotos terminaron en décimocuarta posición del campeonato. Aunque no consiguió ningún podio durante la temporada, los resultados fueron sólidos, sobretodo teniendo en cuenta que es la primera temporada del BRZ en competición. En 2013 consiguieron la primera victoria, en los 1000km de Suzuka -como el Legacy en 2010- y dos podios más a lo largo del año, finalizando en cuarta posición final.

La temporada 2014 fue algo más complicada, con un inicio de año más flojo. Aún así, el BRZ consiguió otra victoria, esta vez en Fuji y terminó el campeonato en quinta posición. En 2015 han cambiado de proveedor de neumáticos y los resultados se están haciendo esperar. Lejos queda ese 2013 donde el BRZ dominaba las sesiones clasificatorias. Paralelamente, el BRZ participa en copas monomodelo junto con los GT86 de Toyota, como categorías de soporte de campeonatos más importantes.

Subaru ha sido muy popular en el mundial de rallyes y los aficionados a la categoría no pueden esperar a ver el momento en el que los coches azules vuelvan a participar. Mientras tanto, se podrá disfrutar con las competiciones en las que aún compitie y es que aunque sean pocas, el gusanillo de la competición seguirá ahí, buscando el punto débil para avivar las llamas de la pasión de Subaru para volver a competiciones internacionales.

En Diariomotor Competición | Coches de competición para recordar: Ferrari, McLarenLotusPorscheLancia, FordToyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, RenaultAlpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin

Lee a continuación: Coches de competición para recordar: Aston Martin