CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

2 MIN

Yves Matton: “algunos soñaban con restaurar el antiguo Grupo B”

Iván Fernández | 17 Dic 2015
Rallylegend 2015
Rallylegend 2015

Muchos ya están deseando ver la pinta que tendrán los futuros World Rally Cars para la temporada 2017. Nacidos de la idea de Jean Todt, presidente de la FIA, de volver a tener piezas de colección que todo el mundo quiera tener en sus museos o en los posters de su habitación, los coches que animarán el Mundial de Rallyes dentro de dos temporadas prometen recuperar parte de la agresividad estética perdida. Llegar a ser los herederos que el Grupo B nunca tuvo.

Todt, que contó con el beneplácito en pleno de fabricantes, promotores e incluso proveedores, tenía en la mente algo fijo: recuperar parte de la esencia que hizo grande al WRC en la década de los ochenta. No fue la única propuesta que se puso sobre la mesa. Los rumores hablan de que Toyota sacó la posibilidad de introducir la tecnología híbrida (tampoco puso mucha oposición a que saliera el actual reglamento adelante con los 1.6 Turbo) e incluso alguno propuso recuperar a ‘pies juntillas’ el antiguo concepto de los Grupo B.

Así lo confirmaba Yves Matton en una entrevista concedida a AUTOMOVIL, asegurando que dicha opción fue descartada completamente ya que ninguno quería separarse de los estándares de seguridad actuales. Me queda la duda de saber cuál fue la propuesta en sí y quién la puso sobre la mesa (no me extrañaría que fuese el propio Jean Todt), y los términos del mismo. Más aun teniendo en cuenta que el reglamento de 2017 habla de coches que rondarán los 380-390 CV de potencia para apenas 1.205 kilógramos de peso, unas cifras que sin duda meten miedo viendo el ritmo que ya tienen en la actualidad los World Rally Cars.

Algunos soñaban con restaurar el antiguo Grupo B y, por supuesto, ya que estamos, al estilo del Audi S1. Pero ahora estamos todos de acuerdo en que no queremos separarnos del estándar de seguridad actual, y en que los coches no deben costar un ojo de la cara. Los coches no se diferencian demasiado de los actuales, para que, en segundo lugar no se vuelvan más caros. Por último, los coches tienen que volverse bastante más atractivos. Actualmente estamos trabajando en las reglas de aerodinámica, para evitar excesos como los de los turismos. Los alerones no deben ser un factor de coste, sino algo que alegre la vista.