Mikko Hirvonen y su nueva vida como probador de coches de competición

 |  @fernischumi  | 

Hizo una sólida participación en el Dakar 2016 (victoria de etapa incluida) y con cada cita en los raids que completa se le va notando mayor soltura. Mikko Hirvonen lleva ya dos temporadas alejado del Mundial de Rallyes, pero no ha borrado el automovilismo de su vida. Además de sus actuaciones como piloto de X-Raid, el finlandés ha probado una gran variedad de coches ahora que no tiene compromisos contractuales con una marca. Desde un Williams de Fórmula 1 hasta el Toyota Yaris WRC de TMG pasando por un Fórmula 4, un dragster o la última muesca en su revólver, un impresionante Mazda RX7 de Time Attack.

El Time Attack no deja de ser una disciplina muy desconocida en nuestro país, algo como el modo ‘contrarreloj’ que muchos hemos jugado en juegos como Forza o Gran Turismo. Aquí consiste en modificar lo máximo posible, tanto mecánicamente como en la parte aerodinámica tu coche y con él bajar el tiempo de un circuito en una única oportunidad. Cuenta con gran éxito en Japón (cuna de esta modalidad), Australia o Estados Unidos.

Sinceramente, no entendemos lo que le ha parecido a Mikko la prueba de este coche, aunque seguro que entre sus palabras finlandesas deja caer en el sacrilegio que resulta tener un Mazda de estas características sin motor rotativo, pero el Nissan SR20VET de cuatro cilindros no desmerece el conjunto. Al final de cuentas han conseguido sacarle ni más ni menos que 700 CV de potencia. Lo más parecido a un Super GT artesanal salido de la mente de algún chiflado.

Lee a continuación: Volkswagen presenta sus colores para el GRC 2016 y se mofa de los famosos ‘donuts’