CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
WRC

7 MIN

La historia de la semana: De los rallyes a los monoplazas

Sébastien Loeb GP2 Test 2009 Jerez

El mundo de las carreras en circuito y los eventos de rally siempre han corrido en paralelo, cruzándose solo en raras ocasiones. Pero a veces, los astros se alinean y alguna estrella de los tramos decide hacer una visita a esos lugares tan extraños que son los circuitos. Hay quien lo hace por mera diversión, otros lo hacen con el objetivo de aprender algo y luego se dan casos de pilotos que llegan a plantearse su futuro en los circuitos. Más apasionante aún es la idea de meter a un piloto de rallyes en un monoplaza, coche que le es aún más desconocido.

En el día de hoy repasaremos ocho interesantes casos que se han dado a lo largo de los últimos 30 años, siempre recordando que en el pasado también hubo casos parecidos como el de Hannu Mikkola probando un Arrows-BMW en 1983 o la participación de Jean Ragnotti en el campeonato francés de Fórmula 3 en 1973 y su subcampeonato en el campeonato europeo de Fórmula Renault en 1975, demostrando que siempre ha habido interés por parte de los hombres de rally de probar los circuitos.

Carlos Sainz - Fórmula Ford + Test Fórmula 1

El paso del "Matador" por los circuitos y en particular en el mundo de los monoplazas es tan breve como a menudo ignorado. El madrileño compitió en el Fórmula Ford Festival de 1983, representando a España y llegando a los cuartos de final en lo que fue una buena actuación. Al año siguiente, buscó el apoyo de Ford, Marlboro y el diario ABC, lo que le permitió competir en la Fórmula Ford 2000 británica. Los resultados no fueron destacados -aunque el dinero tampoco permitía mucho más- y con ofertas más interesantes en los rallyes, su destino quedó sellado. En 2006, más de 20 años después, se subió al Renault R25 con el que Fernando Alonso ganó el título de 2005. Lo hizo en el Circuito de Catalunya durante un evento de las World Series by Renault y quedó impresionado.

Colin McRae - Test Fórmula 1

Colin McRae, el siempre agresivo piloto escocés, llegó a subirse a bordo de un Fórmula 1. Lo hizo en lo que esencialmente era un test para los patrocinadores donde él y Martin Brundle se intercambiarían los coches. Brundle probó el Subaru Impreza del mundial de rallyes y McRae se subió al Jordan 195 de la temporada anterior. Aunque el test solo se quedó en eso, Eddie Jordan tuvo grandes palabras para McRae, afirmando que tenía el talento necesario para triunfar en la Fórmula 1. Se quedó a dos segundos del tiempo de Brundle en el trazado nacional de Silverstone.

Tommi Mäkinen - Test Fórmula 1

En 1998, el equipo Williams de Fórmula 1, el equipo oficial Mitsubishi en el mundial de rallyes y Mick Doohan a nivel personal compartían patrocinador en forma de la tabacalera australiana Winfield. Esta organizó un acto promocional en el Circuit de Catalunya donde Jacques Villeneuve les enseñaría a Doohan y a Tommi Mäkinen como pilotar un Fórmula 1. Los dos novatos tuvieron una actuación más bien pobre con sendas salidas de pista y golpe contra el muro incluído. Se lo pasaron en grande ¡pero aún les quedaban títulos que ganar en sus especialidades!

Sébastien Loeb - Test Fórmula 1 + GP2

La historia de Sébastien Loeb es quizás la más apasionante en este sentido en los últimos años. El francés compitió en las 24 horas de Le Mans en 2005 y 2006 y llegó a probar el Peugeot 908. A finales de 2007 probó en un acto promocional el Renault R27 y tuvo una buena actuación. Red Bull, su patrocinador personal, decidió darle un día de test "de verdad" a los mandos del RB4 en 2008 y Loeb impresionó, siendo octavo de los diecisiete participantes. La rumorología alrededor de la posibilidad de competir en la categoría reina fue aumentando sobre todo con el mal rendimiento de Sébastien Bourdais en 2009.

Loeb afirmó que estaba dispuesto a competir si aparecía una oportunidad pero desde Citroën le negaron la posibilidad hasta que el campeonato hubiera terminado. Jaime Alguersuari acabó reemplazando al francés pero en Red Bull se seguía planteando la opción de que Loeb estuviera en la última cita del año en Abu Dabi. Aunque el piloto negaba que hubiera ninguna intención de competir en Fórmula 1, se apuntó a última hora a un test de GP2 en Jerez -esta vez sin dar tan buena impresión aunque el monoplaza de esta categoría es muy delicado para un novato-. Finalmente, se llegó a un acuerdo para que Loeb compitiera en Abu Dabi con Toro Rosso... pero la FIA no le dio la Superlicencia. Un sueño -del piloto y de los aficionados- que se quedó en nada.

Dani Sordo - Test Fórmula 1

En 2007 y gracias a Elf y Total, Dani Sordo y Sébastien Loeb intercambiaron su Citroën C4 con el Renault R27 de Heikki Kovalainen. Mientras la leyenda alsaciana se quedó a un segundo del tiempo del finlandés en Paul Ricard gracias a su experiencia en circuito y al hecho que conocía el trazado, Dani Sordo se quedó apenas a dos segundos y medio del piloto de Fórmula 1. Aunque el test era un mero evento promocional, el cántabro demostró que tiene manos y que donde hay asfalto, sabe rendir.

Petter Solberg - Test Fórmula 1

En 2009, Petter Solberg cumplió un sueño gracias a su buen amigo Arne Fredly, que le permitió subirse a su Ferrari F2005 y rodar con él en el circuito de Fiorano. El noruego pudo hacer algo que muy pocos han hecho -rodar con un Ferrari en el circuito de pruebas de la firma italiana- y lo disfrutó de lo lindo. Aunque el monoplaza que Michael Schumacher pilotó en la temporada 2005 no fue un gran coche en comparación con sus contemporáneos, sí fue suficiente como para que el campeón del mundial de rallyes de 2003 quedara impresionado.

Sébastien Ogier - Fórmula 4

Uno de los casos más curiosos es el de Sébastien Ogier, que tomó parte en la última cita del campeonato francés de Fórmula 4 en 2011 con el objetivo de mejorar su habilidad en asfalto, sobre todo para aprender a frenar más tarde y a controlar el coche en las curvas. Allí, el francés tuvo una actuación más que correcta durante todo el fin de semana y fue quinto en las dos carreras, compartiendo pista con pilotos como Pierre Gasly, Matthieu Vaxivière, Andrea Pizzitola o Aurélien Panis. Sin duda, Ogier sacó provecho del evento y salió más sabio, como lo demuestran sus actuaciones en el mundial de rallyes en asfalto.

Mikko Hirvonen - Test Fórmula 1

El caso más reciente de piloto de rallyes en subirse a un monoplaza es el de Mikko Hirvonen, que el pasado mes de julio se estrenó en el circuito estonio de Pärnu a los mandos del Williams FW29 que el equipo británico usó en la temporada 2007. El finlandés quedó impresionado con la velocidad del monoplaza, reconociendo que le habría gustado rodar más. Llegó a comparar los coches de rallyes con los monoplazas de Fórmula 1 en el sentido que son fáciles de pilotar pero se complican cuando uno intenta llevarlos al límite. Aún así, reconoció que el pilotaje es muy distinto por la altura del asiento, la falta de rotación en el eje trasero y la capacidad del motor, del que dijo que siempre tiene más potencia.

Ha habido casos en la dirección contraria, de los monoplazas a los rallyes. Los casos más conocidos son el más reciente de Robert Kubica y el de Kimi Räikkönen, con dos años en el mundial de rallyes. También en el pasado hizo lo propio Stéphane Sarrazin. En los años 60, Jim Clark y Graham Hill también realizaron intentonas puntuales, mientras que Vic Elford consiguió resultados correctos en ambos lados. El último miembro de este club es Takamoto Katsuta, ex-piloto de Fórmula 3 en Japón que tras ser subcampeón, se pasó a los tramos y compite por Europa, preparándose para un posible asalto al mundial de la mano de Toyota.