ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

3 MIN

Romain Dumas baja de los 9 minutos para ganar Pikes Peak y Le Mans en la misma semana

No es la primera vez que hablamos de lo polifacético que es como piloto Romain Dumas. No es sólo porque le gusta correr en prácticamente todas las disciplinas, ya sean circuitos, resistencia, rallyes o subidas de montaña, sino que además, al igual que Sébastien Loeb, prácticamente en todo lo que compite lo hace con opciones de victoria. Esto le ha llevado a ser el único piloto en la historia del automovilismo capaz de ganar en una semana las 24 Horas de Le Mans y la ya centenaria Subida a Pikes Peak.

No lo hizo sin sobresalto. El francés se quedaba sin poder entrenar la sección final después de romper motor en la mañana del viernes. Un gran contratiempo si tenemos en cuenta que es una de las secciones en las que más tiempo se puede perder, debido a su gran cantidad de curvas ciegas y que en principio era el lugar en el que los eléctricos iban a poder sacar todo su potencial frente a los motores de combustión interna debido a la falta de oxígeno a dicha altitud.

A pesar de ello, el galo se había mostrado claramente más rápido que sus rivales de la categoría Unlimited (principalmente el veterano Paul Dallenbach y su Open Wheel) y sensiblemente más veloz que los hombres de los eléctricos modificados (Rhys Millen, Nobuhiro Tajima y Tetsuya Yamano). Ya en el domingo de carrera, los retrasos debido a la caída del participante en motos de 21 años, Connor Tonner obligaba a que la bandera roja ondeara en dos ocasiones y que la salida de los coches se viera retrasada en más de una hora respecto al programa inicial.

Esto no hizo perder la concentración a Romain Dumas que volaba en los tres primeros sectores para consolidar una renta que le daba la victoria en la edición del centenario de la Subida a Pikes Peak. Los casi 10 segundos de ventaja en esos tres sectores eran suficientes para asegurarse el triunfo una vez que el eo PP100 de Rhys Millen empezó a explotar sus características en el último sector. El neozelandés le endosaba 3,5 segundos al galo, pero no era suficiente y Dumas se coronaba de nuevo King of the Mountain (8:51.445) tras la victoria cosechada en 2014. En este caso, las modificaciones en la Norma M20 RD, especialmente la tracción total, demostraban haber sido un gran acierto ya que le han permitido bajar los 9 minutos a pesar de los problemas del viernes y de tener menos experiencia que Rhys en la Subida hacia las nubes.

Millen cumplía a medias con su objetivo, logrando meter al prototipo de Drive eO como primer eléctrico que baja de los nueve minutos (8:57.118), pero obviamente le queda la espinita de haber dejado escapar un triunfo tan especial. Una mala elección de neumáticos para el eje trasero y un trompo, le privaron de un crono mejor. Eso sí, el crono de 8:13.878 de Sébastien Loeb sigue a buen recaudo y parece que costará batirlo. Sin duda, le da más prestigio a la marca conseguida por el alsaciano hace ya tres años. Yamano, Dallenbach y Tajima se conformarían con bajar de los 10 min, mientras que Bruno Langlois, con la Kawasaki conseguía el triunfo en motos.

Cargando...