MINI busca la evolución que le permita volver a luchar por las victorias

 |  @fernischumi  | 

El panorama de X-Raid ha cambiado mucho durante las últimas dos temporadas. En ellas, la formación dirigida por Sven Quandt ha ido perdiendo sus pilotos más destacados, tras la salida de Stéphane Peterhansel a Peugeot Sport una vez que quedó libre y las marchas de Nasser Al-Attiyah y Nani Roma a Overdrive. Ahora con Mikko Hirvonen, Orlando terranova y Bryce Menzies como pilotos referencia, deberán tratar de sacar toda la esencia restante en el MINI All4 Racing para tratar de seguir el ritmo de Toyota y la firma del león.

Además de competir en prácticamente todas las citas de la Copa del Mundo, MINI ha estado probando hace unas semanas en Masía Pelarda, uno de los habituales puntos de test para los equipos de raids. Alli se dieron cita además de Terranova y Mikko Hirvonen, Jutta Kleinschmidt, la cual siguió con las pruebas del buggy de X-Raid, y el piloto ruso Leonid Novitsky. El veterano regresa a la competición después de tres años alejado de las carreras y tuvo el privilegio de probar tanto la versión 2016 del MINI, como el kit de evolución para 2017 del mismo (también el buggy).

Según sus declaraciones, las diferencias son evidentes. Después de los más de 200 kilómetros de pruebas con los distintos vehículos en el duro terreno del polígono turolense, Novitsky afirmaba estar contento con su ritmo, e incluso según él, no se encontraba tan lejos de los tiempos de Mikko Hirvonen.

Una vez sentados al volante del MINI, se notaba lo mucho que ha cambiado el coche. Se ha convertido en más suave, más fácil de conducir, con una mayor manejabilidad y aquí está el motor del cambio, en mi opinión. También pude probar el nuevo buggy, que tiene buena pinta, pero que todavía requiere de grandes mejoras. No vi ninguna ventaja evidente del mismo sobre el MINI, ni en materia del recorrido de suspensiones, ni del motor de gasolina. Sin embargo, a petición de Sven, estaré dispuesto a participar en el trabajo de desarrollo del buggy y su puesta a punto.

A pesar de que no se han desvelado las mejoras, lo cierto es que MINI ya está aquejando sus años en competición. Con un desarrollo limitado, los pilotos siguen viendo en él un coche algo pesado y en ocasiones más rígido en comparación con el otro 4x4 referencia, el Toyota. La ventaja del modelo de X-Raid sigue siendo la entrega de potencia de su motor, con más rango que el modelo de Overdrive, especialmente con buena respuesta en bajas. Sin grandes modificaciones en el reglamento FIA para los T1, se espera que los Peugeot sigan teniendo la vitola de favoritos en el Dakar 2017.

Lee a continuación: James Nash sobresale en la cita de TCR en Tailandia