CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
WRC

2 MIN

Sébastien Loeb vuelve a los rallyes* con un Citroën DS3 WRC

ds3wrc_monza_rally_show_2011-1

Con el final del Mundial de RallyCross programado para este fin de semana en Argentina, el planing de Sébastien Loeb ya empieza a apuntar claramente hacia la cita que tendrá el próximo 1 de enero con el Dakar. El piloto de Peugeot aun así ha sacado tiempo para un evento más antes de la prueba sudamericana, será de nuevo al volante del Citroën DS3 WRC y con su esposa, Séverine de copiloto y entre sus rivales estarán entre otros viejos conocidos como su mano derecha de confianza, Daniel Elena.

Pero este año no será en el Rallye du Var. La tan temida por algunos, moda de los RallyCircuit sigue creciendo y este año se ha creado la primera edición de una prueba de estas características en la archiconocida pista de Paul Ricard, escenario que hasta ahora acogía el shakedown del Mundial de Resistencia y que suele ser un lugar habitual para realizar pruebas de neumáticos de lluvia debido a su sistema de riego.

El coche que ocupará el matrimonio Loeb no será oficial, se trata de una unidad del equipo del nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes, Sébastien Loeb Racing, aunque a buen seguro será una de las unidades que tiene en propiedad PH Sport. También SLR estará presente con Quentin Giordano y el Peugeot 208 T16 R5 que ha estado utilizando durante esta temporada dentro del campeonato WRC2. El evento se celebrará justo una semana después de uno de los precursores de este tipo de pruebas (9-11 de diciembre), el Monza Rally Show, donde está programado que se presentará el nuevo Hyundai i20 WRC para 2017 y en el que previsiblemente competirá Dani Sordo con una unidad de 2016.

La participación en esta prueba será especial ya que precisamente en Le Castellet, hace cinco años, Loeb y Dominique Heintz anunciaban la creación del SLR para competir dentro de la Porsche Carrera Cup francesa, ahora, un lustro después, están compitiendo en rallyes, resistencia y en el Mundial de Turismos como satélite de Citroën. Por ahora, el alsaciano ya ha incumplido aquella frase en pleno despecho de que no se volvería a sentar en un Citroën de rallyes, ahora  a ver cuánto tarda en dar otro paso más.