Gary Paffett y Timo Glock dan una exhibición en el estreno del DTM 2018

 |  @eloy_eg  | 

El DTM 2018 no pudo tener mejor puesta de largo. Gary Paffett y Timo Glock no sólo se repartieron los triunfos en Hockenheim, sino que además nos brindaron un excelente duelo en la segunda carrera. Posiblemente de lo mejor que el campeonato alemán nos ha brindado desde su refundación en el año 2000. Si el resto de la temporada nos ofrece aunque sólo sea un 5% de lo que se pudo ver en Hockenheim el domingo este certamen no merece morir.

La primera pole del año fue para Gary Paffett, confirmando así desde el primer momento que Mercedes busca despedirse del DTM al máximo nivel de competitividad. El británico batió por dos décimas de segundo a los BMW de Marco Wittmann y Timo Glock. La sesión fue mala para Audi, cuyo mejor representante, el vigente campeón René Rast, tan sólo logró ser noveno en parrilla. En su despedida del DTM Mattias Ekström acusó la falta de test y fue 18º, mientras que Dani Juncadella falló a una vuelta y fue el peor de los Mercedes, 13º.

Paffett realizó una salida perfecta y se mantuvo por delante de Wittmann al tiempo que el Mercedes de Auer lograba superar durante la primera vuelta al BMW de Glock. Y el austriaco no se quedó ahí, pues tardó poco en superar tanto a Wittmann (también adelantado por Glock) como a su compañero de marca para colocarse en cabeza de carrera. De los hombres de cabeza el único que adelantó considerablemente su parada fue Glock, pero ni siquiera la diferencia entre neumáticos fríos y calientes fue suficiente para acechar a los Mercedes, siendo Paffett quien sí aprovechó el parar una vuelta antes que Auer para recuperar el liderato.

Y aunque el de BMW intentó inquietar igualmente a Auer, los puestos de podio ya no variaron hasta la bandera a cuadros. Victoria por lo tanto para Gary Paffett seguido de Auer y Glock. La segunda mitad de carrera fue particularmente entretenida en el pelotón, alcanzando Edoardo Mortara el cuarto puesto por delante de Pascal Wehrlein, Bruno Spengler, Paul di Resta y un Dani Juncadella que se hinchó a adelantar tras retrasar al máximo su parada obligatoria y aprovechar neumáticos frescos para acabar séptimo. Cerraron la zona de puntos René Rast y Loïc Duval al hundirse Marco Wittmann (11º) en las últimas vueltas de carrera.

El domingo las cosas cambiaron bastante, pues vimos a una Audi más competitiva y BMW se llevó la pole de la mano de Timo Glock. El alemán batió a René Rast por dos décimas y vio cómo la joven promesa de BMW Joel Eriksson se situaba tercero por delante de cuatro Mercedes, los de Mortara, Auer, Di Resta y Juncadella. Gary Paffett, ganador el día anterior, no pasó del décimo puesto, mientras que Mattias Ekström afrontaría su última carrera en el DTM desde el fondo de la parrilla.

De las cuatro unidades que Mercedes había colocado entre los siete primeros, dos se perdieron en la salida: tanto Edoardo Mortara como Dani Juncadella se quedaron clavados, viendo el español cómo además se le sancionaba por considerar que se había saltado la salida… También recibió cinco segundos de sanción por el mismo motivo Lucas Auer, que se colocó tercero en la salida y no tardó en acosar y adelantar a René Rast mientras por detrás venía como un tiro Gary Paffett, ya quinto.

El inglés superó a Paul di Resta tras algunas vueltas en su estela y adelantó igualmente sin grandes dificultades a René Rast para acceder a las puestos de podio. Buscando cubrirse de ‘undercuts’, Timo Glock no tardó en parar, logrando Gary Paffett situarse segundo virtual al adelantar a Auer (que de todos modos debía cumplir con su sanción) justo antes de cambiar él mismo de neumáticos. Pero con neumáticos fríos no pudo defenderse de Paul di Resta, volviendo a la tercera posición. No se conformaría con ella el británico, que se la devolvió a su compañero de marca con 25 minutos de carrera aún por delante. Y ello nos sirvió una preciosa lucha por la victoria entre Glock y Paffett.

Tras unas vueltas de tanteo el de Mercedes se colocó líder, pero Glock disponía de muchos más usos de DRS en el bolsillo y no perdió su pista, lanzándose durante varias vueltas en la horquilla sin éxito hasta que aguantó dos curas puerta con puerta para recuperar la cabeza de carrera. Sin embargo Paffett se la devolvió un giro más tarde. Y Glock tardó algo más en volver a cambiar las tornas, pero cuando lo logró ya no dejó escapar el liderato, defendiéndose incluso rodando en paralelo por el Motodrom. El duelo permitió que incluso se aproximaran Joel Eriksson, Paul di Resta y Mike Rockenfeller. El sueco de BMW fue a por faena y atacó a Paffett, pero el intento le costó perder el podio en favor de Rockenfeller.

De este modo un emocionante desenlace dio el triunfo a Timo Glock, que tuvo palabras para Mercedes por radio críticas con la marca de la estrella por la decisión de abandonar el DTM, acompañado en el podio por Mike Rockenfeller y Gary Paffett, que lo intentó todo para aguantar segundo pese a haber gastado todos sus usos de DRS. A las puertas del podio se quedó Eriksson, seguido de Duval, Wehrlein, Rast, Spengler, Di Resta (que se hundió sin neumáticos en la parte final) y Farfus. Dani Juncadella acabó 18º en una carrera condicionada desde la salida.

Así Timo Glock sale líder de Hockenheim un sólo punto por delante de Gary Paffett. La próxima cita del DTM 2018 tendrá lugar dentro de dos semanas en Lausitz.

Foto | BMW Motorsport

Lee a continuación: Mattias Ekström correrá en Hockenheim como despedida del DTM

  • M.A.

    Ha estado bien el duelo mientras han durado los (malditos) neumáticos.
    En todas las categorías es igual, neumáticos de goma de borrar y pilotos que tienen que ir con mas cuidado que un jubilado con la paga…
    Incluso Ekstrom ha dejado uno “en la lona” haciendo donuts al final.
    Solo digo que no me gusta. No me importaría que fueran algún segundo más lento, pero que la duración de las gomas no condicione tanto…