Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

8 MIN

Honda reacciona en el Super GT y vence a la armada de Toyota en la segunda carrera en Fuji

El pasado fin de semana, el Super GT disputó su segunda cita de la extraña temporada 2020 volviendo al mismo escenario donde tuvo lugar la primera el mes pasado. Allí, Honda reaccionó de forma eficiente y se llevó una victoria importante para la moral de la marca aunque poco válida al llegar por parte de un coche que tenía una retirada en la primera carrera mientras los Toyota siguen sumando puntos en posiciones elevadas. Aún así, Koudai Tsukakoshi y Bertrand Baguette estuvieron en otro mundo y ganaron por más de 15 segundos en el Honda Keihin número 17 de Real Racing por delante de los (de momento) tres Toyota Supra más competitivos. En GT300, el triunfo cayó de forma sorprendente en manos del Lotus Evora "Mother Chassis" del Cars Tokai Dream28, un equipo con mucha historia en el certamen y con uno de los coches más populares. De esta forma, las dos primeras carreras del año tienen dos ganadores que no hace tanto se encontraban en las profundidades del campeonato, demostrando las vueltas que da la vida especialmente en una clase tan igualada como esta.

El Super GT llegó a la segunda ronda de la temporada con dos noticias de importancia. La primera, el calendario provisional de 2021, publicado en las fechas esperadas antes del Coronavirus. El certamen arrancaría en abril en Okayama antes de competir en mayo en Fuji y Suzuka y dejar las dos pruebas fuera de Japón (en Buriram y Sepang) para el verano. El campeonato acabaría con carreras en meses consecutivos de septiembre a noviembre en Sugo, Autopolis y Motegi. Por otra parte el domingo por la mañana el presidente de la GT Association, Masaaki Bandoh, anunció que el "Full Course Yellow" no llegará al campeonato hasta 2021. Inicialmente estaba previsto que se empleara ya este año pero algunos problemas técnicos retrasaron el uso del mismo. Parte del asunto nace de una ley japonesa que impide el uso de ondas de radio para mandar transmisiones, hecho que entre otras cosas impide el uso de cámaras 'on-board' en directo en competiciones nacionales. De la misma foma, las instrucciones de dirección de carrera se emiten por Wi-Fi y eso causó cierto retraso que hacía el uso del FCY inviable. Se espera encontrar una solución este año. Por último, se anunció que la GT Association coronará al equipo que consiga más puntos en las cuatro carreras disputadas este año en Fuji.

GT500: Victoria pírrica de Honda

La carrera en GT500 comenzó con el atractivo de contar con dos Honda al frente de parrilla tras una excelente sesión de los coches número 8 del ARTA y número 17 de Real Racing. En la salida, Nirei Fukuzumi mantuvo el liderato desde la pole y manteniendo la formación ambos coches se escaparon. En la vuelta 15, la mayor experiencia de Bertrand Baguette en el coche azul de Keihin le valió tomar la delantera y huir en solitario con un gran ritmo. El Honda naranja de ARTA se mantuvo varias vueltas más en pista a la hora de hacer sus paradas y eso permitió a Tomoki Nojiri entrar en pista varios segundos por delante de Koudai Tsukakoshi. Este último empujaba con neumáticos en mejor temperatura para alcanzar al líder (no hay calentadores en el Super GT y la vuelta de salida de boxes es tan crucial como delicada), que en su ímpetu por mantenerse al frente cometió un error. Nojiri trompeó en la chicane del tercer sector y quedó clavado en el césped, perdiendo una vuelta en salir y más tiempo aún al realizar otra parada. Honda perdió así una oportunidad de oro de meterle un doblete en casa a Toyota, que a pesar de todo buscaba pelea.

Esta situación dejaba a Tsukakoshi con 20 segundos de ventaja que acabaron siendo algo más de 15 cuando cayó la bandera de cuadros con victoria para el Honda Keihin número 17. Se trata de un triunfo histórico al ser el primero de un NSX con motor delantero... además de la tercera victoria en la historia de este equipo. Tras ellos y con otra excelente carrera, el Toyota Supra número 36 de TOM'S volvió a ser segundo con Yuhi Sekiguchi y Sacha Fenestraz sumando valiosos puntos para el campeonato. Fenestraz volvió a ser protagonista por sus peleas, que le llevaron una vez más al podio como la revelación de la temporada. En tercera posición, el Supra Wako's del debutante equipo Rookie Racing (en realidad una segunda estructura del Team Cerumo) logró su segundo podio con Kazuya Oshima y Sho Tsuboi completando otra carrera sólida. Fuera del podio, el Toyota número 37 de TOM'S fue cuarto por delante del Honda Raybrig número 100. En sexta posición, Sena Sakaguchi se estrenó de forma correcta en GT500 en el coche de SARD en el que estuvo Kenta Yamashita en julio. Para la próxima ronda, ese volante volveá a su propietario habitual, un Heikki Kovalainen que por fin podrá entrar en Japón.

GT300: Lotus se estrena con la victoria más popular

La categoría pequeña del Super GT arrancó con la polémica desde hace algunas semanas al cambiar la normativa de paradas en boxes. Tras la primera cita del año, la dirección del campeonato tomó la decisión de obligar a cambiar los 4 neumáticos en las paradas, algo que algunos equipos no hacían en ciertas situaciones. De hecho, el Toyota Supra del Saitama Toyopet ganó a mediados de julio con esta estrategia... y se quejaba de que su elección de neumáticos ya hecha y confirmada (por normativa) para la segunda prueba contaba con una normativa que según decían había cambiado demasiado tarde. El fin de semana arrancó con la pole position del Toyota 86 "Mother Chassis" número 6 del Advics muta Racing INGING. Solo 9 vueltas les duró el liderato, antes de ser superados por el Subaru BRZ número 61 y más tarde por el Lotus Evora número 2, también un Mother Chassis del equipo Cars Tokai Dream28. Este equipo fue el que mejor gestionó las paradas, quedándose más tiempo en pista y situándose en cabeza gracias a un 'overcut' de libro con 3 segundos de ventaja y media carrera por delante.

Masataka Yanagida controló la segunda mitad de carrera con maestría y cruzó la línea de meta en primera posición para darle a su equipo y a Hiroki Katoh su primera victoria en más de 10 años. Ese último triunfo se había dado el 25 de julio de 2010, cuando Katoh y el Cars Tokai Dream28 empleaban el popular Mooncraft Shiden MC-16. Aún más remarcable es el hecho de que esta fuera solo la segunda vez en los puntos del Evora tras un séptimo puesto en los 1000 km de Suzuka de 2015. Para Katoh, de 52 años, es el fin de una racha de 75 carreras sin ganar. La segunda posición fue para el Subaru BRZ de Takuto Iguchi y Hideki Yamauchi a solo un segundo y medio del vencedor. Mientras tanto, Shinichi Takagi y Toshiki Oyu completaron el podio en el Honda NSX GT3 número 55 del ARTA. En la zona de puntos se contaron un total de 7 marcas y 8 modelos distintos, lo cual una vez más demuestra lo heterogéneo de la categoría. La anécdota del día la protagonizó el Audi R8 número 33 del equipo X Works, de Hong Kong. Tras no pasar el 'rookie orientation test', Hiroyuki Matsumura se quedó sin poder competir el domingo. De esta manera, el equipo contaba solo con Shaun Thong para disputar 44 vueltas legalmente antes de retirarse al haber un límite de 2/3 de las vueltas que puede dar un piloto... aún así, el equipo se retiró tras 28 giros con problemas de suspensión.

Tras esta segunda cita de la temporada, el Super GT no se entretiene y volverá a la acción los días 22 y 23 de este mismo mes de agosto, en esta ocasión en el circuito de Suzuka. En cuanto a las clasificaciones generales, Yuhi Sekiguchi y Sacha Fenestraz son líderes en GT500 gracias a sus ds segundos puentos con un total de 30 puntos, mientras Ryo Hirakawa y Nick Cassidy ocupan la segunda posición para alegría del equipo TOM'S, con sus coches al frente separados por un solo punto. De hecho, cinco de los Toyota están entre las seis primeras posiciones, solo interrumpidos por el Honda ganador el pasado fin de semana, cuarto. En GT300, el Toyota de Hiroki Yoshida y Kohta Kawaai aún aguanta en cabeza con 25 puntos, 5 por delante del Lotus de Hiroki Katoh y Masataka Yanagida. Esto deja por lo tanto a los dos ganadores en las dos primeras posiciones. Pero con 6 carreras aún por delante (el Super GT sería de los pocos campeonatos del mundo en mantener el número de pruebas previsto), todo está aún completamente abierto.