Más incógnitas que certezas tras el Prólogo del WEC 2017

 |  @eloy_eg  | 

El Mundial de Resistencia celebró la cuarta edición de su Prólogo este fin de semana, por primera vez en el Autódromo de Monza tras tres ediciones en Paul Ricard. Teniendo en cuenta que tanto Porsche como Toyota esperaron hasta el viernes previo a las dos jornadas de test para desvelar sus nuevos LMP1, es lógico que estos vehículos acapararan la mayor parte de la atención tanto en pista, donde el público respondió, como a través de las pantallas de tiempos.

Si nos fiamos de los mejores tiempos marcados en las cinco sesiones, Porsche ganó 3-2 a Toyota. Eso sí, la del sábado noche estuvo marcada por la lluvia y se la llevaron los alemanes. Si tomamos como referencia el mejor registro absoluto del fin de semana, el gato al agua se lo llevó Toyota con un 1:30.547 marcado en la última sesión, más de un segundo por delante de cualquier tiempo de un 919 hybrid. Pero no deja de ser un simple test bastante bien montado por los promotores del campeonato. ¿ByKolles? Bien, gracias. Faltaban piezas, tienen problemas con la trasera y el ajuste del motor Nismo y apenas rodaron.

Entre los LMP2 la igualdad fue lógica dado que todos los inscritos en el Mundial de Resistencia han optado por el chasis Oreca, pero Rebellion parece tener un puntito más. Desde la primera sesión en Monza ya rodaron en 1:36.0 y apenas por unas milésimas logró arrebatarles el mejor crono TDS Racing, ya el domingo por la mañana. Los prototipos de esta categoría dejaron además bien claro su potencial en recta, superando holgadamente los 300 kilómetros por hora. Sin duda le complicarán mucho la vida a los LMP1 en tráfico.

Dado que a los GTE-Pro ya los hemos visto en acción tanto en Daytona como en Sebring, se puede decir que quedaron relegados a un segundo plano, si bien sorprende que Porsche copara los primeros puestos de sus tablas de tiempos en todas las sesiones menos una, la última, donde Ford logró un doblete. Y el mejor tiempo del fin de semana llegó nada más empezar el test. Cualquier otro año hablaríamos de una estrategia suicida por parte de los 911 en términos de Balance of Performance, pero durante la semana el ACO ha prometido un nuevo sistema de BOP automatizado y basado en la toma de datos y no sólo en tiempos.

En todo caso dentro de la categoría GTE es necesario que hablemos del debut en público de Miguel Molina al volante de estos coches. Y lo hizo por partida doble. El español pilotó tanto el 488 de GTE-Pro que tendrá para Le Mans como el de GTE-Am de Spirit of Race para el resto de la temporada. Mientras que en la categoría principal los Ferrari estuvieron bastante discretos en general, entre los GTE-Am Molina se permitió el lujo de marcar la pauta, siendo el único que bajó del 1:50.

Esto fue lo que ocurrió a nivel de tiempos y un poco de politiqueo. Para conocer las impresiones a pie de pista tendréis que esperar a leer lo que os cuente mi compañero Àlex García, que tuvo la oportunidad de asistir al Prólogo…

Foto | Michelin – DPPI

Lee a continuación: Mercedes arrasa en la primera cita del año en Blancpain GT Series