ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Nissan reina en la movidísima cita del Super GT en Suzuka

Altas temperaturas en pista en todos los sentidos es una buena forma de definir la tercera cita de la temporada 2020 del Super GT, disputada el pasado fin de semana en el circuito de Suzuka. Allí, Nissan logró ser el tercer fabricante en ganar en la clase GT500 en tres carreras. Para el equipo NISMO que se llevó la victoria con Tsugio Matsuda y Ronnie Quintarelli, se trata de una victoria importante al ser la primera para ellos en más de dos años; desde los 500 km de Fuji de 2018. Esta presencia de Nissan en lo más alto del podio fue también la primera del año en el top 3 para la marca, ayudando a tener el primer podio completamente heterogéneo con el Honda Raybrig del Team Kunimitsu segundo y el Toyota au de TOM’S en tercera posición. En la clase GT300, el coche número 11 de Gainer completó una gran jornada para Nissan. Katsuyuki Hiranaka y Hironobu Yasuda batieron al Honda UpGarage y al Lotus Evora «Mother Chassis» del Cars Tokai Dream28.

Si de cara a la segunda cita de la temporada la noticia era el cambio de la normativa de neumáticos en GT300, para la tercera el cambio fue en dirección contraria. La obligatoriedad de cambiar los 4 neumáticos en las paradas en boxes desapareció para la cita de Suzuka, devolviendo el GT300 a la normalidad tras una carrera extraña en la que los JAF-GT300 y los «Mother Chassis» no pudieron optar por sus habituales estrategias cambiando solo dos neumáticos y manteniéndo las mismas gomas toda la carrera. Situación extraña que probablemente vino motivada por motivos de seguridad tras los problemas de neumáticos vistos en la primera visita en Fuji. El Super GT mantendrá la recién recuperada libertad de cambio neumáticos para su cuarta ronda.

GT500: NISMO se suma a la fiesta

La sesión clasificatoria dio la sorpresa de la pole position del Honda de Nakajima Racing con los neumáticos Dunlop aunque con la ventaja de ser uno de los dos coches que no tenía peso añadido por resultados. Takuya Izawa tomó la delantera con el Nissan número 23 de NISMO justo detrás… pero el primer coche de seguridad apareció ya en la segunda vuelta tras un incidente en GT300. Tras la resalida en la vuelta 5, Izawa siguió en cabeza aunque esta vez con el Toyota número 38 del Team Cerumo en segunda posición. El liderato de Honda se mantuvo hasta la llegada de los doblados, momento en el que Quintarelli con el coche de NISMO recuperó el segundo puesto en la vuelta 13 y tomó la cabeza de la prueba en la vuelta 15. Esta situación tomó por sorpresa a un Izawa que rápidamente cayó hasta la séptima posición… y en dirección contraria, el joven Tadasuke Makino en el Honda Raybrig subía desde el quinto hasta el tercer puesto en apenas unas curvas en unas vueltas muy animadas con varias peleas a la vez. El coche de seguridad volvió a hacer acto de presencia en la vuelta 17 tras soltarse el capó del Nissan de Kondo Racing. De nuevo tras cinco vueltas, la carrera se relanzó en el momento perfecto para que se produjeran las primeras paradas en boxes.

Fue entonces cuando llegó la retirada del Toyota número 38 del Team Cerumo con problemas en la caja de cambios, mientras todos los supervivientes participantes paraban en el espacio de 5 vueltas. En la vuelta 29, el coche de seguridad volvió a salir a pista tras otro incidente en GT300. En cabeza, Tsugio Matsuda en el NISMO y Naoki Yamamoto en el Raybrig se escaparon, dejando el punto de emoción en la pelea por la tercera posición. Dicha lucha llegó a ver un toque entre el Honda ARTA y el Toyota SARD con trompo para este último y pérdida de posiciones y eventual retirada para el primero. Esto permitió que la tercera posición cayera sorprendentemente en manos de Yuhi Sekiguchi y Sacha Fenestraz, que se mantienen como líderes de la general tras lograr un resultado inesperado a pesar del lastre con el que cargaban. Por delante, Tsugio Matsuda cruzó la línea de meta en primera posición para conseguir una importante victoria para Nissan junto a Ronnie Quintarelli. Naoki Yamamoto y Tadasuke Makino tuvieron que conformarse con una segunda posición que es positiva… pero sin exagerar.

GT300: Victoria y liderato para Gainer

En la clase GT300, los coches más competitivos siguieron ocupando buenas posiciones en parrilla, aunque con la presencia invitada del Toyota Prius número 31 en pole position y uno de los Lexus RC F GT3 en cuarto puesto, ambos sin ningún tipo de lastre. Esto ayudó a que el coche de la pole llegara a obtener un liderato de hasta cinco segundos tras la primera intervención del coche de seguridad… pero la segunda eliminó toda su ventaja, que tenía también una importancia estratégica. Llegando las paradas justo después de la resalida, con ellas apareció también la primera dosis de sorpresas del día. Problemas en el repostaje eliminaron al Prius de la lucha por la victoria, mientras problemas con el cambio de los neumáticos tuvieron el mismo efecto en el Toyota Supra número 52 GreenBrave. Mientras tanto, el coche de seguridad fastidiaba la carrera del Audi R8 de Hitotsuyama Racing y una sanción impuesta al Lexus de Max Racing les dejaba sin un primer resultado positivo que hasta el momento habían merecido. Las estrategias en boxes iban a ser decisivas y ello se notó perfectamente en la elección del Toyota 86 del Team Mach, que no cambió un solo neumático.

Tras las paradas y el tercer coche de seguridad, eran líderes pero sin ventaja y en la vuelta 33 perdían el liderato que cayó en manos de Hiranaka en el Nissan número 11 de Gainer. El valiente Toyota 86 acabaría retirándose de la carrera pocas vueltas después. En cabeza, el Nissan número 11 se mantuvo siempre liderando hasta lograr una importantísima victoria para Katsuyuki Hiranaka y Hironobu Yasuda. Tras ellos se desarrolló una intensa pelea por el segundo puesto. Inicialmente el Nissan número 56 de Kondo Racing defendía el segundo peldaño del podio de los ataques del Honda ARTA. Esto permitió que ambos fueran alcanzados por el Honda NSX del UpGarage, con un Kosuke Matsuura que aprovechó un toque a falta de 4 vueltas para recoger la segunda posición que compartió con su compañero Takashi Kobayashi. Los coches implicados en el toque tuvieron fortunas distintas. El Honda de ARTA quedó fuera de combate, mientras el Nissan de Kondo Racing acabó noveno tras otro toque en pista. Por delante, peleas literales entre el Subaru número 61, el Mercedes número 65 de Leon Racing ayudaron a que el Lotus Evora de Hiroki Katoy y Masataka Yanagida consiguiera una celebrada tercera posición. Sin duda, las últimas vueltas en GT300 demostraron por qué el Super GT genera entretenimiento cada vez que rueda.

Después de la tercera carrera de la temporada, toda la atención del automovilismo japonés se centra en la Super Fórmula, que vuelve a la carga este mismo fin de semana en Motegi. En cuanto al Super GT, su próxima ronda llegará el día 13 de septiembre también en el Twin Ring Motegi. En la clasificación general de GT500, el coche número 36 de TOM’S de Sekiguchi y Fenestraz lidera con 41 puntos por 33 de sus compañeros en el coche número 37, mientras el Honda Raybrig es tercero con 26. El primer Nissan ocupa la sexta posición con 22 puntos. En GT300, Hiranaka y Yasuda son los nuevos líderes tras la victoria en Suzuka con el Nissan GT-R de Gainer con un total de 35 puntos, mientras Katoh y Yanagida ocupan la segunda posición en el Lotus Evora con 31 puntos. La tercera posición, con 25 puntos, es para Yoshida y Kawaai en el Toyota Supra del Saitama Toyopet, que esta vez no logró puntuar.

 

Foto de Àlex Garcia

Àlex Garcia

Cargando...